miércoles, mayo 22, 2024
InicioOpiniónAna Redondo defiende los derechos de las mujeres, ¿también los de la...

Ana Redondo defiende los derechos de las mujeres, ¿también los de la vida o los de la muerte?

Permitir el acoso organizado contra las mujeres que quieren interrumpir su embarazo es socavar un derecho reconocido por ley. Es la estrategia de la ultraderecha: amedrentar para revertir derechos, para frenar la igualdad entre mujeres y hombres.” Ésta es la agradable bienvenida y respeto que mostró nuestra muy amorosa ministra de igualdad Ana Redondo ante la medida del gobierno italiano al permitir el acceso de grupos provida a clínicas abortistas y obligar a las mujeres a escuchar el sonido del corazón del feto de su hijo, toda una osadía y una completa falta de respeto, muy propia de personas muy ideologizadas. Su terrible obsesión por el feminismo, su ataque furibundo al sexo masculino por representar al patriarcado y sus gritos de vergüenza en el Congreso de Diputados ante un comentario de un diputado del PP permiten describirla como una persona fanática, peligrosa para los españoles y, sobre todo, intolerante y autoritaria (signos todos comunes a los viejos fascistas de otros tiempos).

La ideología del aborto, defendida por el informe 204 de Henry Kissinger está aparentemente pensada para dejar claro cuáles son los derechos de las mujeres con respecto a su propio cuerpo, todo muy bien intencionado, con el fin de liberarlas de las limitaciones al que las han sometido los hombres, que son todos unos machistas y potencialmente maltratadores (por eso existen juzgados y fiscales para ellos, sin que haya presunción de inocencia, sino de culpabilidad, incluso a la hora de echar un buen polvo, gracias a la nazi ley de Irene Montero del sí es sí).

Siempre que estos teóricos de la agenda 2030 se sacan un as de la manga lo justifican del mismo modo: se necesita una víctima, en este caso la mujer la cual sufre el viogen, pero no se tiene en cuenta la agresión que ejercen ellas, llegándose al descaro de justificar estos actos como de violencia vicaria porque los inductores son los hombres. Estas teorías parecen sacadas de personas malvadas, retorcidas, incultas, fanáticas y aleccionadas por las élites, puestas a dedo por su inoperancia mental y falta de empatía, cuyo fin no es protegerlas, sino desquiciarlas y dejarlas en la inseguridad de los violadores que caminan por sus anchas porque salen de la cárcel como si tal cosa.

Mas, regresando el tema que nos ocupa, el aborto, el cual ha sido reconocido como derecho por el Tribunal Constitucional, El Consejo de Europa y la Asamblea francesa, tiene un trasfondo que no es tan idílico como nos lo pintan. Cualquier iniciativa del estado español, en representación de esta satánica ideología de tintes claramente sionistas, responde a un interés económico. ¿Y quién se beneficia de toda esta campaña? Eureka, si entiendes lo que digo entre líneas ya lo adivinaste: las farmacéuticas, especialmente quienes fabrican las vacunas y las venden.

Y es que los beneficios de estas compañías no han dejado de crecer desde que se dictaminó la farsemia. Pfizer, una de las compañías mas criminales imaginables, tuvo unos beneficios de 41.908 millones de dólares en 2020, 81.228 en 2021 y 100.330 en 2022, con gran caída en 2023. Otras compañías también se enriquecieron con estos caramelos de grafeno envenenado, cuya composición nunca fue detallada ni por los ministerios, ni por las autoridades, ni por los médicos, ni por las enfermeras. Se calculan decenas de miles de muertos desde que en diciembre de 2020 el VAERS fue registrando el número de víctimas por sus vacunas, aplicadas en humanos cuales conejillos de Indias (por supuesto que esta información no ha sido divulgada por las autoridades españolas). 

Y, llegados a este punto, te preguntarás qué tendrán que ver las vacunas con el aborto. Según el estudio de José Luis Redondo Calderón, titulado “Vacunas, biotecnologías y su relación con el aborto provocado” desde los años 50 del siglo pasado se emplean células de fetos abortados para ser utilizados como material en su composición y para todas las modalidades posibles (rubeola, sarampión, parotiditis, rabia, varicela, herpes zóster, hepatitis, viruela, citomalogovirus, adenovirus, resfriado común, gripe, interferón, anticuerpos, proteínas, terapia génica, terapia genómica y, como es de suponer, covid 19, papiloma humano y todas las imaginables). ¿Será por ello que conviene que muchas mujeres aborten en todo el mundo para que estas compañías tengan material con el que fabricar no sólo sus mal llamadas vacunas, sino sus armas biológicas de reducción de la población mundial? ¿Sirven entonces los pedacitos de esos fetos para que se fabriquen engendros de dudosa eficacia? El extenso informe de este autor lo afirma de manera contundente y sin dejar duda alguna. Es de suponer que estas células han servido para la creación de la sustancia lípida y biológica, así como proteica que rodea el grafeno para que sea reconocida por la célula huésped que luego muere como resultado del proceso de la apóptosis. Sería largo detallar la extensa cantidad de estudios que demuestran que el grafeno es letal para nuestras células. Lo dejo como tarea para que el lector se documente al respecto.

Es decir, que, cómo no podía ser de otro modo, una vez más la pasta se pone como causa para que estas ideologías que, vistas así parecen eugenésicas y de corte nazi y fascistoide queden disfrazadas. De hecho, muchas de los componentes sacados de los fetos abortados tienen el nombre de sus organismos (WI-1 25, Wister Institute, dependiente de la Universidad de Pensilvania; MRC-5 de Medical Research Council de Londres e IMR-90, de Institute for Medical Research, de New Jersey). Todas estas entidades privadas, asociadas a la red que se alimenta de fetos abortados, junto a ONGs, organismos internacionales como la UE, la ONU y gobiernos como el de España, cuyas titulares de sanidad y de igualdad defienden como leonas esta ideología satanizante, constituyen el trasfondo que explica por qué es tan importante defender el aborto por encima de cualquier cadáver potencial. Las empresas que venden estas vacunas, que no sólo son del covid, sino de todo tipo y para todas las edades (niños y para la tercera edad) necesitan de millones de fetos que son diseccionados. En el documento al que me refería aparecen ejemplos que a continuación les describo de manera literal: “Una madre de 25 años había sufrido exposición a la rubeola ocho semanas después del último período menstrual. Desarrolló un eritema macular y linfadenopatía 16 días tras la exposición, y el virus de la rubeola se aisló de su nasofaringe el segundo día del eritema. Se provocó el aborto del feto 17 días después de la enfermedad materna y se diseccionó inmediatamente. Se obtuvieron cultivos de pulmón, piel y riñón, todos portadores del virus de la rubeola. Finalmente se seleccionaron los fibroblastos procedentes del riñón. Tras cuatro pases celulares, se extrajo el líquido sobrenadante con virus de la rubeola, el cual se inoculó en fibroblastos pulmonares WI-38, obtenidos del laboratorio de Leonard Hayfl ick. El feto abortado era el número 27”. “El feto tenía un desarrollo normal y la madre tenía 14 años. Se llevó a cabo un aborto provocado por no estar casada. La historia familiar de la madre y de su familia no indicaba nada anormal, según la información dada por el ginecólogo que llevó a cabo el aborto. Se extrajeron los pulmones del feto inmediatamente tras el aborto y se picaron con tijeras hasta conseguir fragmentos de 2 a 3 mm.” Cualquier parte les sirve, los cortan en pequeños fragmentos, emplean todos los órganos, incluyendo sus córneas y estudian los casos de aquellas madres que ha sufrido alguna enfermedad para saber si sus fetos abortados tienen los virus en los pedacitos, con tal de crear nuevas vacunas.

Éste es el sucio negocio que ocultan las autoridades y ministras tan interesadas en criticar a la primera ministra italiana y que las llaman fascistas y fachas, todo ello bajo la justificación de que va en contra de la igualdad entre hombres y mujeres. ¿Pero qué disparate es ése, señora y respetable ministra?

Resumiendo, el aborto es igual a utilización de fetos para el beneficio de muchos chiringuitos y empresas que emplean estos restos para fabricar y experimentar. Visto lo visto, así como el número de muertes, el goteo permanente de sus remedios mágicos, el acto del aborto se convierte en todo un ritual satánico, del mismo modo que se sacrifican a los niños en las misas negras, en este caso autorizando que el estado lo permita. Eso sí, hablar del derecho a la vida queda completamente censurado. ¿Es el estado de la muerte el que nos gobierna?

Artículo anterior
Artículo siguiente
Artículo relacionados

6 COMENTARIOS

  1. Es lo que vengo sosteniendo. «En estos días» de superciencia divina lo que se debería haber optimizado es la anticoncepción. Sin embargo esta apenas se menciona y lo que se FOMENTA (no DEFIENDE) es el aborto. Si sólo fuera para vacunas… la biotecnología, la ingeniería de tejidos, los suplementos «nutricionales» y cosméticos para la oligarquía, antropófaga, la investigación de todo tipo… Obviamente la demanda es inmensa. Y alguien, que no es la jaca «empoderada» preñada «involuntariamente» en alarde de incultura patosa, saca jugosa tajada de la compraventa de charcutería humana.

    Como siempre, al borrego mezquino se le vende su propia instrumentalización en forma de deseable conquista y beneficio egoico, con componentes de revancha y agitación, como les gusta a las turbas. Esas retrasadas neuróticas se preñan casi a propósito para «reivindicar» su derecho, poniendo en peligro sus vidas en el proceso y REGALANDO su material mientras se denigran como ser, quedando por debajo de cualquier hembra animal que conserva su instito intacto.
    Las carcajadas de la «élite» con su win/win/win son imparables.

  2. Mi opinión impopular es que es muy bueno que esta raza de víboras aborregadas desnaturalizadas deje de reproducirse. Lo ideal sería que se esterilizaran, o que se desarrollasen buenos métodos anticonceptivos que volviesen a fomentarse, ya que la masa sin cerebro sólo vive pendiente de lo que se «fomenta», como las ovejas viven pendientes de la voz del pastor y el movimiento del perro.

    A los que hay que cercar es a los traficantes, demandantes y compradores de esos restos. Aunque para horror de todos esos tienen planes B y C en países como Ucrania o Nigeria.

  3. Exacto vivimos en la cultura de la muerte en donde la vida no vale nada y menos la de un feto en el útero de su madre, los fetos son utilizados por esos desgraciados de las corporaciones farmacéuticas para fabricar vacunas con las que le introducen a quien se las ponen el ADN de otro ser inocente al que han dado muerte antes de salir del vientre de su madre. Todo lo hacen por nuestro bien, para protegernos de patógenos inventados, no para controlarnos como a un rebaño humano. Este mundo está lleno de maldad y quieren acabar con la humanidad, con algunos ya lo han logrado.

  4. Está sinvergüenza quiere hacer que todas las mujeres sean charos sicópatas y afganas pero sin burka… Españistan es una realidad.

  5. Feijoo también se ha hecho un fanático defensor del aborto,al parecer también está poseido por el bicho.

    Cuando las personas son tratadas como números,como reses,o como animales de granja,suena mucho a una tecnocracia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Entradas recientes

Comments