martes, julio 23, 2024
InicioOpiniónColaboradoresLa fuerza del amor y la palabra

La fuerza del amor y la palabra

Romae homines ut huis dignitas sit pugnabant. El valor de la palabra, de la garantía de la voluntad y de la búsqueda de la verdad van al unísono. Sólo con la valentía y el coraje se pudo crear un imperio como el de Roma y sólo con el arrojo y la fuerza un país como España puede recuperarse de su infierno y su destrucción, creados por la agenda 2030 y la aseveratio de personas compradas como trapos podridos por un miserable poder.

Nuestro país va camino de la deriva desde hace años y los españoles lo han permitido, dejando atrás la fuerza de los sueños de un pueblo que está amordazado por su propia cobardía, mientras el hambre lo amenaza. Primero fue la plandemia, luego el feminismo, después el LGTBIQ+ y ahora el agua y sector primario, con el fin de apropiarse de todos sus recursos y transformar España en el gran productor europeo de energía solar, el plan de Blackrock, que es lo mismo que decir los Rothschild. Pero para eso hay que cargarse la agricultura y la ganadería y los trabajadores de este sector ya están hartos y con justísima razón. Además, la dictadura se ha instaurado en la política, en los propios partidos y en su modus operandi, practicando la corrupción a unos niveles descarados, fuera de control y sin importar la población. Si hay que vender a la madre para sostener el cargo se hace. Se hace honor así a la pestilencia más nauseabunda imaginable, propia del infierno que huele a carne aún sin ser condenada.

Al gobierno le crecen los enanos por todas partes y parece que le da igual. Europa y su parlamento desea investigar la relación entre el mafioso Puigdemont y sus otros amigos rusos del mismo tipo, la ley para amnistiar a terroristas y delincuentes nacionalistas están encallada y no saldrá, España está tan endeudada que prácticamente nuestro país vive bajo un régimen hipotecario, vigilado por la International Exchange Commission  desde 1933, la clase media está desapareciendo, la pobreza se convierte en regla  y las leyes parecen propias de una dictadura y no de una democracia del primer mundo. Los españoles hemos permitido, repito, todo esto: el cambio climático con los chemtrails, la alteración de la atmósfera durante años, de los ciclos de lluvia, las sequías permanentes y una legislación europea que quiere vender todos los recursos a las grandes multinacionales que controlan a todos los países de la zona y que dice a sus gobiernos qué medidas se deciden. ¿Quién soporta todo esto? ¿Hasta cuándo vamos a soportar semejante dislate, traición al espíritu de los españoles y de nuestros hijos? ¿Justifican estas leyes tan modernas y una actitud pacífica, total da igual o nos deberían de hacer reaccionar? Ya no se trata de un simple conflicto, sino de la imposición de una agenda que no hemos votado y que muchos no queremos.

No es extraño que ni los sindicatos mayoritarios ni ciertos personajes estén detrás de la protesta que está cerrando ciudades enteras, siendo una especie de sinergia mágica la que se activa y hace que miles de ganaderos y agricultores se junten, hagan una piña y decidan concluir que “hasta aquí hemos llegado”. El gobierno español, en una actitud completamente hipócrita, señalando que “se manifiestan porque están siendo afectados por el cambio climático” (la misma cantinela de siempre, repetida hasta por Úrsula Von der Leyen en el parlamento europeo, como si no hubiese otra explicación posible ante la sorprendente reacción del pueblo, al que creen estúpido y cobarde), critica estas acciones lógicas bajo la excusa de que los organizadores son de extrema derecha. No deseo insultar en este artículo, flaco favor le hago a mentes de tan baja vibración, cuyas palabras no entienden, ni las propias. Simplemente no entienden porque viven en su propia burbuja y cuando el resto de la humanidad les grita a los oídos es porque pasan hambre y un pueblo hambriento, uy, qué peligroso puede ser.

A pesar de que la violencia no es el modo de resolver los conflictos, siendo ideal que nos sentemos todos a hablar ante un delicioso café orgánico con panela y un croissant, en casos extremos, cuando la economía está siendo arruinada aposta y por órdenes externas (no me refiero a la UE ni a la Comisión europea, sino a las multinacionales y a los oscurisimos intereses que mueven los hijos de la política mundial desde hace siglos), entonces no nos queda más remedio que dar un puñetazo encima de la mesa, aunque suene brusco y para algunas personas con la piel muy fina les resulte violento.

El gobierno español juega a ser Dios, Pedro Sánchez presume de Rey sol, de figura intocable y divina y hará lo que tendrá qué hacer (en su delirio de grandeza, tan peligroso para el resto de los mortales), debiendo enfrentarse a la realidad de que es un simple mortal de carne y hueso y que nadie en este mundo se libra de la balanza de la justicia. Y no me refiero a la que imparten los jueces, sino a la que responde al sentido común y a la verdad, que es mucho peor y más exprés. El gobierno de España no puede enfrentarse al pueblo que supuestamente lo eligió (que en realidad fue engañado con resultados irreales) y se debe a éste. Los sectores de la sociedad van tomando conciencia de la situación, conforme se va calentando el agua y la gente ya empieza a sentir cierta incomodidad y poco alivio, ya no es posible silenciar los rumores de la prensa alternativa, los comentarios críticos de X ni las protestas de personas que comienzan a ver que nuestro régimen no sólo no nos representa, sino que se comporta como nuestro enemigo.

Dura tesitura, tanto para nosotros como para los que están para recibir órdenes como buenos autómatas, que mandan a las fuerzas de seguridad para que sigan seguros como hasta ahora, mientras el resto sufre cada vez más. Los frentes contra Sánchez se multiplican y su poder se rompe en mil pedazos mientras a los españoles empiezan a sangrarles los pies porque nos dejaron sin zapatos. Habremos de hacernos fuertes, aguantar el dolor de la batalla y aceptar que estamos en guerra y que ellos son nuestros enemigos. No hay que pagarles con la misma moneda, hay que echarlos fuera o hacer que se larguen por inútiles, zafios, vulgares, irresponsables y, no pocos de ellos, psicópatas y enfermos. 

Llegó la hora de reaccionar y de unirnos. ¿Vamos a luchar por una verdadera democracia, no las que nos vendieron en 1978?

Artículo relacionados

1 COMENTARIO

  1. Alabado sea Dios por fin alguien ya lo entiende.
    Es lo que llevo repitiendo hasta la saciedad que no estamos en una normalidad democratica y que hay que decirles bien claro que no son autoridad y que somos nosotros los que mandamos no ellos. Nadie quiere la via violenta pero por desgracia la fuerza se va a tener que ejercer porque es el unico lenguaje que tienen y temen. Ni son Dioses, ni nuestros amos y en modo alguno tienen el monopolio de la fuerza o violencia como dicen algunos imbeciles porque el monopolio lo tiene el Pueblo no ellos. Es una autentica verguenza ver repetir como loros a los sindicatos policiales que ellos tienen el monopolio de la violencia, lo que traducido significa te puedo moler a palos que somos los unicos que podemos hacerlo a lo que les repondo me moleis a palos porque estais armados y son las armas no la Legitimidad la que os da cierta ventaja no el monopolio. El día que el pueblo se levante que vais a hacer con vuestras armas a ver si entendeis de una jodida vez que si un policia pega a alaguien ese alguien se la puede devolver ese es su Derecho, lo que no es vuestro Derecho es ir de matones 2030 que esa es otra, estais colaborando con el crimen organizado y tarde o temprano el pueblo os juzgará. Y no no sois autoridades sois representantes o agentes de la autoridad es decir agentes del pueblo no de ellos ni estais por ecnima de nosotros por mucho que digan vuestras prevaricadoras y fraudulentas leyes que nadie ha legitimado. Teneis un problema mental muy serio pero muy serio o sois cortos de entendederas como les pasa a los de la toga que dicen que sus sentencias son de obligado cumplimiento aunque le destrocen la vida o provoquen su muerte por el camino de inocentes, todo esto se ha acabado ya y cuanto antes lo entendais mejor para vosotros. Ahora es cuando el Pueblo va a recuperar el poder y la libertad que de manera fraudulenta le robasteis. Cuando se habla de ULTIMA RATIO o intervención minima o proporcionalidad con respecto a las actuaciones en cuanto al delito de que cojones pensais que se esta hablando porque los Derechos inalienables (inviolables) son sagrados. sagrados señores. Y una cosa es que se condene a criminales y otra es que os saqueis leyes de la manga para tocar los cojones eso es ya muy distinto y de paso que se lucren los abogados, jueces y fiscales y los cuerpos de seguridad a que si majetes ¿pero de verdad os creis que somos tan tontos?. Nuestra libertad esta comprada con la sangre de nuestros ancestros y de la misma manera quien ose quitarnosla pagara el precio en sangre que le corresponda y ese precio en sangre puede ser enfermedad, ruina y muerte pero vosotros seguid, seguid sin reconocer y rectificar vuestros errores porque vais a llorar lagrimas de sangre porque las deudas tarde o temprano se pagan y a veces se pagan más caras a la hora de cobrarlas. Y esto es mundial esto no es una revuelta de cuatro locos no, esto es una revuelta mundial que va a crecer y es imparable y jugar con el karma haciendo daño no solo no compensa sino que es terriblemente peligroso.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Entradas recientes