lunes, junio 24, 2024
InicioOpinión¡Ay, qué dolor, qué poca vergüenza!

¡Ay, qué dolor, qué poca vergüenza!

Hablando de plumas cervantinas, de ésas que son verdaderamente importantes, pues nos sueltan verdades como puños en los morros y en la nariz, si es necesario, tenemos la de nuestro presidente, el cual coge boli y papel para dejarnos sus tiernas palabras. Ya lo hizo cuando se retiró cinco días, ahora con ocasión de que van a citar a declarar a su amada “esposa…” Lo que nos cuenta, con una redacción tan mala y un estilo literario tan bajo, es de libro del arte del psicópata. Si no me crees, sígueme que yo te llevo, pero agárrate porque vienen curvas, las curvas de la cabeza de Pedro Sánchez.

Nos dice lo siguiente: Mi esposa y yo hemos tenido conocimiento hoy mismo, a través de los medios de comunicación, de la citación a Begoña como investigada el próximo día 5 de julio.” (dejo en negrita lo correspondiente, pues así enfatiza lo que le pone de muy mala leche). Está claro que para este personaje, creado por Westendorp y cuatro meses retenidos por la CIA, no todos somos iguales: o somos de su círculo, donde prima lo que él dice y cree que es muy bueno, no sé si para él y, claro, de paso para el que  le sigue la corriente (no sé si como a los locos) o muy malo, porque se ha erigido en una especie de Nerón que se cree una especie de dios, de ridículo dios ignorante, un mortal ignorante, pretencioso y cobarde. En este caso el hecho de haber tenido conocimiento es sorprendente, de manera displicente y soberbia. 

Esta decisión se anuncia solo cinco días antes de que se celebren elecciones al Parlamento Europeo, lo cual resulta extraño. Habitualmente, se ha seguido la regla no escrita de no dictar resoluciones susceptibles de condicionar el desarrollo normal de una campaña electoral y por tanto, el voto de los ciudadanos. En este caso, resulta evidente que está práctica no se ha respetado. Dejo al lector extraer sus propias conclusiones.”. Vamos por partes, porque aquí empieza a ponerse nervioso y nos puede marear. Para empezar, no es raro que citen a su esposa, la cual no es nada más que un ciudadano ( o ciudadana…)  más y que no tiene la protección del Club Bilderberg como sí él tiene. En el mundo existen dos justicias: una que se aplica a él, incluso a sí mismo, en el que puede cometer todos los delitos contra los goyim que desee (vacunarnos, robarnos, engañarnos, estafarnos, torturarnos, llevarnos  luchar a Ucrania, empobrecernos, coaccionarnos, privarnos de nuestra libertad al encerrarnos en casa, etc), pero no lo ocurre nada, pues sus amigos le tapan; de hecho, ése es su cometido, no es darnos salud, respetar nuestro derecho a la propiedad, decirnos la verdad, permitir que seamos felices cómo, cuándo, dónde y con quién nos dé la gana, dejar que vivamos de manera digna en todos los sentidos y que estemos en libertad, como él. Su fin es el que tiene en su cerebro, el que le han implantado. Luego está la otra justicia, esa que se plasma en leyes que él impulsa a redactar y que, se dice, es igual para todos “los goyim…”, de la que nadie escapa y que es muy dura y caprichosa, siguiendo principios ideológicos de sectas demoniacas. De este modo, que su esposa haya sido citada es toda una sorpresa. ¿No se dio cuenta de que Begoña es simplemente un ser mortal, porque ahora se entiende que en su delirio psicótico la Moncloa es una versión del Olimpo?

Quisiera trasladarle que ambos estamos absolutamente tranquilos. No hay nada detrás de esta acusación, solo un zafio montaje impulsado por asociaciones ultraderechistas demandantes.” Para empezar, de tranquilo nada. Cuando alguien dice estar muy bien, calmado y todas esas milongas, es lo contrario porque una cosa es lo que escribes, Pedro, y otra lo que te jode el inconsciente, ese que está lleno de remordimientos, culpas, miedos, inseguridades, autoestima por los suelos y sentimientos de ser menos que una hormiga, de una hormiga vaga que no ha colaborado con su colmena, en su insulsa y corta vida. Vamos a ver, Pedro. Estás acojonado, es lo que nos quieres decir, nos tienes terror, no duermes pensando lo que creemos de ti y tus fechorías y travesuras propias de un niño malvado, te han hecho creer que existe el lobo y que está fuera de tu casa y de tu seres queridos y tu secta, y aquí el único que hace estupideces eres tú y, como a todo mortal, se te aplica la ley causa efecto, según la cual cuando alguien hace el bien el universo le premia y, cuando hace el mal, le viene el karma para fastidiarlo, por muchos amiguitos poderosos que tengas. Según los documentos, tu esposa parece haber robado a los españoles con ciertas ayuditas donde no sería raro que tú tuvieras algo que ver, Pedro, pues eres el presidente del gobierno. Así que sabes que hay mucho detrás y no quieres que se descubran tus vergüenzas. No puedes ni escribir peor, ni mentir de la manera más infantil. ¿Ah, y para qué sacar nuestras conclusiones si luego nos sueltas la tuya y sin fundamento alguno?

Con todo, hay una lectura política que me veo en la obligación de compartir con usted: Como ya recordará, en mi anterior carta denuncié la deriva de una coalición reaccionaria capitaneada por el Sr. Feijóo y el Sr. Abascal -o por el Sr. Abascal y el Sr. Feijóo tanto monta, monta tanto-, para usar todos los medios a su alcance con el fin de quebrarme en el plano político y personal. Su objetivo es que yo renuncie, que dimita. Incluso, como supimos ayer, tratar de forzar mi salida de la Presidencia del Gobierno con una moción de censura con una alianza contra natura. Todo les vale. Lo que no lograron en las urnas, pretenden alcanzarlo de manera espuria.” Lo de la coalición ésa que menciona, no es más que un delirio psicótico, como el de persecución, en forma de reacción traumática (a saber, qué circunstancias en su mente habría que tratar con unas cuantas sesiones de hipnosis en mi consultorio). A pesar de que lo que queremos muchos es que dimita, es lo único cierto que dice, no soporta perder, como todo bien psicópata narcisista y critica una moción de censura que ni siquiera se ha presentado cuando llegó al puestecito que ahora tiene porque eso hizo contra Rajoy en el 2018. Si empleas un misil contra tu enemigo, éste tiene derecho a utilizar otro contra ti, porque así son las leyes de la guerra y tú, Pedro, has encendido la mecha, así que te toca hacer frente a las consecuencias. Lo espurio ha sido el chanchullo que has montado para ser elegido, los delitos electorales cometidos al no abrirse las actas, como manda la ley electoral y las artimañas del voto por correo, así como las órdenes a Indra para impedir la coalición que te quitaba el sueño cuando te visitó Hilary Clinton tras aquel funesto 23 de mayo. ¿Lo recuerdas? Así que nada es contra natura, lo que es contra natura es tu absurda y burda arrogancia, propia de un ser inferior.

Cuando nos cuenta después sobre el fango de la derecha, se refiere al fango de su maloliente conciencia que no le deja en paz con sus terrible pesadillas, Termina su carta con delirios de paz en Ucrania (dónde aporta armas para liar la tercera guerra mundial) o Palestina (sin entender nada del problema, lo cual sólo hacen los ignorantes peligrosos y sin control de sus impulsos egocéntricos )y así acaba su discurso, para nuestro alivio (pues muchos ya se lo saben de memoria, al ser siempre el mismo).

Y esta carta, que dice ser una epístola de preocupación, por todos los españoles, emulando a Franco desde el balcón del palacio real, lo hace sentado en su despacho y enviándola a sus medios amigos (EFE y otros ya pagaditos), con ese mensaje histórico, sin estilo literario alguno, lo cual nos hace dudar que sea capaz de escribir un libro, y menos dos como tiene ya ¿Se los habrá escrito alguien? Sólo dejo el interrogante, y que cada cual saque sus conclusiones. Al menos no diré lo que creo por respeto, lo cual al presidente le falta por completo al tomarnos como estúpidos.

Artículo anterior
Artículo siguiente
Artículo relacionados

4 COMENTARIOS

  1. Varias personas han destacado lo obsceno de que este sujeto haya mencionado la «ley no escrita» como el reconocimiento de lo que cualquier no borrego ya sabe: la apestosa, ladina e ilegítima coordinación partidos / jueces (y prensa). Esta kakistocracia tiene tan asimilada su posición de poder que en realidad llevan ya bastante tiempo relajando el disimulo y poniéndose en evidencia cada dos por tres. Por cierto, es ese otro detalle que confirma la poca inteligencia de este individuo. Es que flipo cada vez que leo a gente referirse a este actor analfabeto como «muy inteligente». Una máquina de obedecer instrucciones maquiavélicas sobre el sustrato de una población eficientemente aborregada por sus predecesores y salvajemente secuestrada y luzgaseada por incontables furcias mediáticas, es como quitarle un caramelo a un niño, y aún así mete la pata hasta el cuezo cada dos por tres.
    Lo de «¿la fiscalía de quién depende?» lo dijo por pura incultura y subnormalidad. Pero a sus amos les sirvió como examen sorpresa de lo derrotado que esta este país, pues ese día ese sujeto tendría que haber salido esposado.

  2. Pero lo peor es el insulto implícito a la borregada española. Lo que esa frasecita dice es: «quédate calladito unos días, juez de los cojones, lo justo para que esa masa sin cerebro ni principios y con memoria de pez microcéfalo venga a votarnos, que a partir del día siguiente podremos seguir simulando «democracia» hasta que volvamos a llevar a los borregos a las urnas».
    Y la verdad, viendo a esa fauna troglodita, indigna, amoral y animalesca que entrevista Vito Quiles (qué hígados tiene) en los akelarres de la psoe, es normal que esos sátrapas actúen así. Evidentemente la «mayoría silenciosa» se ha pasado de silenciosa.

  3. Begoña Gomez o como distraer al populacho sin hablar de lo importante.
    ¿Alguien habla de la Sra Botin? ¿Alguien habla de la corrupción de las instituciones y lo que pasó en la falsemia? Sale este payaso a escribir otra cartita y más sainete para dar pena y todos a hablar de lo mismo.
    El que no se de cuenta que es todo un circo es que no se entera.

  4. Vampiros emocionales, «nos acechan, incluso cuando hablamos. Están ahí afuera, disfrazados como gente normal hasta que sus necesidades internas los convierten en depredadores. No buscan nuestra sangre, sino nuestra energía emocional.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Entradas recientes

Comments