miércoles, abril 24, 2024
InicioOpiniónColaboradoresEl lobby de los fariseos o el gangsterismo Kosher en Estados Unidos

El lobby de los fariseos o el gangsterismo Kosher en Estados Unidos

El Comité de Asuntos Públicos Estados Unidos-Israel AIPAC (American Israel Public Affairs Committee) es el punto de encuentro de los intereses del complejo militar-industrial (Pentágono) y su poderoso Kahal financiero súper capitalista de Wall Street donde los intereses de Estados Unidos e Israel coinciden perfectamente.

En las últimas décadas, las acciones imperiales de Estados Unidos en Medio Oriente han ido a favorecer a Israel, quitándose a enemigos pesados como Irak, Siria y Libia y acercándose a países estratégicos del mundo arabe como Egipto, Arabia Saudita y EAU. La élite norteamericana está cooptada por los lobbies, la inteligencia y los multimedios de Israel, mediante el chantaje sexual y de la vida privada. Para esto fueron reclutados los judíos Jeffrey Epstein y Sumner Redstone, permitiendo este último filtraciones de los multimedia del grupo Viacom, Nickelodeon y otros medios en Hollywood

A este respecto, los propios fundadores de los grandes estudios hollywoodienses fueron todos judíos, inmigrantes europeos que habían viajado a la tierra prometida en busca de nuevas oportunidades, adoptando Norteamérica de forma feroz. El cine se convirtió en el vehículo idóneo que les ayudó a integrarse como ciudadanos americanos y a alcanzar un estatus social. Un imperio inventado por hebreos grandilocuentes, megalómanos y arrogantes. Numerosos famosos de este mundo del entretenimiento tienen una conexión muy fuerte con Israel. Para dar un ejemplo, Daniel (Jacob) Radcliffe, actor de Harry Potter es hijo de madre judía.

Igualmente, el mundo turbio de los casinos y de la pornografía son industrias muy judías. La pornografia es hija menor de Hollywood y al principio, a comienzos del siglo 20, no existía sobre ella regulaciones legales y no existía trabas sociales contra el ingreso de judíos. Reuben Sturman fue considerado el Walt Disney del Porno de la posguerra y creador de los peep-shows. En la revista Playboy, fundada a mediados de los años 1950, el control de los judíos sobre el equipo editor estuvo totalmente claro desde el primer día. La mayoría de los actores porno masculinos en los años setenta y ochenta eran judíos (Ron Jeremy, Steven Hirsch) mientras que las mejores actrices eran católicas. El cine, podía canalizar los deseos de liberación y jutzpa (atrevimiento) que llevaba reprimiendo este colectivo en una Europa antisemita. En palabras de Alvin Goldstein, ex-director de la revista Screw, la pornografía se convirtió en una sutil venganza contra la sociedad y moral cristiana. Los judíos la difunden con el propósito de contaminar la cultura cristiana y destruir los valores estadounidenses. Según Alvin, ‘La única razón por la que los judíos juegan un papel en la industria de la pornografía es porque odiamos a Cristo”. Este odio reaccionario contra los cristianos sigue hoy a través de Michael Lucas, el mayor productor de cine porn gay y gran sionista. En cuanto a Jenna Jamison, la reina del porn, se convirtió al judaísmo tras su matrimonio con el diamantero israelí Lior Bitton. Para el director James Deen, el judaísmo fue básico para el desarrollo de su carrera porque le enseñó a criticar al estamento, ya que en esta religión y cultura, el sexo incluso puede llegar a ser un mitzvah (mandamiento) y estar en esta industria no implicaba ser excomulgado de su pueblo. 

En la actualidad, dentro del sionismo, existe una fractura : por un lado, tenemos a los nacionalistas liderados por Netanyahu, la mafia rusa-israelí y algunos sectores bancarios como los Rockefeller o por otro, tenemos a Soros, gran parte de los multimedios y del sector bancario, embriagados de globalismo. Como ejemplo, Janet Yellen, la primera mujer en ocupar el cargo de secretaria del Tesoro de los Estados Unidos apoya el globalismo de las instituciones financieras y la apertura al mercado chino.

MAMAA hace referencia a las empresas tecnológicas más importantes y destacadas del mercado actual: Meta, Amazon, Microsoft, Apple y Alphabet. 

Numerosos empresarios de origen judío sobresalen actualmente en este sector: Mark Zuckerberg, creador de facebook, Sergei Brin y Larry Page, informáticos creadores del buscador Google y de la empresa Alphabet, Steven Anthony Ballmer, inversor multimillonario que fue director de Microsoft (2000-2014), Larry Ellison, creador de Oracle Corporation: proveedor mundial de software para administración de información, Sam Altman, creador de la empresa de Inteligencia artificial OpenAI. Todos estos hombres de negocios trabajan para y de la mano del sionismo internacional. 

Abraham Henry Foxman es un abogado y activista estadounidense. Se desempeñó como director nacional de la Liga Antidifamación (ADL, organización judía fundada por la B’nai B’rith en 1913) de 1987 a 2015 y es actualmente director nacional emérito de la Liga. En cuanto al Comité Judío Estadounidense AJC, se fundó para ampliar el liderazgo de esa élite y presentar una posición unificada de judíos estadounidenses en la Conferencia de Paz de París (1919).

A pesar de ser uno de los hombres más buscados por los Estados Unidos, se sabe que Semion Mogilevich, ucraniano de ascendencia judía, mantiene una buena relación con Putin (compinche de Trump) desde hace 30 años. Es el gran jefe de las mafias rusas llamadas también Bratva (hermandad) y su principal banquero. Actualmente reside cómodamente en Moscú pese a que está en la lista de los más buscados de la Interpol y del FBI, dado que Rusia no tiene tratado de extradición con los Estados Unidos. De hecho, organizaciones judías en Estados Unidos como la Liga de Anti-difamación han presionado a las agencias policíacas para ponérselo fácil a sus parientes de las bandas de criminales judías, declarando que cualquier publicidad asociada con investigaciones o arrestos sería fomentar el antisemitismo y llevaría al público a protestar contra la entrada continuada de estos gángsters en los Estados Unidos procedentes de la Unión Soviética como refugiados. Realmente es a través de la comunidad ortodoxa judía (rabinos) donde los gangsters de la Kosher Nostra obtienen sus conexiones más útiles. A principios de los noventa había un núcleo de unos 5,000 duros delicuentes judíos de la antigua Unión Soviética que operaban exclusivamente en el área de Nueva York. Eso era más que los miembros de todas las familias de la Mafia italiana en los Estados Unidos. De hecho, la mafia judía no es un fenómeno exclusivamente neoyorkino. Una de las bandas más importantes fue la “pandilla púrpura” de Detroit. Cientos de billones de dólares de capital ruso son sacados fuera del país todos los años por los judíos en un saqueo continuo. Cuando el gobierno americano, a través del Fondo Monetario Internacional, envía billones de dólares en préstamos a Rusia, simplemente desaparecen. Las ardillas judías se lo llevan. 

Además, ¿Por qué todo el servicio de ambulancia en Brooklyn está dirigido por la mafia rusa? Los mafiosos judíos tienen muchísimo más dinero a su disposición para corromper el sistema del que los italianos alguna vez tuvieron. De hecho, la razón por la que el FBI repentinamente hizo un esfuerzo por desarticular la Mafia italiana fue para hacerles sitio a los judíos. Con la engañosa Perestroika puesta en marcha por el farsante Mikhail Gorbachev (sicario de la KGB cuyo verdadero nombre hebreo es Moshes Khan), el Imperio Soviético entró en un astuto proceso de metamorfosis para evitar la insurrección popular anticomunista. Desde entonces, todas las estructuras creadas por el régimen socialista-colectivista pasaron al control de la mal llamada mafia rusa y verdadera mafia judía que desde Rusia, tiende sus tentáculos sobre los Estados Unidos. No sólo controla el tráfico de drogas existente entre Rusia y los Estados Unidos (pasando por toda Europa) sino que también controla una red de prostitución infantil y juvenil con destino a los burdeles de Israel. Pero el Poder de Sión ha ordenado a sus lacayos de la prensa, la radio y la televisión que guarden un silencio absoluto sobre esta noticia e incluso ha obligado a las autoridades federales a poner en libertad a los rabinos detenidos, para que sean juzgados según las leyes talmúdicas por la Suprema Corte Rabínica de América en vez de por los Tribunales de Justicia. Por su parte, el judio Bob Iger, CEO de la empresa Walt Disney puede seguir lavando el cerebro a los niños a lo largo y ancho del planeta, con sus imágenes subliminales y sus métodos MK ultra.

Claire Gruié
Francesa afincada en Madrid desde hace 20 años. Docente del idioma francés. Se interesa en la "revelación de los últimos tiempos" intentando desvelar las verdades ocultas al público y exponer las mentiras, sobre todo, en el ámbito eclesiástico. Colabora con el periódico digital ÑTV España donde escribe artículos desde septiembre del 2021.
Artículo relacionados

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Entradas recientes