miércoles, mayo 22, 2024
InicioCorrupción,La cerdada de ciudad que mantiene la alcaldesa de Santander

La cerdada de ciudad que mantiene la alcaldesa de Santander

Se trata de una antigua costumbre de esta señora que al parecer va a más. El permitir sin ningún problema que miles de cerdos y cerdas y cerdes dejen todo tirado por ahí después de haber estado emborrachándose como piojos por todo el centro de Santander. Una auténtica cerdada que dice mucho de cómo está el panorama de la limpieza en Santander. Esta ciudad que antes era señorial, limpia y segura, pero que ahora arrastra los problemas de gestión que el PP ha ido acumulando durante estos años sin que le haya pasado factura de ningún tipo. Ellos tienen cheque en blanco.

El PP es el partido de la mugre y la suciedad en Santander

Ya sabemos que la chusma pepera puede hacer lo que le da la gana y cuando les dé la gana. A ellos nadie va a decirles nada a sus sedes, por mucho que pasen de todo y encima se quieran hacer los héroes nacionales. Pero los hechos son tozudos: Santander no es una ciudad tan difícil de gestionar, pero estamos en franca decadencia con estos gobiernos municipales que son, ante todo, el paradigma de la suciedad. Y no es un fenómeno nuevo, sino que es algo que ya venimos arrastrando del anterior alcalde, que era otro cerdete a la hora de limpiar la ciudad. Santander nunca ha estado tan sucio ni ha sido tan inseguro. Inclusive con carreras de coches por el medio de la ciudad que terminan en atropellos.

Pises, cacas y bolsas y botellas por todas partes

Monumentos como la iglesia de la Anunciación, también llamada de la Compañía, que es de los pocos que han quedado en pie después del incendio del cuarenta y uno, amanecen cada día de resaca llenos de auténtica suciedad y meados. También están los rincones menos agraciados por la atención municipal directamente afectados por la fiesta de las narices: el Río de la Pila o la calle Moctezuma son algunos ejemplos recurrentes de este problema sin solución. Y lo mejor es que los servicios de limpieza municipales dejan estos lugares para lo último. Y a los vecinos que les den por saco. Que para cobrarles el IBI y otros tributos abusivos siempre estamos a tiempo. Pero no para evitar que manadas de chavales se metan en los portales de la zona de fiesta para meterse rayas, beber y hacer otras cosas que ponen en peligro hasta la seguridad de los propios vecinos y vecinas, como diría la progre de la alcaldesa.

Un terreno abonado para los abusos sexuales y otras faltas de respeto

En estas muchedumbres también se han reportado pellizcos y tocamientos a chicas. Esto es lo que consigue la feminista alcaldesa de Santander, que no se pierde un minuto de silencio cada vez que matan a una mujer en algún sitio de España.

Pero esos gestos absurdos no sirven para nada. Solamente para que el personal del ayuntamiento pierda el tiempo de trabajo que se puede invertir en ayudar a la gente a solucionar sus problemas municipales. Problemas como los que ellos mismos están creando desde el Ayuntamiento con esta impunidad alcohólica y vandálica. y hay que recordar que si te quejas a la Policía Local te dicen que no tienen efectivos disponibles. Y es lógico cuando faltan por cubrir sobre cien vacantes de plazas para la Policía Local de Santander.

Cristales rotos por todas partes para que nos quedemos sin pies o sin patas

Anoche hemos hablado con los trabajadores de los servicios de limpieza, que nos contaban que el año pasado estuvieron hasta las 8 de la mañana para limpiar toda la basura y hasta las meadas que hay por todas partes. Es lo lógico si dejas que un montón de descerebrados tomen las calles y se pongan a hacer lo que les dé la gana, sin sanciones por beber en la vía pública.

Una auténtica marranada que patrocina la alcaldesa de Santander y sus concejales, que seguro que no tienen sus propias calles así, porque no es manera de vivir ni de celebrar nada. Y hay barrios que sufren esta plaga nocturna todos los días de todo el año, como los anteriormente aludidos. Por eso también queremos dejar aquí un buzón de quejas para que los vecinos de Santander puedan denunciar la marranada asquerosa que puedan sufrir en sus propias calles. Nos podéis escribir al periódico o al 623191492.

La gente ha estallado en las redes sociales sobre la sociedad santanderina

Pero veamos lo que dice el personal por las redes sociales sobre lo que ha ocurrido ayer y que ha sido muy grave:

«La Policía Local mantiene estos días el dispositivo disuasorio para evitar el consumo de alcohol en la vía pública». Esto se leía el otro día en la noticia de la champanada…

Os aclaro que la champanada es una costumbre alcohólica anual de la asamblea estudiantil de Santander, en un parque al lado de la universidad, que al parecer se está reprimiendo para evitar las situaciones que estamos aquí comentando, cuando acaba el curso, pero la realidad es que luego se hace lo mismo en el centro de la ciudad.

¿Así que la alcaldesa fulmina la champanada, pero mueve el rebaño a esa calle y aledañas? Menuda dictadura e imposición. 🤬

Que bien estamos en los pueblus: todo para vosotros.

Para que digan luego que el cristianismo está en decadencia, dice otro, con bastante ironía.

Tampoco faltan los virólogos, menos mal, pues pensábamos que ya no quedaban apenas expertos de la anterior pandemia:

Después vendrá Paco con las rebajas… Lo digo por la gripe A y el covid. 🤦🏻‍♂️🤦🏻‍♂️

¡El problema es cómo lo dejan luego!

Como para sacar el coche para ir a trabajar.

Este último comentario se explica mejor con una foto. Atención a la marranada increíble de esta gente que usado los coches del personal como si fueran la barra del bar. Habría que ver lo que dirían estos marranos si fueran sus coches.

¿Por qué no celebrar estos botellones en el Ayuntamiento o en las casas de los concejales?

En fin. Esperemos que estas quejas ciudadanas acaben de una vez en una solución definitiva para que no se vuelva a repetir esta marranada tradicional o, si de verdad quieren celebrarla los señores del Ayuntamiento, que pongan a disposición del civilizado público de estos eventos las instalaciones municipales. O mejor aún: los sitios donde ellos trabajan y viven. Para que puedan disfrutar de las esencias de la resaca y puedan también contribuir limpiando luego toda la m* que dejan estos personajes en las calles y portales de los demás. Hasta en los capós de los coches. Esta chusma que no ordena nada ni limpia nada se lo agradecerán muchísimo.

Artículo relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Entradas recientes

Comments