domingo, abril 21, 2024
InicioCorrupción,Michael Boor, a juicio contra la Seguridad Social, su mutua laboral y...

Michael Boor, a juicio contra la Seguridad Social, su mutua laboral y unos explotadores

La verdad es que vivimos en un país que da gusto. Todo el día trabajando y pagando impuestos, Seguridad Social y otras cosas inútiles y contraproducentes para que luego, esos mismos organismos que deberían velar por tu seguridad y tu salud y tus derechos laborales, aunque sea por el egoísmo del esclavista, que quiere que su esclavo permanezca vivo y en condiciones, se dediquen a machacarte más. Y todo ello después de haber sido ya previamente machacado por una especie de empresa de imbéciles y explotadores de pueblo, como es este caso que os cuento, tan lamentable.

Michael Boor, a juicio contra la Seguridad Social, su mutua laboral y la empresa en la que le causaron daño en la cervicales

No es fácil tener que escuchar tantas mentiras de tres personas diferentes que han desfilado delante del juez, antes y después de oírse mi testimonio. Y las últimas impertinencias que han dicho sobre mi desempeño laboral no he podido ni siquiera replicarlas.

Incluso hubo un momento en que la jueza me llamó la atención por revelarme un poco contra tantas estupideces y acusaciones falsas, provenientes de personas que lo único que les preocupa es que uno siga trabajando en condiciones faraónicas, aunque esté con el cuello mal por culpa de unos explotadores y encima aguantando una actitud es denunciable (y lo han sido, con sanciones de la Inspección de Trabajo numerosas). Porque una de las estupideces que decían era que me podía haber hecho el daño en el cuello montando en bici, ya que una parte del trayecto al trabajo lo hacía en bici. Y luego estuvieron especulando sobre si había estado trabajando cinco o seis días y así se tiraron un buen rato.

La Seguridad Social y las mutuas niegan por principio y se defienden a muerte por sistema

Vamos a ver. Ya que estamos en plan Sherlock Holmes, lo único que podemos hacer es mirar en los papeles oficiales sobre ese maldito tiempo en que he trabajado. Y deja de decir cosas sin sentido, porque yo no he estado corriendo el Tour de Francia para hacerme daño en el cuello con la bici, sino que me lo echo trabajando, como ha quedado acreditado en los papeles de la tan inoperante Inspección de Trabajo de Cantabria. ¿Cómo es posible que, ante un expediente de la Inspección de Trabajo, en el que quedan de manifiesto las malas condiciones laborales y el incumplimiento sistemático de todas las normas posibles, todavía se dediquen a mirarme a mí con lupa? A ver si he trabajado o he estado un día más o menos o si he ido en bici a trabajar. Menudos impresentables.

¿Por qué no van contra la empresa que me ha causado estos problemas de salud y que ha incumplido mis derechos laborales y personales más mínimos? ¿Por qué siempre tienen que estar jodiendo al currante, aunque sea la víctima última de la situación?

Sólo espero que la jueza interprete los papeles de las propias instituciones del Estado que me han revisado la salud y que han revisado las condiciones infrahumanas en las que tenía que trabajar con estos personajes. España es un vergel de la corrupción y de la ineptitud y hemos mejorado poco desde las quejas justificadas de Valle-Inclán.

Artículo relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Entradas recientes

Comments