miércoles, mayo 22, 2024
InicioOpinión¿Qué es la desinformación?

¿Qué es la desinformación?

Todos sabemos que una forma de obtener conceptos opuestos, contrarios, es añadir el prefijo “in-” al concepto que se quiere invertir y así convertimos, por ejemplo, lo visible en invisible y lo sensato en insensato. Igual se obtiene el concepto “información” por oposición a “formación”. Estar formado es estar adaptado a una forma, a un molde; es estar moldeado, conformado, embutido, oprimido, limitado por las paredes del mismo molde, que impiden toda expansión. El informado, por contra, es el que no permitió que formaran su mente y sigue teniendo la posibilidad, el poder, de opinar y de actuar por sí mismo. Con el prefijo “des-” también se forman opuestos como “desfigurar” o “desinformación”. Así, desinformar también se opone a informar; y si informar es aportar informes, noticias, datos que ayuden a tomar decisiones acertadas, desinformar es ocultar esos informes con la pretensión de llevar a error al desinformado. Toda desinformación pretende causar confusión en la mente de quien la recibe, a fin de mantenerlo limitado, de hacerle creer que no es libre. ¿Para qué? Para que sirva como esclavo. ¿Acaso serviría, como esclavo, el que se tiene por libre?

La información libera, la desinformación esclaviza, impide tomar decisiones libremente, forzando al desinformado a buscar las respuestas en un guion, en un patrón, en un protocolo, en una forma que estableció otro, en el pasado, sin tener en cuenta las circunstancias actuales. Sabiendo ya cual es el objetivo de la desinformación (O de la formación, que viene a ser lo mismo, al tener el mismo opuesto) tan solo resta preguntarse ¿A quién interesa? Y la respuesta obvia es que desinformar interesa a todo aquel que pretende vivir del trabajo ajeno. Si la información tiene, siempre, un efecto liberador ¿Qué puede hacer el esclavista sino tratar de que no llegue al esclavo?

Cuando pensamos en el concepto “esclavo”, o “siervo”, la mente suele evocar imágenes de un supuesto mundo antiguo en el que unos “señores” forzaban a la población a trabajar para ellos. Así, el señor feudal podía decretar que los siervos le sirvieran determinado número de días al año, para recoger su cosecha, por ejemplo. También en la escuela, como en el cine, se nos dijo que todo eso ya es historia, que la esclavitud fue abolida hace muchos años. Sí es verdad que las leyes actuales no permiten que los gobernantes actuales obliguen a los gobernados a trabajar gratis en sus fincas pero ¿No se consigue lo mismo con los impuestos? Los gobernantes de la antigüedad obligaban a sus siervos a recoger su cosecha y eso los fastidiaba unos cuantos días. ¿Quince? ¿Treinta? ¿Sesenta días al año? Pero si ahora nuestros gobernantes nos obligan a pagar, en impuestos, el setenta por ciento de lo que ganamos con nuestro trabajo, ¿no es como si nos obligaran a trabajar, para ellos, el setenta por ciento del año? ¡Eso son más de siete meses! ¿Qué señor feudal exigió, en el pasado, una contribución tan elevada, a sus vasallos?

Esclavo, siervo, vasallo o contribuyente son solo palabras; antiguas o modernas, todas expresan la misma realidad de unos seres humanos que no son libres, que están obligados a entregar el fruto de su trabajo a ciertos señores feudales (A los presidentes autonómicos aún los llaman “barones”) que así pueden vivir, a cuerpo de rey, sin dar golpe. Puede que, si alguno de ellos lee este escrito, tenga interés en etiquetarlo como “desinformación” y trate de censurarlo pero ¿No es censurar una forma de ocultar información? Llegados a este punto, una mente confundida puede preguntarse ¿Cómo saber lo qué es información y lo qué no lo es? ¿Cómo distinguir el grano de la paja? Para no errar basta con hacerse esta otra: Teniendo claro que la información siempre tiene un efecto liberador ¿Dirías que, lo que acabas de leer, sirve para liberar o contribuye a lo contrario?

Artículo relacionados

7 COMENTARIOS

  1. Desinformación es la información real, la que no va con el relato comunista del estado, desinformación es no obedecer al mayor tirano que la historia nos a dado pero el dictador es uno que lleva años enterrado, ni Pinocho era tan mentiroso como Pedro el Hermoso, pero los desinformadores somos los demás, los que buscamos la verdad, la cuestión es que demasiada gente cree al dictador jamás hubo en España mayor traidor al pueblo español, ese mongol está vendiendo la patria a trozos a las corporaciones como BlackRock y otras mierdas globalistas.

  2. Desinformación sería sacar de las cabezas una información que ya ha entrado, como ese gif tan gracioso con el colirio del «desver». Lo que estos retorcedores del lenguaje querrían decir es «malinformar», o algo así. Y como prácticamente nunca pueden demostrar que lo que fluye fuera de sus medios controlados sea «mala» información, y todo su régimen de esclavitud se basa en su malinformación, su infrainformación, su veto a la información y a la opinión, y su formación (de esclavos ignorantes) tienen que montar estos numeritos.

    • Nosotros no pedimos tanto a los gobernantes,solo que sean justos y en la medida de lo posible honrados,que hagan su trabajo y que lo hagan bien.

      Lo que no estamos dispuestos a tolerar es que nos traten como imbéciles,que pongan en riesgo nuestra salud y nuestra vida,que se burlen de nosotros con tantísimas mentiras,que ejerzan tiranía y que encima no tengan la dignidad ni de pedir perdón,ni de irse.

    • La desinformación es el sistema de creencias sientifica, politica, mediatica, economica, religiosa que te han impuesto y adoctrinado desde niño. La información y libertad es la realidad no los cuentos de los magos negros que algunos repiten como papagayos. Algunos dicen que han despertado y les siguen engañando…
      Hay zombies lobotomizados y zombies «despiertos» pero que siguen con los mismos cuentos de siempre ambos son peligrosos.

  3. Dice Javier director de ED que porque muchos cuando saben que la «vacuna» les ha enfermado o matado familiares o amigos porque no estan pidiendo explicaciones pues justo por eso porque aún lo siguen llamando vacuna (vacuna para inmunizarse contra un virus)si no es una vacuna y jamás una pandemia entonces se les cae todo pero seguimos hablando de vacuna y de pandemia y es justo ese el problema. He podido comprobar como muchos que van de disidentes siguen hablando con esos terminos, en pandemia, la vacuna…
    Dan verguenza ajena y en cambio cuando les dices que denuncien el genocidio te dicen que no pueden hablar de eso o que no hay pruebas ¿entonces de que demonios estamos hablando? la desinformación esta en la disidencia tambien y por eso estos criminales aún no han pagado. Asi que menos denuncias individuales y más colectivas, el escandalo no es Begoña Gomez, ni el fraude electoral (da igual quien este borregos) el escandalo es la falsa pandemia ese el autentico escandalo y el escandalo es que no tienen ni un misero poder notarial firmado por ti borrego, pero de eso no habla elecciones fraudulentas pero si del fraude electoral cuando lo realmente importante es que aunque fueran sin manipulaciones daría lo mismo porque todos trabajan para ellos y tu no decides un carajo borregos.. Nos le firmas nada, no tienes un contrato con ellos, hay que ser imbecil para legitimar unos representantes que tu no has contratado. Pedirles un misero poder notarial a todos leche que parecemos tontos. Esa es la verdadera democracia y el Terror de ellos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Entradas recientes

Comments