sábado, mayo 25, 2024
InicioCiencia¿Por qué ellos viven, normalmente, muchos más años que nosotros?

¿Por qué ellos viven, normalmente, muchos más años que nosotros?

El pasado día 29 de noviembre fallecía uno de los personajes más siniestros y criminales de la historia de la humanidad. Henry Kissinger, nacido el 27 de mayo de 1923, fallecía en la localidad de Kent, en el estado de Connecticut, a los 100 años de edad, una edad a la que muy poca gente «normal» suele llegar.

Pero si se paran a pensar no es el de Kissinger el único caso entre los personajes de la llamada «élite» que vive tantos años. Recientemente, la reina Isabel II de Inglaterra fallecía a los 96 años largos de edad. Su marido, Felipe de Edimburgo, fallecía el 9 de abril de 2021 a los 100 años de edad.

Pero dense cuenta que hay más casos, la madre de Isabel II fallecía en 2002 a los 102 años. David Rockefeller, cuando estaba a punto de cumplir 102 años. Su padre, John D. Rockefeller, fallecía a los 98 años. Y es ahí, al padre, a John D. Rockefeller donde queríamos llegar, ya que es quien nos trajo, y no por ser un filántropo como nos quieren contar ahora, la medicina que ahora sufrimos a base de medicamentos que no curan y que convierten a los enfermos en crónicos, para que el negocio se alargue más en el tiempo.

Rockefeller vio qué podía ganar más dinero vendiendo drogas fabricadas con petroquímicos. Y esta fue la idea que dio nacimiento a la medicina alopática, como única alternativa de tratamiento de las enfermedades.

A comienzos de 1900, los científicos se dieron cuenta que podían fabricar todo tipo de químicos (petroquímicos), vitaminas, y muchas otras drogas farmacéuticas a partir del petróleo. ¡Y esta fue gran oportunidad de Rockefeller para monopolizar el petróleo, los químicos y la industria médica al mismo tiempo!

Pero había un gran problema para el plan de Rockefeller de una Industria Médica: Las Medicinas Naturales/Hierbas, qué eran muy populares por aquella época en los EEUU. Casi la mitad de todos los colegios médicos, y todos doctores usaban la medicina Holística.
Usando la estrategia para sacar esta competencia, utilizó la clásica técnica de “Problema – Reacción – Solución.” Esto es crear un problema y asustar a las personas, y después ofrecer una solución (perecido al terrorismo-seguido de un acto supuestamente patriótico).

Desde la prestigiosa Carnegie Fundation, enviaron a un genio llamado Abraham Flexner, quien viajo alrededor del país, realizando un informe detallado sobre el estatus, de todos los colegios médicos y hospitales. Fue así como nació el Informe Flexner, qué dio origen a la Medicina Alopática, qué todos conocemos hoy en día.

El reporte hablaba principalmente sobre la necesidad de renovar y centralizar todas las instituciones médicas de los EEUU. Basado en este reporte; más de la mitad de todos los colegios médicos fueron cerrados. La homeopatía y las medicinas naturales fueron ridiculizadas y demonizadas: y sus doctores fueron encarcelados.

Para ayudar a esta transición y cambio de mentalidad, de los doctores y científicos, Rockefeller les proporcionó más de 100 millones de dólares a colegios médicos, hospitales y además fundó un grupo Filantrópico llamado “Mesa para la Educación General.”

En un tiempo muy corto, los colegios médicos fueron alineados y homogeneizados. Todos los estudiantes aprendieron las mismas cosas, y toda la medicina se basaba sobre el uso de drogas patentadas.

Los científicos recibieron grandes sumas de dinero para estudiar, como las plantas curaban enfermedades, pero su objetivo era identificar, qué químicos en la planta eran efectivos, y después recrear un químico similar – pero no idéntico – en el laboratorio que pudiera ser patentado. Fue así como una píldora para una enfermedad, se convirtió en un mantra de la medicina moderna.

100 años después, los doctores no saben nada sobre los beneficios de la nutrición o hierbas o de cualquier práctica holística. Nosotros tenemos una sociedad entera que se encuentra esclavizada a las grandes corporaciones.

Ahora dense cuenta de casos como, por ejemplo, George Soros. Soros es otro de esos longevos que parecen no tener fin, ya que nació en 1930 y, de momento, ahí sigue. ¿Realmente alguien puede creer que toda esta gente sigue los mismos tratamientos médicos que aplican a los demás? Cuesta creerlo, verdad.

Y mucho más cuando nos encontramos con noticias como la que conocimos hace unos días del rey Carlos de Inglaterra: «Carlos de Inglaterra nombra a un médico homeópata como jefe de sus servicios médicos». ¿Van pillando por dónde van los tiros? Lo que es bueno para ellos es malo, malísimo, para nosotros. Pero oigan, siempre por nuestro bien porque ellos son «filántropos».

EsDiestro
Es Diestro. Opinión en Libertad
Artículo relacionados

3 COMENTARIOS

  1. Excelente artículo, muy fácil de leer y entender…pero no hay peor ciego…yo soy Omeopata, nunca me enfermo, y espero vivir 150 años junto a mis hijos…

    • Algunos hacen lo mejor que pueden.!
      En esta época mágica, solemos creer que todos nuestros sueños pueden hacerse realidad. Aun los más locos
      Deseo que los del Diestro se realicen
      Ha dado con generosidad, nos brinda momentos maravillosos para la inspiracion y reflexion
      Admiro su talento, honestidad y coraje
      Feliz Navidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Entradas recientes