viernes, febrero 23, 2024
InicioOpiniónColaboradoresPurgas con o sin piolet

Purgas con o sin piolet

Artículo de Alfonso de la Vega

Hubo una época dulcemente añorada por las repugnantes zurdas españolas como las llamaba don Antonio Machado en la que a los mítines del PSOE sus capos iban con sus sicarios de ametralladora y pistola en ristre.  No era raro que hubiera tiroteo o «balacera» como dicen los mejicanos entre las facciones socialistas rivales de Largo Caballero o Prieto. No exagero, por ejemplo el 31 de mayo de 1936 durante el mitin socialista de Écija el debate de pareceres consistió en que los pistoleros de Largo se liaron a tiros con los simpatizantes de Prieto en pleno mitin de este. Los pistoleros del corrupto Indalecio Prieto se hacían llamar “la Motorizada” y entre otras hazañas está la del secuestro y asesinato del diputado don José Calvo Sotelo.

Años extraordinarios que mueven a la nostalgia de tan heroico tiempo pasado en el que el socialismo brillaba en casi todo su esplendor de atrocidades a la espera de aún mayores heroicidades como las prometidas por el miserable Francisco Largo Caballero, que afortunadamente no pudo terminar de llevar a cabo gracias al Ejército español.  Largo Caballero era un patán corto de cuerpo y alma, un resentido social mal encarado, todo un socialista de pro. 

Pero esto no se recuerda hoy porque con la complicidad de la inepta pseudo derecha el actual socialismo ha adoptado una nueva revolución cultural dirigida a acabar con la memoria y la dignidad de España. Se trata de dejar al populacho que se ha de parasitar con la conciencia “tanquam tabula rasa”, embrutecido, degradado, satanizado, presto al descabello definitivo al servicio y mayor granjería de la plutocracia.

Nadie está salvo en tiempos revolucionarios. Tampoco el rey. Algunos de los más feroces guillotinadores franceses como Robespierre terminaron a su vez guillotinados. Y cuando empezó a escasear la materia prima degollable la heroica Revolución se dedicó al fácil genocidio indiscriminado de ancianos, mujeres y niños como en La Vandé.

Mucho más cercano en el tiempo está el siniestro precedente de Stalin purgando a cientos de miles de personas y causando la muerte de millones. O el de Mao el sanguinario genocida chino y su famosa Revolución cultural que a través de sus criminales hordas fanatizadas libro rojo en mano arrasó con todo lo que pudo. Excepto cierto precioso templo budista rodeado de ginkgos bilobas en Pekín, salvado de las hordas maoístas cuando un más sensible general Chou en Lai desplazó allí un regimiento para protegerlo. Pero en cuanto le fue posible Mao inició una campaña para la “eliminación de los elementos contrarrevolucionarios”. Lo de «contrarrevolucionario» debe entenderse en un sentido orwelliano: es una definición tan vaga, tan amplia, tan elástica, tan oportunista, que cualquier posición presente o pasada, por mínima divergencia que presente con la línea oficial del Partido sanchista que marca él mismo, puede bastar para la condena.  Todo depende del gusto en cada momento del jefe de la secta. La amnistía puede ser mala y anticonstitucional o «cosa de puta madre» según le convenga.

El nuevo aprendiz de tirano mercenario no ha sido capaz de escribir libro sin negro, ni admite comparación con tales genocidas maestros en lo suyo pero también quiere hacer su propia revolución cultural, lo de “cultural” naturalmente va en sentido figurado como sarcasmo igual que en la China comunista. Porque el déspota necesita analfabetos, gentuza, chusma manipulable por moverse atendiendo a sus más bajos instintos.  Y lo va consiguiendo. Buena parte de la juventud actual ignora incluso lo más elemental de la historia, la geografía, el arte o la cultura de España. Otros no saben si ellos mismos son macho, hembra, semoviente o accesorio de un móvil. Muchas de las nuevas subvencionadas hembristas desquiciadas recuerdan a las feroces milicianas asesinas del 36, hez de la sociedad y vergüenza de género.

El falsario cree que es llegada la hora del Gran Salto Adelante, y en verdad que nos encontramos al borde del precipicio. De modo que es preciso acabar con la conciencia espiritual y moral, con la historia, con las personalidades de referencia incluso de su ideología como Julián Besteiro o Fernando de los Ríos.

La purga de Nicolás Redondo Terreros ha abierto la veda de la caza de brujas del neo comunismo sanchista. Ahora van a por González, y demás socialistas de la primera hora de la Transición, cuando los EEUU estaban en otra onda, la fabiana socialdemócrata en vez de la comunista globalista actual, e impusieron a su agente Isidoro.  Un mundo diferente para un partido diferente y para un público distinto, mucho más ilustrado y de mayor sentido común debido a la mejor educación lograda por el franquismo, con más patriotismo pese a la corrupción consustancial al socialismo.

Y es que, aunque muchos aún no lo advierten, quizás lo más escalofriante de estos tiempos posmodernos sea el de cambio de roles fundamentales. Un ejemplo evidente: hace cincuenta años EEUU daba un golpe de Estado en Chile para deponer al comunista Allende. Hoy posibilita y legitima un pucherazo para facilitar el gobierno comunista de Boric. El objetivo viene a ser el mismo, los medios diferentes sino opuestos. Las consecuencias tales como la eliminación de la clase media también. Es el NOM y la agenda.

En la misma línea que en Chile, aquí el socialdemócrata pero con cierto sentido nacional Felipe ha sido sustituido por el comunista devastador, apátrida y globalitario agendista Sánchez, y ya antes, golpe de estado terrorista mediante, con ZP. Más que las habilidades despóticas del nuevo dictador lo que le luce y le hace fuerte es el apoyo de la plutocracia internacional que le sostiene.

Vivimos tiempos revolucionarios tumultuosos. Me permito recomendar a Felipe González que tenga mucho cuidado con sus pretendidos correligionarios, los sicarios del nuevo régimen con o sin piolet.

EsDiestrohttps://eldiestro.info
Es Diestro. Opinión en Libertad
Artículo relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Entradas recientes