lunes, junio 24, 2024
InicioOpiniónLa cruzada de Abascal en Tierra Santa

La cruzada de Abascal en Tierra Santa

Por Alfonso de la Vega

“No tenemos ni admitimos nombre de reino ni de república, ni otro que el de Monopantos, dejamos los apellidos a las repúblicas y a los reyes, y tomámosles el poder limpio de la vanidad de aquellas palabras magníficas; encaminamos nuestra pretensión a que ellos sean señores del mundo y nosotros de ellos. Para fin tan lleno de majestad no hemos hallado con quien hacer confederación igual, a pérdida y a ganancia sino con vosotros que sois los tramposos de toda Europa. Y sólo os falta nuestra calificación para acabar de corromperlo todo, la cual os ofrecemos plenaria, en contagio y peste, por medio de una máquina infernal que contra los cristianos hemos fabricado los que estamos presentes.” 

(Quevedo: La Fortuna con seso y la hora de todos).  

 La reunión del primer ministro israelí, contra el que la Corte Penal Internacional ha dado orden de arresto por posibles crímenes de guerra en el conflicto de Gaza, con la pretendida esperanza patriótica del Sistema ha sorprendido al personal.

La maniobra de Abascal creo que cabe entenderse como lo que se llama en ajedrez un gambito. Se sacrifica una pieza para obtener la iniciativa o mejorar la posición en el  tablero. Cuando creíamos que ya estábamos en fase avanzada del juego medio, en la partida aparece un inesperado gambito para ganar espacio o tiempo y desarrollar mejor el juego de sus piezas. O para restringir o dificultar los movimientos del contrario. Pero el gambito es una maniobra peligrosa, y puede salir el tiro por la culata. La  entrega de material ha de estar compensada con el logro de ventajas tácticas. Abascal entrega la percepción publicitada de oponerse al globalismo por conseguir ventajas tácticas en su pugna con el PP.  El PP es una formación centrista o socialdemócrata o galleguista lo que sea en cada momento y lugar, partidaria acérrima de la Agenda 2030 que se muestra como la cara menos salvaje del globalismo en España, pero vota junto con el PSOE las mismas cosas en la UE. Si el PP se mueve más zascandileando y cohechando en el ámbito de la representación política y burocrática vicarias, Abascal ha mostrado querer ir al grano en vez de perderse por las ramas.  Buscar la voz más que los ecos. La búsqueda del origen, de la razón de ser, de la fuente o como nos decía el buen Juan de Yepes: “Que bien sé yo la fuente que mana y corre, aunque es de noche”.

Veremos si esta maniobra que en cierto modo le deja al descubierto ante parte de su electorado le compensa en el futuro. Sea como sea ha dejado al equívoco PP del cacique orensano en un ridículo verlas venir.

Pero la reunión en Tierra Santa también ha venido a deslucir sino desmentir por completo varios discursos.

El primero es que el partido de Abascal se deslizaba al falangismo. Especie engañosa difundida por los media peperos y en la que han colaborado individuos como el judío Steegmann, considerado un interesado fanático de las vacunas o cierto vociferante desinformador matutino. Bueno, más allá de lo meramente ideológico ya quisiera en cuanto a patriotismo, pero eso del falangismo pro sionista judío es cosa inédita y asaz novedosa de modo que debe ser explicado muy bien para que se entienda porque no debiera colar ni siquiera en este reino de la ignorancia.

El segundo el que, aunque puede que sea lo menos malo de una oferta antinacional escandalosamente podrida, el partido de Abascal represente una auténtica alternativa geoestratégica a la actual podredumbre liberticida y depauperante del Sistema borbónico. Difícilmente se puede hacer una política de verdadera recuperación de soberanía bajo la protección y el mecenazgo del sionismo. Sin embargo, queda patente lo que significa y explica tantas incoherencias como apoyar al sionismo, la OTAN, la actual UE, el desastroso desempeño de don Felipe y….

Un tercero es el de la pretendida existencia de la democracia española. Tras casi medio siglo de Monarquía, queda patente que España carece de soberanía. La decisión de reconocer o no al Estado palestino corresponde a España, no habría que pedir permiso ni perdón a ningún Padrino. Abascal, como aparente agente del sionismo se va a pedir comprensión, perdón, protección y paciencia como si estuviésemos en pleno apogeo del régimen mafioso neoyorquino. Con los Borbones, España se ha convertido en una especie de ridículo protectorado al servicio imperial.

Un cuarto íntimamente relacionado con el anterior es la inexistencia de unas élites españolas dignas de tal nombre. Empezando por las máximas autoridades de la nación cuyo desempeño se encuentra entre lo ridículo, lo penoso de una humillación permanente y la traición. La Hispanidad con todo lo que significa de gloriosa tradición se encuentra desmantelada a mayor granjería de la siniestra plutocracia anglojudía. No hay más que ver las críticas sesgadas que está recibiendo la declaración de reconocimiento del Estado palestino. Las supuestas élites españolas muestran querencia a comportarse como acémilas glotonas, torpes y pasicortas a los que los sionistas deben llevar del ronzal para que no se desmanden.

Un quinto es el mito de las instituciones financieras como reguladoras de la correcta asignación de recursos.  España es un desastre también en el plano económico, todo va de mal en peor desde el punto de vista de la economía real, la que sirve para satisfacer las necesidades inmediatas de la gente. Todo menos los onerosos monopolios extractivos que disponen del poder político a su servicio. España se hunde pero paradójicamente las bolsas suben. Lo que puede explicarse porque la bolsa, junto al poder político vicario, está controlada por el gran capital judío. Los BlackRock, Vanguard … Y la misión de las más grandes empresas globalistas no es asignar recursos lo mejor que sepan para satisfacer necesidades sociales de los pueblos sino buscar oportunidades de negocio financiero, sea de la naturaleza que sea, para crear valor para el accionista.

El miedo que empieza a cundir entre los media voceros de las finanzas de que los judíos tomen represalias irónicamente viene a dar la razón a los viejos tópicos que se han querido desacreditar.

Y esta constatación ilustra el discurso real de nuestra penosa realidad actual y la degradación irreversible del Sistema, incapaz de renovación desde dentro para servir a la Patria.

EsDiestro
Es Diestro. Opinión en Libertad
Artículo relacionados

4 COMENTARIOS

  1. Si Abascal fuese falangista,no sería de VOX,que todavía existe aunque no como movimiento,sino como partido monárquico,quizás por eso casi nadie les vota.
    https://lafalange.org/

    Observamos cierto tufillo rojillo o socialista en estos comentarios del Diestro,y su manía a la Falange española,quizás por estar afiliados a sindicatos de la izquierda?.

  2. ¿Nos contará Abascal la razón «real» por la que ha ido a ser recibido por el régimen sionista de Netanyahu? ¿Nos contará si su financiación creacional tuvo (realmente no formalmente) algo que ver con el sionismo? ¿Por qué hay tanta gente que sigue creyendo que Abascal es antiglobalista? je je (¡Qué pena!)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Entradas recientes

Comments