jueves, febrero 29, 2024
InicioOpiniónColaboradores¿Naturaleza o desempeño de las instituciones?

¿Naturaleza o desempeño de las instituciones?

Artículo de Alfonso de la Vega

Una de las más raras peculiaridades de la actual catastrófica situación actual es la de cierta “derecha” borbónica complaciente.  Según sus sesudas teorías sabiamente enmucetadas, el Rey no podría hacer nada aunque quisiera para impedir no ya solo el asesinato de la constitución mediante infame estocada pescuecera mete y saca sino, lo que es peor, la mismísima pepitoria nacional.  La ruina y balcanización criminal de España.

Dicen que estamos en una Monarquía parlamentaria de modo que el papel de Su Majestad se limita a presidir desfiles de las menguantes Fuerzas Armadas aunque con el populacho a distancia para disimular sus protestas, pero sobre todo a firmar lo que le echen, sea de la naturaleza anticonstitucional que sea. Un Tribunal ad hoc tendrá a bien un año o siglo de estos explicar a la estúpida plebe que paga y calla lo que dice que pone en el papel y si vale o no vale para la Causa. Mismamente como lo de RUMASA.

Es decir, que la Monarquía parlamentaria en realidad no vale para nada salvo encubrir las sediciones, desfalcos y desafueros de la clase dirigente y sus mamporreros. Un régimen tan escandalosamente inútil que ni siquiera es capaz de defenderse a sí mismo y menos aún a la sufrida nación indefensa que parasita impune.

Aún no siendo ruin cortesano alabancioso como los citados almibarados próceres de la derecha borbónica cabría la posibilidad teórica de intentar salvar a las instituciones echando la culpa del desastre al desempeño. Pero no, los cortesanos nos aseguran que la culpa es del propio concepto y naturaleza de la Monarquía parlamentaria, no solo de los cobardes, inútiles o ineptos que la sirven o representan.

Algo de cierto hay desde la perspectiva de la arquitectura constitucional pues en sistemas federales o aún peor que federales como el español se requiere un poder ejecutivo centrípeto elegido de modo directo y no por un parlamento fraccionado de carácter centrífugo. Por tanto si ha tener legitimidad directa no sirve un rey. 

Nos explican muy convencidos que si el Rey hiciese algo en contra de los manejos y conspiración de la plutocracia lo pondrían de patitas en el exilio como a su padre.  Y que si no hace nada, también le terminarán poniendo de patitas en el exilio como a su padre, su bisabuelo, su tatarabuela y demás patriótica y filantrópica familia.

Ante este múltiple fracaso institucional agudo y crítico para nuestra supervivencia cabe observar que el escenario verdadero del teatro político se traslada del circo parlamentario a las calles. El diputado Ortega Smith acudiendo a Ferraz a intentar defender a los ciudadanos de los abusos de la policía lo tiene más claro por ahora. Sí, la representación de la enredosa trama se traslada del escenario con la tramoya impostada del corral de comedias al patio de butacas, palcos, plateas y anfiteatros. Que en esto también hay clases.

El carnet de diputado le ha servido como peculiar crucifijo “vade de retro Satanás” para mostrarlo y mantener a raya la brutalidad de los hombres de negro. Claro que no parece que tardemos mucho en que se suspendan las funciones de la vieja farsa, una nueva ley de defensa de la república coronada está al caer por si no sirviese la de memoria democrática contra «fachas».

Y no es de extrañar que gracias a la Monarquía borbónica que hoy disfrutamos tanto el valiente diputado Ortega Smith como el partido que representa sean pronto ilegalizados.

Lo exigirá ETA y el Borbón a firmar sin rechistar, que ya toca.

EsDiestrohttp://199.192.25.97/~eldiestro
Es Diestro. Opinión en Libertad
Artículo relacionados

1 COMENTARIO

  1. Obedientes transmisores y ejecutores de las órdenes de sus jefes de partido, traidores, genocidas, totalitarios golpistas (copartícipes del golpe de estado electoral = puecherazos) secretamente enmafiados por el sionismo masónico y al servicio de la Bestia. No pueden ser honestos mientras no abandonen sus partidos del GobiernOposición o sus cargos en las fuerzas armadas o la judicatura

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Entradas recientes