lunes, febrero 26, 2024
InicioOpiniónColaboradoresSobre el horror en Gaza

Sobre el horror en Gaza

Artículo de Alfonso de la Vega

 “Gaza se está convirtiendo en un cementerio de niños” (Antonio Guterres, Secretario General  de la ONU)

La cuestión del judaísmo es una de las que suelen ofuscar ciertas mentes y destemplar más los corazones carentes de un poco de empatía o piedad hacia las personas, sean las que sean, que sufren las consecuencias del fanatismo, la ambición, la hipocresía o la codicia de los poderosos. Sin embargo, como dice Vicente Risco, uno de los autores españoles que mejor han tratado el tema del judaísmo desde un carácter holístico o multidisciplinar, es verdad que en cualquier lugar o época histórica, desde que hace unos cuatro mil años Abraham al frente de una tribu de pastores mesopotámicos salió de Ur, allí donde haya habido una población judía importante existe el impropiamente llamado “antisemitismo”. Impropio porque ahora se suele referir a los askenazis de origen khazaro, caucásico o centroeuropeo y no a los sefarditas descendientes lejanos de la diáspora de Palestina, que sí tienen carácter semita junto con árabes o palestinos.

El sionismo es un movimiento político que emplea el judaísmo como nacionalidad más que como religión. Así lo explica Teodoro Herzl, uno de sus pioneros:”la cuestión judía existe, no es una cuestión religiosa ni social, es una cuestión nacional.”  Como remedio proclama “la necesidad de un Estado judío independiente”. En África, América, Europa o la propia Palestina aunque no necesariamente pues lo importante era montar un Estado para los judíos. Los sionistas son gente que no deseaba la progresiva asimilación dentro de la sociedad nacional respectiva patrocinada por la Haskalá, el intento de integración de los judíos europeos con el mundo secular tras la Ilustración, dando lugar al primer movimiento político judío y la lucha por la emancipación. La división de la judería askenazí en varios movimientos políticos o religiosos, se dio históricamente como una reacción contraria a la Haskalá. Y muchos sionistas son ateos, comunistas, o tienen una concepción materialista, no religiosa, del hombre y de la Historia. Lo que no empece que el sionismo haga las veces de un sustituto religioso y mantenga un cierto carácter racista, mítico, emotivo e irracional. Aquí, el supremacismo racial ario de los nazis se sustituye por el judío.  Como el invadir territorios vecinos para obtener mayor espacio vital, el lebensraum de los nazis, es adoptado por el Estado sionista.

La llamada “solución final” tergiversada en su inicial alcance más bien consistía en buscar un territorio conveniente donde asentarse para formar un Estado sionista. En marzo de 1943 ironizaba el siniestro Goebbels: “¿Cuál será la solución de la cuestión judía? ¿Se creará un día un Estado Judío en un territorio cualquiera? Lo sabremos más adelante pero es curioso constatar que los países cuya opinión pública se decanta a favor de los judíos rehúsan siempre el acogerles.” Por razones de conveniencia histórica británica se termina implantando en Palestina. En todo caso el nuevo Estado ya desde sus orígenes va manifestar su tendencia racista, expansionista y de desigualdad ante la ley. Y a convertirse en foco permanente de violencia y desestabilización política, económica o social.

Para lograrlo y ampliarlo los sionistas van a actuar recurriendo a la violencia perpetrando matanzas de grupos terroristas como el del más tarde primer ministro Menajem Beguin volando el Hotel David en Jerusalén y causando un centenar de muertos. Y luego asaltando una aldea palestina asesinando a más de otro centenar de civiles indefensos. Cabe recordar también, entre otras acciones, el asesinato en 1948 del mediador de la ONU el conde Bernardotte y su asistente el coronel Serot.  Y anteriormente, en otro acto terrorista, a lord Moyne Secretario de Estado británico en Egipto quien había tenido la tamaña osadía de decir en la Cámara de los Lores que los judíos no eran descendientes de los antiguos hebreos bíblicos y que no tenían reivindicación legítima sobre Tierra Santa.

“Palestina nos ha sido dada por Dios”

No obstante, es muy importante comprender que el judaísmo ultra-ortodoxo con sus pretensiones basadas en la Biblia de un modo paradójico va a servir los intereses de dominación del sionismo laico o ateo. En efecto, resulta una paradoja no siempre bien entendida que los sionistas ateos o laicos se apoyen en las tesis ultra-ortodoxas más fanáticas para reforzar la idea de su supuestos derechos sobre Palestina dados por Yavé.

En el Génesis (XV, 18) se afirma que: “en aquel día hizo el Señor un pacto con Abraham diciendo: a tu descendencia doy este país desde el río de Egipto hasta el Éufrates”.

La figura de Yavé no deja de ser chocante y encaja mal en nuestra idea de la divinidad. A juzgar por lo indicado en muchos textos bíblicos se trataría de un personaje celoso, caprichoso, contradictorio, vengativo, que en ocasiones se muestra en forma humana o en una “nube”, al que le gustaba derramar sangre y provocar grandes matanzas, incluyendo, mujeres, ancianos y niños. Lo que en términos actuales modernos se podría llamar un fanático genocida. Lo opuesto a lo que se nos trasmite en el Nuevo Testamento.

Pero Yavé había prometido a “su pueblo elegido” su apoyo a la invasión de territorios ajenos. De modo que, claro es, no hay Derecho internacional ni de gentes que valga contra tal donación “divina”.

La mitología sionista mantiene y se apoya en el oscurantismo religioso. Si se suprimen conceptos como «Tierra prometida» o «Pueblo elegido» el sionismo actual se debilita. De modo que pese a que la mayoría de la población sea laica o incluso atea paradójicamente necesita proteger y reforzar la autoridad de los partidos o grupos religiosos que le legitiman.

Un sectarismo que es consustancial a la naturaleza y práctica del Estado sionista. Y de cuyas funestas consecuencias ni siquiera se libraría su primer ministro Isaac Rabin, asesinado en 1995 por un sionista fanático opuesto a los acuerdos de paz de Oslo.

La barbarie actual en Gaza

En la estrecha franja de Gaza, la antigua Filistea, se amontonan en condiciones lamentables unos dos millones y medio de personas. La tan sospechosa Hamás ataca desde Gaza de forma feroz y despiadada y con incomprensible éxito dado que, pese a que varios servios secretos ya habían avisado a los de Israel de la inminencia de una operación violenta, la frontera estaba extrañamente abierta y desguarnecida. Netanyahu que estaba contra las cuerdas por su corrupción y despotismo se beneficia del tan oportuno suceso y se disfraza de estadista salvador.

Ahora continúa la matanza perpetrada por el Estado de Israel contra la población civil indefensa de Gaza. Según estadísticas macabras no confirmadas estaríamos ya en torno a unos diez mil muertos, la mayoría niños, mujeres y ancianos. La venganza destructora sionista no se para siquiera en hospitales o templos cristianos o musulmanes.

La explicación de esta violencia contra la población civil no es casualidad ni obedece solo a su condición de invasor, se encuentra en la propia historia del pueblo judío.

De acuerdo con revelaciones de carácter reservado o secreto, o incluso de ciertas manifestaciones públicas de autoridades israelíes, o de extrañas gestiones financieras en Qatar, existiría una íntima relación entre la inteligencia del Estado sionista y Hamás. Probablemente similar a las hoy mejor conocidas de las cloacas del imperio con Ben Laden, Al Qaeda, ISIS, talibanes, lobos solitarios o Hermanos musulmanes. Tinglados que permiten repetir el famoso esquema “Acción, reacción, solución” a  beneficio y granjería de intereses inconfesables.

Desconozco si se trata de una maniobra de un Netanyahu que iría por libre para evitarse su destitución y procesamiento, o bien, al contrario, forma parte de otra tremenda en el marco más amplio del deep state y la plutocracia globalista en defensa desesperada del dólar y del mismo  imperio. Y, lo no logrado hasta hoy en Ucrania que pinta mal para los intereses imperiales, se trataría de provocar una guerra internacional generalizada, acaso el famoso apocalíptico Armagedón, monte situado no muy lejos, al norte de Gaza donde supuestamente se habría de librar la batalla definitiva entre el Bien y el Mal.

Es tremendo lo que sucede en esa tierra prometida de Yavé, que parece maldita y llamada al odio, el fanatismo y la violencia permanentes. Donde otrora vagaban las tribus hebreas con sus ganados, luchando contra otros pueblos antes residentes o entre sí. Pese a los deseos de Yavé se formaron sendos reinos según cuenta el profeta Samuel allá donde el mismo Yavé exigía crueles sacrificios para satisfacerle. En un escenario atormentado en el que luego la figura sublime del Salvador trataría de difundir un mensaje de paz, de piedad, de amor allí donde sólo había fanatismo, desolación y violencia. Pero triste destino fluir desde la serenidad vital del lago de Tiberíades hasta terminar en la esterilidad del mar Muerto. Unas décadas después del asesinato del Salvador el emperador romano Tito arrasaría Jerusalén.

Hasta ahora el Occidente abducido apenas se compadece del sufrimiento causado a tantos inocentes. “Gaza se está convirtiendo en un cementerio de niños” confiesa Antonio Guterres, Secretrario General  de la ONU. En buena parte gracias a que la actual civilización occidental se encuentra condicionada o parasitada por el sionismo que lo provoca. 

Pero no vale ver el espectáculo desde la barrera. Entre otras razones además de las humanitarias porque nuestros dirigentes las han derribado y la aplicación del lebensraum como parece sucederá en Gaza provocará emigraciones y cabe barruntar que una nueva diáspora palestina provocada por la represión sionista termine invadiendo los países del sur de la UE.

EsDiestrohttps://eldiestro.info
Es Diestro. Opinión en Libertad
Artículo relacionados

1 COMENTARIO

  1. Es un genocidio como tantos otros.
    La ONU es una organización de hipocritas que permite y ejecuta genocidios.
    Si queda alguien decente deberían empezar a detener a esos que manejan el mundo en ONU etc.
    Pero si en algo aciertan estos psicopatas la culpa es nuestra, pero por no parar esto a tiempo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Entradas recientes