domingo, abril 21, 2024
InicioOpiniónLo que le faltó a Bukele

Lo que le faltó a Bukele

Cuando los amos del negocio bancario, allá por el año 1971, remataron el patrón oro y lo sustituyeron por el patrón deuda, podían prever, con un simple cálculo matemático, lo que les iba a durar el negocio. Si con el patrón oro se podía fabricar tanto dinero como oro se tuviera, con el patrón deuda se podía fabricar tanto como deuda se pudiera generar. Al fin y al cabo ¿qué garantiza un préstamo sino la firma del prestatario comprometiéndose a devolverlo? Desde entonces, basta la firma de un individuo en un contrato de préstamo para que el banquero pueda generar la cantidad de dinero que este le pide. ¿Y si el que firma es un gobernante comprometiendo a su país? Pues lo mismo, solo que lo llamamos “préstamo soberano”.

Hace poco, el presidente Bukele se preguntaba en la CPAC: Si cualquier gobierno puede financiarse con bonos soberanos, ¿Qué necesidad hay de cobrar impuestos? La respuesta bien podría ir de la mano de otra pregunta: Si no sabe para qué sirven los impuestos ¿Por que no prueba a eliminarlos en su país?

Bukele comprendió que los estados se financian pidiendo préstamos o emitiendo bonos de deuda, que viene a ser lo mismo, pues en ambos casos se comprometen a pagar intereses al banquero (Es decir, o bien piden préstamos que tendrán que devolver en un determinado plazo con intereses, o bien emiten bonos que compra el banquero y que le dan derecho a exigir, en un determinado plazo, lo que pagó por ellos más intereses). ¿Para qué sirven pues los impuestos? ¡Para pagar intereses!.. Ciertamente el banquero prestará a cualquier gobernante el dinero que este le pida pero le exigirá que aumente los impuestos en su país para poder cobrar su rédito. Cualquiera puede comprobar que la deuda asciende, en su país, a la par que los impuestos. Cualquiera puede entender que, con más impuestos, hay menos consumo. Cualquiera puede dar fe de que hoy pagamos tantos impuestos que se nos hace difícil, a la mayoría, llegar a fin de mes.

Cuando los amos del negocio bancario implementaron el dinero deuda, podían prever con un simple cálculo matemático que llegaría el día en el que los impuestos serían tan altos que harían colapsar el sistema económico que ellos mismos idearon. Si hoy la extracción impositiva es del 70% significa que solo es nuestro el 30% de la riqueza que generamos, y que nuestro poder adquisitivo decreciente está obligando a muchas empresas a cerrar.

Son los mismos amos del negocio bancario los que han previsto, con simples cálculos matemáticos, que para el año 2030 los intereses igualarán el 100% de nuestros ingresos, lo que determinará la paralización total de la economía. Si todo lo que ganamos lo dedicamos a pagar impuestos y sanciones ¿Qué podremos gastar? Nada. Es por eso que, eufemísticamente, nos sueltan aquello de “No tendrás nada y serás feliz”.

Cuando los amos del negocio bancario implementaron el dinero deuda, sabían que llegaría un día en el que, a causa de los impuestos, muchas personas (también mujeres), tendrían problemas para adquirir los productos más básicos, y sabían que habría revueltas sociales. En ese momento estamos, y es por ello que, los mismos que decidieron cambiar el patrón oro por el patrón deuda, también decidieron cambiar el patrón deuda por una dictadura mundial, a fin de conservar sus privilegios tras el colapso. A esa dictadura la llamaron Nuevo Orden Mundial. Si lo planearon todo desde el principio o son torpes con las matemáticas es ya una cuestión que carece de importancia.

Artículo relacionados

4 COMENTARIOS

  1. Hablar de Bukele y no hablar de bitcoin no tiene sentido.

    Bitcoin rompe el monopolio de los bancos centrales, desfinancia a la gran mafia que gobierna el mundo y les quita el poder.
    Y mientras le hacemos la guerra a los psiopatas nos hacemos ricos. ¿Que mas se puede pedir?

    El que tenga cerebro que se ponga a leer sobre bitcoin como si su vida dependiera de ello porque un solo bitcoin va a valer varios millones de euros.

  2. Bukele tiene ínfulas Stalinianas,ojo con el…que de bueno no tiene nada quién hace campos de concentración.No hay que fiarse de ningún político,son todos masones y de otras sectas satanicas.Al poder no llega nadie normalito…

  3. Judíos sionistas sin duda.

    Por ejemplo este bicho hijodeputa:
    Mikael Dolsten, científico jefe de Pfizer, es un judío de Suecia. (Imágenes de Pfizer / Getty)

    Cuando Mikael Dolsten, el científico jefe de Pfizer, escuchó la noticia la semana pasada de que la vacuna COVID-19 que ha estado ayudando a desarrollar durante la mayor parte de un año tenía más del 90% de efectividad…de LETALIDAD,lo celebraron.

    Desde la industria del porno hasta la banca y las multinacionales farmacéuticas,son todo empresas de los judíos sionistas,cuyas principales víctimas somos los Católicos y los Cristianos en general.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Entradas recientes

Comments