miércoles, abril 24, 2024
InicioOpiniónEditores¿Existe la p.-d.-rastia?

¿Existe la p.-d.-rastia?

Hace muchos años vi Calígula, una película en la que su guionista (Gore Vidal, candidato al Premio Nobel de Literatura) puso a aquel emperador romano como ejemplo de hasta donde puede llegar la depravación humana. Según esa cinta, Calígula hizo barrabasadas tan gordas como proponer a su caballo para un cargo público (Lo cual puede que hoy no fuera descabellado, a la vista de los políticos que tenemos). Con todo, lo realmente execrable serían las muchas acciones sangrientas que también se le atribuyen, y que no me pararé a detallar.

Unas cuantas personas teníamos la sana costumbre de hacer una especie de coloquio-debate, a la salida del cine. Aquel día fue inevitable plantearse la pregunta ¿Cómo un ser humano puede llegar a eso? Para mis contertulios, Calígula era un enfermo y se aventuraban a diagnosticarlo como “psicópata” o “psicótico” o simplemente “loco”. Pero –¿Cómo se vuelve uno tan loco?– Les insistía –Nacen así, no es tan difícil de entender– Respondían ellos, con intención de dar por zanjada la cuestión. –Son cosas de la genética… Hay quién nace con algún defecto, como la psicopatía, y punto–.

“El loco nace” era pues la conclusión de mis amigos, pero a mi no me acababa de convencer. ¡Atufaba a “pecado original”! De ser así, el que no ha nacido loco ¿tendría razones para preocuparse por la posibilidad de enloquecer? Según esa tesis, los psicópatas no son individuos normales (Son anormales, tarados de nacimiento) pero entonces ¿Como es que nos cuesta tanto reconocerlos? ¿Cómo es que nadie ha podido detectar la locura con un análisis genético? Muchos dicen que Hitler fue un psicópata pero ¿No es verdad que accedió al poder tras ganar unas elecciones? ¿Es posible que sean los cuerdos los que empoderan a los locos? ¿Y si la dificultad que tenemos para identificarlos se debiera a que son personas tan comunes, tan normales, como nosotros? –¿Insinúas que estamos todos locos?– Vociferaron “indignados” mis amigos –Insinuó que, tal vez, los locos se hacen–.

Imaginemos a Calígula como un muchacho común y corriente al que, en un momento dado, le entregan el poder absoluto. Puede hacer realidad cualquier deseo, cualquier capricho, sin tener que preocuparse por las consecuencias. ¿Qué es lo primero que haría? Sin duda, ordenaría a sus soldados -¡Traedme la muchacha más bella de Roma!-. ¿Qué chaval no querría acostarse con la mujer más hermosa de su ciudad? ¿Sería feliz Calígula acostándose con la chica? Seguro lo sería por cierto tiempo, hasta aburrirse. ¿Y qué haría después? Buscar a la más hermosa del Imperio. ¿Y se aburriría? También ¿Y que haría? Buscar un hermoso efebo. ¿Y después?

Ciertamente, es el aburrimiento es lo que acaba con cualquier deseo, con cualquier ilusión ¿Y qué puede hacer el aburrido más que doblar la apuesta, realizando deseos cada vez más grandes? Calígula bien pudo ser un ser humano normal y corriente, psicológicamente hablando; lo que no es normal es entregar el poder absoluto a un hombre normal y corriente. ¿Acaso no es cierto que, si el poder corrompe, el poder absoluto corrompe absolutamente?

¿Quién no padeció, durante el “pandemonium”, las consecuencias de órdenes estúpidas dictadas por políticos estúpidos? Podríamos poner cientos de ejemplos ¿No? ¡Cientos de personas que se comportaron como auténticos Calígulas! ¿Fueron castigados por ello? ¿Apartados, al menos, del cargo? ¿Tampoco por violar la Constitución? ¿Que harán pues sino seguir realizando sus locuras? ¿Y cómo serán éstas sino, cada vez, más grandes, más descabelladas?.. No hace mucho se viralizó un vídeo en el que uno de ellos, desnudo, conversaba con una prostituta mientras fumaba cocaína. Lo curioso es que ni siquiera parecía mala persona como lo parecen muchos de su clase. Tenía más bien pinta de no haberse comido nunca un colín. Sin duda tuvo suerte de que lo pillaran y acabara así su autodestructiva carrera: Se empieza con drogas y mujeres, se sigue con drogas y travestis y se continua con drogas y menores, como bien comprobó la ex-fiscal general y ex-ministra Dolores Delgado, en un viaje a Colombia. Si existe la pederastia es porque existe eso que llamamos poder absoluto (o absoluta impunidad), que convierte en depravados a aquellos incautos que, al aceptarlo, olvidan que son personas normales y corrientes.

Artículo relacionados

11 COMENTARIOS

  1. Si han hallado el «gen de Dios» y sólo lo mencionan reivindicando la «necesidad» de eliminarlo, estoy segura de que también está localizado el gen psicópata (algunos nacen, otros se hacen). De hecho lo está, se puede buscar información al respecto, eso sí, sepultada entre divagaciones pseudocientíficas y pseudofilosóficas que intentan vendar los ojos.
    Pero la ciencia secuestrada oculta este tipo de hallazgos porque son un obstáculo para su engaño perpetuo basado en esa teórica y fraudulenta «igualdad» esencial, y porque el «negacionismo» de la existencia de malvados puros es lo que lleva casi cien años dándole a los mayores psicópatas un margen de maniobra inmenso, y permitiéndoles crear sus ejércitos y guerrillas de gentuza «empoderada» mientras modelan a los débiles de espíritu «a su imagen y semejanza» (es decir, en la maldad, la crueldad, la depravación y la ausencia de sentimientos y remordimientos).

    • Entiendo que no existe tal cosa como el «gen de Dios». Fíjate que «átomo» significa «indivisible». Durante mucho tiempo, el átomo se consideró la partícula más pequeña en la que puede dividirse la materia (la «elemental»). Desde que aprendieron a dividirlo (fisión nuclear), vienen encontrando partículas más y más pequeñas: Neutrones, protones, electrones, leptones… ¡Y últimamente bosones! Si dispusieran de energía suficiente para continuar dividiendo las partículas subatómicas (Pues cuanto más pequeñas, más energía se requiere) verían que se puede dividir infinitamente.
      Por otra parte, no puedo entender que creas en Dios y no en la «igualdad esencial» ¿No son hijos de Dios esos «malvados» de los que hablas? Para el caso de que sientas la tentación de decirme que son «hijos de Satanás» ¿Es Satanás creador o creado?

      • No he dicho en ningún momento que crea en Dios. Ni creo ni dejo de creer. He llamado la atención sobre que la ciencia controlada por esos malvados (hecho constatable), malignos más bien, no tiene problema en hablar sobre un supuesto gen de Dios, pero para la divulgación a la masa está totalmente prohibido -alcanzando su paroxismo en esta época- fundamentar con la ciencia y la genética cualquier rasgo de personalidad y del ser.
        Años 70: «no existen las diferencias, todo es la educación»
        Años 90: «no existen las razas, sólo existe una raza: la humana».
        Años 2000: «no existen los sexos»
        (…)
        Año 2030: «no existen los humanos»

        En cuanto a los malvados de los que hablo, en tu artículo afirmas que nos somos capaces de reconocer a los psicópatas. Bien, pues modestia aparte considero que tengo ese «don» de reconocer a la mayoría de ellos con mucha facilidad. Como ejemplo, soy tal vez la primera internauta que se desgañitó a advertir que Sánchez es un psicópata de libro, desde 2017 (antes de que entrase en el desgobierno a demostrar con sus hechos y sus palabras que lo es). Ahora más de medio país, profesionales de la psiquiatría y psicología incluidos, señalan su psicopatía.
        Y por cierto, también se puede ser malvado sin ser psicópata.

      • Y sí, yo también sospecho que el universo tiende mucho más hacia el infinito hacia lo micro que hacia lo macro.
        Y me temo que es en ese camino hacia lo micro donde nos llevan muchos pasos de ventaja, por mor de su secuestro de la ciencia y su servidumbre para el Mal.

        • Ya he apuntado que hacer divisiones más y más pequeñas del átomo requiere más y más energía y la ciencia no tiene la posibilidad de generar energía infinita. Por tanto, nunca van a encontrar lo que buscan. Por cierto, la opción «ni creo ni dejo de creer» no existe. La proposición, en sí, es una falacia lógica, algo así como «creer no creo pero haberlas hailas». Un abrazo.

          • No, nunca lo van a encontrar, aunque todo pinta que creen que sí conocen y controlan ya todos los misterios de la naturaleza. Dan pena. Pero adelantados van un rato, eso es innegable. No porque sean más listos sino por su derecho de pernada y de exclusividad de la ciencia. Una de ellas lo dijo hace unos meses: «somos los PROPIETARIOS de la ciencia» (presumiendo de conchabarse con google para que los resultados de las búsquedas sean los «correctos»).

            Sí existe la opción ni creer ni dejar de creer, es la actitud expectante en la que no se tiene convicción pura ni del sí ni del no, ni pretensión de poder averiguarlo.

  2. Entiendo que no existe tal cosa como el «gen de Dios». Fíjate que «átomo» significa «indivisible». Durante mucho tiempo, el átomo se consideró la partícula más pequeña en la que puede dividirse la materia (la «elemental»). Desde que aprendieron a dividirlo (fisión nuclear), vienen encontrando partículas más y más pequeñas: Neutrones, protones, electrones, leptones… ¡Y últimamente bosones! Si dispusieran de energía suficiente para continuar dividiendo las partículas subatómicas (Pues cuanto más pequeñas, más energía se requiere) verían que se puede dividir infinitamente.
    Por otra parte, no puedo entender que creas en Dios y no en la «igualdad esencial» ¿No son hijos de Dios esos «malvados» de los que hablas? Para el caso de que sientas la tentación de decirme que son «hijos de Satanás» ¿Es Satanás creador o creado?

  3. El pederasta no nace,sino que se hace.Aqui hay una terrible confusión,los niños mártires de corrupción de menores experimentan trauma y lentamente son introducidos en las redes pederastas,de mallores tienen un 50% de posibilidades de hacerse pederastas.

    Los pederastas necesitan víctimas de las que abusar,por eso la educación marxista promociona estás conductas aberrantes y ofensivas entre los niños,para crear un regimiento de niños turbados mentalmente en sus mentes a modo de buffet de los poderosos,entre los cuales parece ser que se impone como por ley ser pederasta o ir de putas (niñas turbadas en du infancia,u obligadas por mafias),y luego de adultos intentan reunir les en colectivos teledirigidos que además usan como arma política en favor de sus verdugos,para perpetuar este sistema.

    Hay diversos grados de pederastas hasta los limites de la imaginación.

    Y otro tema increíble y real,es el de los túneles subterráneos de las ciudades,donde se practican rituales satánicos:abuso tortura y asesinato de niños en las enormes macrourbes de varios millones de habitantes,con lo que se crea una especie de negocio horrible que conlleva la desaparición de miles de niños anualmente…sino es este el motivo de muchas guerras:obtener niños huérfanos para tráfico humano.

    Benjamín Fullford,extracto:
    La mafia satánica jázara se tambalea y es hora de acabar con ella de una vez por todas. La revelación de las instalaciones para sacrificios humanos en el sótano de la sede de Jabad en Nueva York hizo que el mundo entero fuera consciente de a qué nos enfrentamos. Los camioneros, agricultores y maquinistas europeos han paralizado el comercio de la UE para sacar del poder a los gobiernos esclavos de la MJ. El estado de Texas ha declarado la guerra a los traficantes de esclavos en Washington DC cerrando la frontera y deteniendo el flujo de niños destinados a la tortura y el sacrificio. La jerarquía de la iglesia católica en América Latina y África, donde vive la gran mayoría de los católicos, ha adoptado una postura contra el falso «Papa» títere de la MJ. Francisco se rebeló con la máscara de goma. Se pueden observar movimientos similares en todo el mundo.

  4. En absoluto estoy de acuerdo. Hay que tener una tendencia determinada para cometer esas tropelías. Una persona con mucho poder, no tiene por que ser una persona depravada, ni mucho menos. A lo largo de la historia se han conocido personas honestas y con mucho poder. El mal no tiene justificación por el hecho de ser poderosos. Lo que insinúa el autor del artículo es que las maldades no pueden ser controladas por el individuo, sólo pueden ser controladas por la propia sociedad, y eso es una auténtica falsedad. La posibilidad de no hacer el mal, está en nosotros mismos. De hecho yo considero que ningún ser humano tiene potestad para evitar que yo haga lo que quiera, ¿quién es el prójimo para prohibirme nada?. Sólo Dios puede prohibir hacer el mal.

  5. He llegado a reclamarle a dios por el hambre (y varias cosas más) que me (nos) regaló, ya que todos los días no se puede conseguir algo para comer bien. Luego recuerdo que la materia prima jamás a faltado, y me calmo con dios jeje.

    Me imagino a un psicópata «nato» en una isla decierta con abundante alimento que brota del suelo, pero cero personas, para saciar su hambre de maldad… je je

    Hace unos días, me dijo un paciente: ¡usted nació para dar masajes! Yo jamás lo habría imaginado. Comencé a improvisarlos desde niña porque mi padre los solicitaba, y desde hace un par de años, mi hermano. Mi deducción es que mi amor por las personas me llevó a hacer cada vez mejor o, con más entusiasmo, eso que les hacía bien de mi parte. De lo que sí estoy rotundamente convencida es de que hacer el bien se siente recontra bien, y nunca he podido acusar a dios (o a lo que sea que me puso o se puso aquí en este lugar) de que me falte una oportunidad para hacerlo. Y si nunca falta oportunidad para hacer el bien ¿a el mal le falta oportunidad para cambiar?..

    PD: no sé a donde irá a parar este comentario, creo que es la primera vez que comento en el diestro.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Entradas recientes