viernes, abril 12, 2024
InicioOpiniónColaboradores¿Revolcón, gambito o celada?

¿Revolcón, gambito o celada?

Artículo de Alfonso de la Vega

El humillante revolcón sufrido ayer por el invicto caudillo en el circo parlamentario aumenta la incertidumbre sobre la feliz gobernación del valido de Su Majestad. Demasiada confianza para la naturaleza de tal ganao. Es el problema de los mansos marrajos pregonaos, lo traicioneros y poco fiables que resultan, hasta hacer imposible incluso el lucimiento en la lidia o el vistoso toreo con el pico de la muleta.

Un juez había tenido la, por lo que se ve, inoportuna ocurrencia de revelar un supuesto contubernio entre la corrupta extrema derecha sediciosa catalana y el siempre malvado Putin, de modo que va y acusa al facineroso supremacista fugado de «alta traición».

Pero el forajido pretende un código penal a la carta y medida de sus delitos y desmanes por lo que va y se nos espanta. Ordena sus secuaces que voten en contra del apaño gubernamental dando al traste con las componendas sediciosas con el gobierno de Su Majestad y dejando con el culo al aire al valido de Su Majestad, y a Su Majestad con la pluma caligráfica para las más altas ocasiones en ristre.

¿Qué va a pasar a partir de ahora?

De momento el doctor falsario necesita recomponer la trastabillada y maltrecha figura cara las próximas votaciones en la taifa gallega, terruño más proclive tradicionalmente al nacional socialismo azul que al rojo. No hay mal que por bien no venga y haciendo de la necesidad virtud puede vender la mercancía averiada de su heroica y no menos patriótica resilencia a los caprichos o veleidades del golpista catalán.

Pero, por mucho cándido apoyo que exista ¿cabe la posibilidad real de eximir toda clase de delitos al prócer racista catalán y su banda?

Cuando creíamos que ya estábamos en fase avanzada del juego medio en la partida aparece un inesperado gambito para ganar espacio o tiempo y desarrollar mejor el juego de sus piezas. O para restringir o dificultar los movimientos del contrario. Pero el gambito es una maniobra peligrosa, y puede salir el tiro por la culata. La  entrega de material ha de estar compensada con el logro de ventajas tácticas.  Para otros, más que un gambito sería una celada que daría lugar a resultados contundentes.

Ahora bien, si se dejase la amnistía a un lado probablemente la cosa no resultaría tan mala para el doctor falsario. En las actuales circunstancias no parece probable una moción de censura en su contra puesto que no se pondrían de acuerdo las fuerzas promotoras sobre el candidato a sustituirle, de acuerdo con el artículo 113.2 de la C78.

Y el doctor falsario podría prorrogar los presupuestos para ir tirando, mientras quede algo que tirar que estamos en un año especialmente conflictivo a nivel internacional en el que mil cosas pueden pasar y sería imprudente hacer cábalas a largo plazo. Hay votaciones previstas en junio para rellenar el Parlamento europeo. Revueltas sociales de víctimas de la UE. Y algunos de los posibles escenarios sobre todo en la metrópoli imperial con la crisis de la frontera y el año electoral presidencial no resultan demasiado favorables para el falsario y su banda. Además, tras criticar al sionismo en Gaza pudiera ser abandonado a su suerte por sus patrocinadores del Deep state.

De todas formas, de bien nacidos es ser agradecidos, y debemos reconocer que, además de ruina segura, la clase política de la Monarquía nos ofrece entretenido espectáculo.

EsDiestrohttp://199.192.25.97/~eldiestro
Es Diestro. Opinión en Libertad
Artículo relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Entradas recientes