sábado, mayo 25, 2024
InicioCulturaLas trágicas inundaciones de Barcelona sucedidas el 25 de septiembre de 1962

Las trágicas inundaciones de Barcelona sucedidas el 25 de septiembre de 1962

El 25 de septiembre de 1962 quedará marcado en la memoria de Barcelona como un día de tragedia sin precedentes. Las cifras oficiales hablan de 617 víctimas en cuestión de horas, aunque investigaciones recientes sugieren que la cifra real podría haber alcanzado cerca de mil personas. Esta catástrofe natural se erigió como uno de los eventos más devastadores en la historia reciente de España.

Todo comenzó con la caída de suaves lluvias por la mañana, un alivio en principio para una provincia que había sufrido una prolongada sequía. Nadie podía prever el giro que tomaría el clima, desencadenando una tormenta que en apenas dos horas y media acumuló más de 200 litros de agua por metro cuadrado en algunas áreas.

Canales en Telegram 👇👇👇
👉 El Diestro https://t.me/ElDiestro
👉 El Diestro TV https://t.me/eldiestrotv
👉 Lo que no te cuentan las televisiones https://t.me/LoQueNoTeCuentanLasTelevisiones

Esto resultó catastrófico para zonas como el Vallés Occidental y, en particular, el triángulo formado por Sabadell, Tarrasa y Rubí. Riachuelos que rara vez representaban peligro, o cauces que habían desaparecido años atrás, se transformaron en torrentes incontrolables que arrasaron con todo a su paso, incluyendo cientos de viviendas y numerosas fábricas en pleno horario laboral. Fue en esta área donde se registró la mayoría de las víctimas.

Rubí reportó cerca de 300 fallecidos, mientras que Tarrasa superó esta cifra. La mayoría de las víctimas eran inmigrantes andaluces que habían llegado a Cataluña en busca de oportunidades laborales en la floreciente industria de la región, construyendo sus hogares con materiales precarios. La magnitud de la tragedia se evidenciaba en el contraste entre las modestas viviendas y la devastación que dejó tras de sí.

Horas después del inicio de la tormenta, los ríos Besòs y Llobregat, que flanquean Barcelona al norte y al sur, se desbordaron, cortando las comunicaciones, el suministro eléctrico y las principales carreteras que conectaban la capital con las localidades circundantes. Esto contribuyó a la confusión inicial y a la difusión de información errónea sobre la magnitud de las inundaciones alrededor de Barcelona.

Sin embargo, las crónicas de la época, como las publicadas en ABC, ofrecen una visión vívida de la tragedia que se vivió el 25 de septiembre de 1962:

«El párroco de la iglesia de San Pedro, adyacente al desaparecido puente de San Mus, tenía registrados a más de doscientos feligreses. Casi todos desaparecieron en esa fatídica noche.»

«En San Baudilio de Llobregat se encontró un cadáver sin identificar, que presumiblemente había sido arrastrado por las aguas desde poblaciones más altas.»

«En la playa, desde la Barcelonesa hasta más allá de Badalona, numerosos cuerpos de animales arrastrados por la riada flotaban en el agua.»

«En Tarrasa, en un bar donde la gente buscó refugio, vieron cómo el agua inundaba el interior. Se subieron a las mesas, solo para descubrir con horror que el nivel del agua no dejaba de subir, arrastrándolo todo a su paso. Algunos se aventuraron al agua, otros fueron víctimas de la corriente, y casi todos sufrieron la misma suerte desafortunada.»

«Hasta las ocho de la noche, se habían recuperado más de 150 cadáveres en la zona de Tarrasa, y se estimaba que la cifra superaría los 200.»

Estos relatos son solo una pequeña muestra de lo que ocurrió en aquel fatídico día. Muchos más quedaron grabados en la memoria de los más de 12,000 afectados por la catástrofe, sin contar a los miles de heridos y evacuados. Las pérdidas económicas ascendieron a miles de millones de pesetas.

Como verán, lo que ahora llaman DANAS no es novedad alguna ni se debe a ningún tipo de farsemia climática con las que intentan aterrarnos a todos. Septiembre ha sido desde siempre, sobre todo en la zona del Mediterráneo, un mes en el que se han producido fuertes tormentas y lluvias, como esta de 1962.

No hay más que tirar de hemeroteca para refrescar una memoria que parece perdida.

EsDiestro
Es Diestro. Opinión en Libertad
Artículo relacionados

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Entradas recientes