jueves, febrero 22, 2024

La Sanchosfera

En la insufrible dictadura de Sanchosferandia la zorrería se ha convertido en norma. En un sistema en el que sobreviven los más zorros, zorras y zorres, el ejercicio del poder, del control del gobierno y de las instituciones públicas no es tarea para personas honestas, sinceras, amorosas, respetuosas, inteligentes ni con capacidad de sacrificio para los demás, sino todo lo contrario: sinvergüenzas, mentirosas, rencorosas, vengativas, odiosas, autoritarias, torpes y muy incultas. Cuánto mayor sea el cargo, mayor es a zorrería que ha de correr por las venas y, previo examen de esta proteína tan peculiar, el sujeto pasa la prueba o no. Si tiene escrúpulos y desea servir a la patria no sirve, pues no es lo suficientemente zorro o zorra; si presenta psicopatía, narcisismo y mucha mala leche es ideal y prueba superada. El presidente del gobierno, que ostenta el grado 33 en la secta que inspira este animal, es el que da el cargo y permite que pasen a otro si son descubiertos en sus ilegalidades zorras.

No hace mucho se escogió la canción para el festival de Eurovisión que iba a presentar España y, como no podía ser de otro modo, se titula “zorra”, todo a la moda de los tiempos. El mismo Sánchez, todo muy orgulloso él, escuchando tan pegadiza canción, nos dijo que los fachas presentarían “cara el sol”, muy típico de un sujeto que ha sido elegido por las élites inmundas para gobernarnos, mucho más zorros y zorras que él, tanto que produce temor imaginarlos, pues en muy raras ocasiones se dejan ver, si es que lo hacen… Dicen las malas lenguas que muchos de ellos adoran al demonio y que el demonio es la imagen del zorro (“Lapidame si ya total, soy una zorra de postal, yo soy una mujer real, zorra, zorra, de zorra pasaré a chacal, te habrás metido en un zarzal, soy una zorra de postal”) y que por eso ni la humildad ni el aprendizaje forma parte de sus costumbres; más bien cuanto más ignorante mejor.  Como se desprende de la letra, se respira chulería por doquier, de ésa que suena divertida, chispeante, llena de fuego, como la pasión que supone venderse por cuatro cuartos, ya sea el cuerpo, la dignidad o el cerebro mismo, en cuyo caso no es raro que se sea neuromodulado por sus amos. 

El fin de la filosofía sanchosférica es el enaltecimiento de todo lo perverso: la corrupción, el abuso de poder, al hombre, la delincuencia, los inmigrantes ilegales, las normas abusivas para jodernos la vida, el control hasta desesperarnos, las inyecciones asesinas, el euro virtual y los registros visuales de cada uno de nosotros, para que así puedan dedicarse a disfrutar del Festival de Eurovisión, mientras la IA hace su trabajo día y noche. Puestos a disfrutar, puestos a recibir el cielo, por fin, después de tanto sacrificio nunca merecido por un pueblo insoportablemente impredecible y cada vez más problemático (¿Por qué será?), el fin de la política es no hacer nada. Si hay que echar abajo la economía se hunde, si hay que cargarse la agricultura y la ganadería da igual, si hay que encerrar a todo el que difiera de la zorrería se le juzga, si hay que invalidar la constitución se sustituye por la cabeza del líder, muy bien amueblada, si para que sean felices hay que convertir a las niños y niñas en niñes se les adoctrina, y si se trata de introducirnos la proteína, aunque sea en la harina del pan, se hace, porque para eso ya tienen a la Comisión Europea, siempre presta a ordenarnos que comamos cucarachas o carne química, cuando no quede en España ni un tomate que se llevarse a la boca. Como ya llegó la fiesta y la canción de zorra, para qué.

La norma es venderse con tal de disfrutar y de eso sabe mucho el gran líder, cuyo suegro fue el gerente de un puticlub gay. Desconocemos en qué grado se vio envuelto en su negocio, pero el mero hecho de saberlo ya convierte todo en una representación de la sospecha. Será por eso que no le importa vender su honra y menos su palabra, aunque sea por 7 miserables votos para ser elegido presi, haciendo cumplir las órdenes de los grandes zorros que de vez en cuando lo visitan para ver si está en problemas, lo cual no es extraño cuando se crea un enemigo cada vez que abre su hermosa boca. El resto del gobierno sigue su ejemplo: lo último de Marlasca, siendo echado a patadas de un velatorio por la esposa de un guardia civil fallecido en Barbate, cuando una lancha atropelló a tres personas de ese cuerpo tan meritorio y representativo de España es tan notorio que hace ver dos cosas: o bien que el ministro llega hecho unos zorros y por eso lo echan o que su pestazo a animal, por sus acciones incalificables, no lo hacen meritorio ni tan siquiera de verlo a un kilómetro, razón por la que la señora lo echó y creo que lo mismo deberíamos hacer con todos cuando se nos acerquen a  menos de esa distancia.

Da igual la deshonra porque no la tienen. Como dice el refrán, tanto se lleva el cántaro a la fuente que acaba por romperse y luego las lágrimas no sirven ante la leche derramada. Hace tantísimo tiempo que la perdieron que cuando actúan lo hacen como los niños de un jardín de infancia, tomando decisiones estúpidas y tratando de sacarle a la vida el mayor partido posible, sin ver los peligros que ello conlleva y, mucho menos, medirse en lo más mínimo. Es más, como no tienen que esforzarse, pues ya vendieron sus vidas a un precio que luego tendrán que pagar, el deleite y placer es cada vez mayor, viendo la forma de ir más adelante para ver qué ocurre, como en el caso de la amnistía, cuando Sánchez fue negando cada declaración que hacía hasta decirnos que los independentistas no han cometido delito de terrorismo. Afortunadamente, queda un poco de cordura y las locuras presidenciales no cuelan en todas partes.

De este modo, todo el mundo se vende por pasta e influencia, como los actores que en la pasada jornada de los premios goya aplaudieron a su chulísimo presi con las orejas y con lo que pudieron, teniendo en cuenta el rigor mortis que merecía la ceremonia; incluso una presentadora de TVE habló del susodicho con tanta alegría, que poco le faltó para echarse a su cuello de tanta emoción que le entró por el cuerpo; finalmente fue recriminada. ¡Incluso, siendo una sanchosfera, hay muchas razones para sentirse orgulloso, en este caso orgullosa, pero hay que medirse, no sea que se despierten envidias innecesarias! ¡Seriedad señores, seriedad, que todo el mundo está de gala!

En fin, cuando la zorrería se cuela en la política pasan estas cosas y de lo divertido se pasa a lo grotesco y escatológico, y de ahí a la tortura más inesperada para nuestra inocencia (no importa la edad, por si acaso…). 

España es ya un zoológico. ¿Qué animal será el próximo en invadirnos? ¡Hagan sus apuestas!

Artículo relacionados

2 COMENTARIOS

  1. El de la Fachoesfera además de ser un autentico gilipollas y criminal porque es tonto y criminal se debe pensar que los demás nos tragamos sus payasadas, un ser tan patetico, miserable y repulsivo solo puede contar apoyos en gente tan repuslsiva como el. Y por desgracia no es el unico, dan vds mucho asco señores politicos, como dan mucho asco el resto de lacayos con bozal que les siguen a todos vds y los que ejecutan sus ordenes o les hacen la publicidad a vds todas las mañanas, tardes y noches salvo los fines de semana que solo les aguantamos en los desinformativos. Pero es tal el asco y la ira que estan provocando y provocaran vds que muy pronto no van a poder ir tranquilos por la calle porque la gente les va a increpar. Se acabo eso de irme a la playa tranquilo o a la piscina o al hotel o a comer eso se les va a acabar a todos vds, si vds quitan la paz esa paz tampoco la tendrán vds. Lo que me me voy a reir cuando más de uno tenga que salir por patas porque le han reconocido y no le dejen tranquilo, tranquila pero tranquilos que esto no solo va a ser a gente conocida esos lacayos desconocidos que se ocultan en los consejos de administración o en despachos, o en bufetes o en tribunales tambien van a empezar a ser señalados.
    Ya vereis que sorpresa os espera a mucho pagado cuando esteis en el yate o en el complejo residencial o jugando al golf y como digo va a ser a nivel mundial, nos vamos a reir todos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Entradas recientes