viernes, abril 12, 2024
InicioOpiniónColaboradoresEstamos de comparsas

Estamos de comparsas

Estamos en carnaval, en la fiesta donde la gente saca a luz sus más bajas pasiones y las expone en una comparsa, cuando podemos expresar el demonio que llevamos dentro y que tenemos que reprimir durante todo el año. Lo que llama la atención es que esta fiesta no dura sólo unos días en febrero, en el jolgorio de la calle y en la expectación por el show, sino que para el entretenimiento del pueblo (una versión más moderna del pane et circus), se ha decidido que dure todo el año, aniquilados los controles que se desarrollaban por parte del cristianismo, ante lo positivo que resulta admitir que el Papa Francisco ha dado libertad para ello y ha bendecido a todos los líderes que le visitan y besan su sagrada mano.

En los carnavales de Torrevieja ha salido una en la que niños y niñas de entre 8 ó 10 años aproximadamente salieron disfrazados como prostitutas, con una peluca negra en medio de la vía pública. Con las caras cubiertas, han hecho un alegato no sé exactamente de qué; desconozco si es elogiando a la canción que España presentará a Eurovisión, bajo la excusa de que es un enaltecimiento del feminismo, o si hay un plan detrás que persigue la legalización de la pedofilia. Todo apunta al uso de la ventana de overton para que la gente se vaya acostumbrado a ver a menores de edad en ropa muy poco apropiada a su edad. Claro que cosas por el estilo ya aprenden, del tipo de que su sexo biológico no es importante, que pueden sentirse del género que deseen, que desde los cinco años han de aprender a masturbarse y otras prácticas y posturas, así como saber poner un condón. Es de ingenuos pensar que todo esto es una inocentada o una broma, de modo que cualquier evento que suceda en este sentido es cuanto menos sospechoso.

De hecho, la comparsa ganadora en Torrevieja, organizada por el ayuntamiento de esta localidad, donde hay mayoría absoluta del PP, ha sido aquélla en la que una serie de menores se ven expuestos de manera vergonzosa. Es de suponer que éstos han sido bien educados en la doctrina LGTBIQ+ para acceder con tanta emoción a hacer esta comparsa, que ha saltado a la fama en Francia, resto de Europa y en Rusia, como ejemplo de los pasos que en España se dan para la puesta en práctica de la agenda 2030, que para los niños es la agendita multicolor, es decir, la más divertida. Ha sido tal la movida que en el mismo ayuntamiento han tenido que hacer una declaración diciendo que el objeto era hacer una crítica de la situación actual.

Ante lo chistoso de su contenido, le voy a hacer unas cuantas sugerencias a Eduardo Dolón, alcalde de esta ciudad, para que el próximo carnaval de Torrevieja sea más internacional si cabe: podría ser una excelente idea pasear a una persona, con la careta de Pedro Sánchez, dentro una prisión, aporreándola para salir, diciendo que es inocente de genocidio (empezando por el de las vacunas que tanto nos recomienda el Papa Francisco); otra podría ser su Santidad repartiendo condones a todo el mundo y jeringas de juguete, para que los niños se hagan a la idea de que vacunarse es un acto de amor, todo ello con música celestial y una excelente coreografía de devotas vaticanas, muy feministas todas ellas; otra posibilidad sería unos enfermos llevando un trono de Bill Gates como si fuese un santo en semana de celebración pagana, Yolanda Díaz haciendo posturas chulísimas para que la gente se ría un poco, Marlasca siendo empujado por unos traficantes de droga (disfrazados, claro), un desfile de trans gritando sus consignas revolucionarias, la ministra Alegría explicando que los niños son del Estado o Puigdemont caminando amorosamente con Pedro Sánchez de la mano (en este caso siendo dos actores), unos inmigrantes ilegales con teléfonos móviles, explicando a sus familiares lo bien que se vive en España y que no pierdan en esos países más tiempo, etc…

Como vemos las ideas que me vienen, señor alcalde, son tantas que, bien descritas y con mucho chiste, pueden hacer que el pueblo de Torrevieja disfrute por fin de una fiesta de carnavales como Dios manda, sin censura y expresando todas las infernales voluntades y deseos de nuestro gobierno. ¿No es España una democracia del primer mundo o eso no se puede presentar, pero lo de los niños en ropas tan indecentes sí? Si es cierto que el carnaval de Torrevieja sirve para criticar, le animo que proponga estas ideas a las comparsas para verificar si existe alguna censura dentro del PP, no sea que, por un lado se dedique a criticar a Sánchez y su política dictatorial y, por otra, siga el juego del adoctrinamiento de la agenda 2030, de modo que seria lamentable verificar como es verdad lo que se decía en el 2011 (“PSOE y PP la misma (…)es”). 

Esperaremos un año para verlo, estamos ansiosos para ser espectadores las próximas comparsas, aunque con las que nos ofrecen los miedos de incomunicación, la farsa chistosa y absurda de eventos que sólo alimentan el cerebro de un tonto y las versiones multicolores, de tantos como la bonita agendita, tenemos de sobra. La verdad es que el ambiente está muy distraído y entretenido, tanto que tal vez esperar al próximo carnaval no sea necesario. El Congreso de diputados ya es una sucesión de comparsas cada vez que los ministros son obligados a responder a los grupos de la oposición y empiezan a soltar insultos o se salen por las ramas, haciendo que la próxima respuesta sea más surrealista que la anterior, o con cada rueda de prensa tras los Consejos en la Moncloa, donde exponen vistosos espectáculos de mediocridad y carencia de inteligencia, mucho menos que los viejos payasos de la tele, allá por los años 70…

En fin, a los nuevos tiempos buena cara; esto se anima y todo el mundo parece divertirse. Los niños ya no se aburren en los colegios y, al ritmo que vamos, otros lo harán con ellos, violando su inocencia, cometiendo el delito y acto de traición más nauseabundo que se me puede pasar por la mente. Yo le preguntaría al alcalde si está de acuerdo con la pedofilia o si ha recibido la información de los dosieres de la UNICEF, quisiéramos saber qué piensa de Irene Montero y de su gestión en el ministerio de igualdad y, lo más importante, si se documenta adecuadamente de los planes secretos de la ONU antes de dar su versión de los hechos.

Señor Dolón, esperamos sus respuestas con ansiedad porque si Feijóo va por las mismas ramas que Dios coja a España confesada, una vez que caiga nuestro dictador Pedro Sánchez.

Mientras tanto a disfrutar de los carnavales de nuestro país, la nueva atracción internacional. Desde Rusia nos miran con ojos de sapos y en Europa también. ¡Qué vergüenza está dando ser español, señor alcalde!

Artículo relacionados

1 COMENTARIO

  1. Totalmente d acuerdo con su columna.Dónde está la RESPONSABILIDAD de los padres? Pareciera q TODOS están ADUCIDOS. El presidente Piñera tenía razón. Ahora se está viendo los resultados. Muy lamentable.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Entradas recientes