martes, junio 25, 2024
InicioOpiniónEstampas borbónicas. Pobreza e infancia

Estampas borbónicas. Pobreza e infancia

Por Alfonso de la Vega 

“Lo que hicisteis a uno de estos pequeños, conmigo lo hicisteis” (Mateo 25 40)

Avanza sin freno institucional el socialismo en el desolado reino filipino y en consecuencia aumentan la corrupción, la traición, la esclavitud, la pobreza, la mentira y la desesperanza. Hoy cabe hablar de la pobreza que acompaña a la ya indisimulable miseria moral del reinado de don Felipe.  Un desempeño de calamidades crecientes que tiene toda la pinta de que de seguir así va a terminar en auténtica catástrofe. Pero se notan los logros del socialismo posmoderno, pilar fundamental del Régimen.

El riesgo de pobreza aumenta. El Instituto Nacional de Estadística de España, (INE), en un informe publicado el pasado 26 de febrero, encontró que la situación seguía degradándose. En resumen, según la «Encuesta de Condiciones de Vida (ECV), Año 2023. Resultados definitivos:

  • El porcentaje de población en riesgo de pobreza o exclusión social aumentó hasta el 26,5%, desde el 26,0% de 2022.
  • El porcentaje de población que se encontraba en situación de carencia material y social severa aumentó hasta el 9,0%, frente al 7,7% del año anterior.
  • El ingreso medio por persona alcanzó los 14.082 euros en 2022, con un crecimiento anual del 8,3%.
  • El 9,3% de la población llegó a fin de mes con “mucha dificultad”, frente al 8,7% de 2022.»

El INE señaló el alarmante porcentaje de españoles que viven en “graves privaciones materiales y sociales”, como aquellos que no pueden vacacionar al menos una vez al año, comprar carne, pollo o pescado cada dos días, o calentar sus hogares en invierno.

El 37,1% de los hogares no podrá hacer frente a gastos imprevistos, frente al 35,5% en 2022, y el 33,1% no podrá permitirse unas vacaciones fuera de casa durante al menos una semana al año. Cerca del 30% de los españoles no puede reponer sus muebles viejos o estropeados, el 20,7% no puede calentar su casa en invierno y el 13,6% ha retrasado el pago de los gastos relacionados con la vivienda o las compras a crédito o a plazos.

«La tasa AROPE –porcentaje de población en riesgo de pobreza o exclusión social– se situó en el 26,5% de la población residente en España en 2023, frente al 26,0% del año anterior. Dos de sus tres componentes mejoraron: la tasa de riesgo de pobreza relativa y el porcentaje de población con baja intensidad en el empleo. Por el contrario, empeoró el porcentaje de población con carencia material y social severa

Una de las consecuencias más dramáticas del aumento de la pobreza es la situación de la infancia afectada.  Según datos de UNICEF en la UE hay habría unos 20 millones de niños, o una cuarta parte del total, en la pobreza y el riesgo de que niños y adolescentes queden excluidos de la sociedad. El reino de España es el país de la UE con mayor tasa de pobreza infantil. También muestra malos resultados en fracaso escolar sobre todo en las regiones de dictadura nacionalista en que se persigue la lengua española pese a ser la materna.

El cínico socialista fabiano de lord Keynes explicaba que “si quieres vender algo, debes crear tu propia demanda”. La mercancía en este caso son los niños pobres o en familias desestructuradas o vulnerables. Un «mercado» creciente que hoy constituye una estupenda oportunidad de negocio para mafias de todas clases gracias al envilecimiento que ronda lo criminal de muchas instituciones y a la oportuna ronda de subvenciones destinada a su explotación con pretextos filantrópicos.

Según la denuncia del Padre Teodoro de El Escorial de la que ya se hizo eco EsDiestro el pasado diciembre solo en España habría unos 70.000 niños que han sido quitados a sus padres por las instituciones españolas. Un negocio que se basaría en el uso fraudulento de una ayuda europea a todas las familias vulnerables de Europa pero que en la práctica ha resultado apropiada por ciertas instituciones. Fraudulento o astuto, que a estas alturas ya casi nada escapa a los usureros monopantos como para que no desconfiemos de la supuesta bonhomía de la oligarquía.

En efecto, por lo que se ve adquirir niños pobres se ha convertido en un suculento negocio. Según el P. Teodoro, la UE ofrece 68.000 euros por cabeza a cada centro de acogida y otros 9 o 10.000 mensuales de «bono social» para cuidado y manutención de cada niño. De modo que en España actúa una mafia de Estado, gestionada por los servicios sociales que empezó en Valencia y se ha ido extendiendo durante los últimos años. La trama mafiosa emplea informes de desamparo falsificados para justificar lo que en realidad pudiera calificarse mejor de secuestros institucionales.

Cabe recordar el escándalo socialista de prostitución de menores por el que fuera condenado el depravado marido de la dirigente feminista roja valenciana Mónica Oltra. O el de madame Armengol, dirigente socialista balear, heroína también de la lucrativa especulación con las mascarillas y aupada por sus reconocidos grandes méritos a la tercera máxima autoridad de la Monarquía. En realidad, el «secuestro» moral e ideológico de los niños para alejarlos de sus familias es un ideal del socialismo actual como bien explicaba la satánica ministra Celaá, hoy ilustre embajadora del Reino ante el no menos ilustre Bergoglio.  Una trama oscura, satánica y corrupta, como propia de los actuales dirigentes.

El P. Teodoro no es el único de los denunciantes. Ni es solo en España, ni la pobreza el pretexto o «razón» o la única causa de estos secuestros. Se trata de un terrible drama universal con distintas variantes y relacionado con toda clase de mafias y delincuencia. En todo el mundo una parte de estos niños termina desapareciendo. Además de las redes de prostitución en complicidad con ciertas corruptas autoridades cabría especular con su desgraciado destino para tráfico de órganos, pederastia, rituales de magia negra o incluso canibalismo.

El año pasado se estrenó una emocionante película Sound of Freedom en la que se narraba un caso real contado de rescate de niños secuestrados no por instituciones oficiales sino por una mafia criminal con líneas de negocio especializadas en estos menesteres. Narra un hecho real, la tremenda aventura de un héroe solitario Timothy Ballard que renuncia a su trabajo oficial como agente de la CIA para tratar de salvar a un grupo de pobres niños desamparados de las garras asesinas de los traficantes.

Un horror sin paliativos que desagarra la conciencia moral de toda persona de bien y supone una tremenda acusación para quienes están en condiciones de evitarlo o paliarlo y pese a ello no lo hacen.

EsDiestro
Es Diestro. Opinión en Libertad
Artículo relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Entradas recientes

Comments