viernes, abril 12, 2024
InicioOpinión¿Torturó y mató la policía autonómica vasca a Eneko Valdés?

¿Torturó y mató la policía autonómica vasca a Eneko Valdés?

Astigarraga, bellísimo ‘lugar de arces’. Procede de la palabra vasca astigar, que significa ‘arce’, y el sufijo -aga que quiere decir ‘lugar de’. Hermoso municipio de la provincia de Guipúzcoa, a escasos kilómetros del centro de San Sebastián, de cuyo municipio formó en su día parte. Es célebre por ser epicentro de la tradición sidrera vasca (casi mundial). Hogaño, más que posible tortura y homicidio de la Ertzaintza de un ciudadano indefenso.

El principio del fin

Se trata de un caso que sucedió el pasado 2 de febrero. El fallecido,  Eneko Valdés, perdió la vida durante una intervención de las fuerzas BIZKOR (patrullas de prevención y respuesta inmediata) de la Ertzaintza. La autopsia arroja decenas de heridas, aunque no aclara exactamente cuál fue la causa de su muerte.

Eneko sufrió un episodio psicótico, “con delirios y paranoia de que lo estaban siguiendo”. Al parecer, había entrado en pánico y estaba fuera de control.  Salió al balcón de la casa, desesperado, para pedir ayuda a la gente. Incluso intentó escapar saltando desde el balcón de su casa al balcón del piso de abajo. Al poder comprobar que estaba tan aterrado por la paranoia creada por esta crisis, los vecinos le preguntaron si quería llamar a la policía y él dijo que sí.

Fue la policía municipal quien se acercó primero a Eneko, así como una vecina que es enfermera, y lo acompañaron en la escalera de entrada. Cuando la situación pareció calmarse, arribó la citada unidad BIZKOR de la Ertzaintza. Esta que echó del lugar a la enfermera y, poco después, a la pareja de Eneko (que estaba fuera cuando se produjo el episodio psicótico, pero llegó a casa cuando intervino la Ertzaintza).

Aparición de los ertzainas

Alrededor de 40 minutos después de la aparición de la policía autonómica vasca, Eneko había fallecido. Según la misma fuente, al escuchar sus gritos de dolor, la pareja del fallecido intentó acercarse a él, pero los agentes de la BIZKOR no se lo permitieron; estos estaban en lo alto de las escaleras con Eneko, y su pareja, que la obligaron a tomar el ascensor hasta su piso, no pudo verlo ni aproximarse.

Minutos después, Eneko fue llevado a la ambulancia ya cadáver. Todo parece indicar que la Ertzaintza mintió flagrantemente cuando afirmó que murió en la ambulancia. Los agentes de la BIZKOR sostuvieron que sólo le sujetaron las piernas y los pies durante la intervención. Pero la autopsia practicada al fallecido lo desmiente, al revelar múltiples lesiones en su cuerpo.

Tomadas por sus allegados, en las fotografías del cadáver que se conocen se puede observar que presentaba hematomas en todo el cuerpo; especialmente en la cabeza y un brazo. La autopsia fue realizada el pasado 5 de febrero, y muestra más lesiones: costillas rotas, abrasiones, quemaduras, contusiones

Los familiares de Eneko pidieron a algunos expertos que examinaran las fotografías y, según ellos, en el cuerpo se pueden ver marcas que parecen de pistolas Taser habitualmente utilizadas por estos maderos. Recordemos que estas armas dejan una huella significativa: dos puntos. 

En fin.

Luys Coleto
Prófugo de la existencia
Artículo relacionados

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Entradas recientes