sábado, mayo 25, 2024
InicioOpiniónColaboradoresEn pos del feliz himeneo

En pos del feliz himeneo

Artículo de Alfonso de la Vega

 «Por la sonrisa del necio se conoce la grandeza del Tao»  (Lao Tsé siglo VI antes de Cristo).

Muy modosito, resilente, sostenible, complaciente y desde luego algo semoviente se presentaba Feijoo a la anhelada reunión con el amado displicente. Se trataba de superar ñoñas o ridículas riñas de enamorados, escarceos para subir el gustoso deleite antes de culminar el deseado pecaminoso himeneo. Todo eso del golpe y demás exageraciones eran artimañas para el deseado concubinato. Una maña femenil, mera forma de llamar la atención del amado. 

Cual evangélica doncella prudente que velaba porque no sabía ni el día ni la hora, hay que mantener la lámpara del consenso siempre encendida que el esposo con fama de oso goloso es caprichoso y, cuando quiere, algo soso como bien criado en una sociedad heteropatriarcal, que tiene sus gustos poco refinados y van a lo que van como diría la seducida y repudiada Irene.

Pero ni Pons parece buena ni conveniente dama de honor de la sonriente novia ni la cosa me temo se encuentre ya tan avanzada como para recibir la herética bendición de monseñor Trucho Fernández y su amorosa Fiducia supplicans.

En otro texto anterior ya me maliciaba que en timba tan emocionante los participantes se podían jugar en el envite a los jueces como otrora en los casinos de pueblo bajo tapadillo se jugaban las fincas heredadas o incluso dicen que a la propia mujer si fuese lurpia inaguantable. «Este juez para ti, este otro para mí, y tiro porque me toca». «Este otro vale por dos que me lo has colocado en el Constitucional». Sin candidez alguna, los faroles y engaños cuentan en el juego y puede haber victorias pasajeras pero el refrán avisa que “ganador de chica, perdedor de mus”.

 “La justicia emana de la UE y se administra en nombre de la Comisión europea.” Sin cambiar una letra de la CE del 78 la pertinaz Monarquía española ha demostrado una vez más que lo importante es mantener la soberanía nacional y para ello nada mejor que pasar lo que quede de ella a las hordas globalistas burocráticas de la bruja Úrsula, la depravada mercachifle de las vacunas entre otras traiciones, desfalcos y fechorías. Como en humillantes acuerdos anteriores como el de la burla y escarnio de la legalidad o sobre la desmembración consensuada del reino a mayor granjería de traidores y ladrones serán los comisionistas extranjeros los que vayan a decidir qué mejor nos conviene a los embrutecidos y humillados súbditos españoles. Gentes que se saben al dedillo la vida y milagros de los miembros de ambas ganaderías y lo que se puede esperar de cada quien. 

Al igual que cierto famoso ufano cornudo consentidor, Feijoo se relame de gusto por creer haber puesto una pica en Flandes. De tanto hacer oposición a la verdadera oposición se le ve algo desorientado y con tantos servicios prestados al pertinaz socialismo quizás en vez de seguir enredando debiera pedir ya al deseado esposo ingresar en su lucrativo harén sin más remilgos. Con intermediación oficiante en la ceremonia de la corruptocracia de la UE, faltaría más.

EsDiestro
Es Diestro. Opinión en Libertad
Artículo relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Entradas recientes