lunes, febrero 26, 2024
InicioOpiniónEditoresLa desesperación de una madre que no puede más ante el brutal...

La desesperación de una madre que no puede más ante el brutal acoso escolar que está sufriendo su hija

José Manuel López Viñuela es el padre de Kira, una adolescente que se quitó la vida hace algo más de dos años tras sufrir acoso en el colegio donde estudiaba. Desde entonces, este padre no ha parado de luchar para que se elabore una ley de acoso escolar a fin de evitar que más niños sufran hasta el punto de terminar como lo hizo su hija.

José Manuel ha compartido recientemente en la red social X el testimonio desgarrador de una madre desesperada que cuenta lo que está sufriendo su hija víctima de acoso escolar. Dan ganas de llorar, literalmente:

«Buenas, soy una madre cuya hija es víctima de acoso escolar y ‘bullying’. Mi hija cursa 2º de ESO en el centro escolar Nuestra Señora de Montserrat, ubicado en la población de Parets del Vallès, provincia de Barcelona.
Desde el segundo día de clase en septiembre, mi hija ha empezado a sufrir golpes en la espalda, escupitajos en la mochila, trabas en las sillas, empujones por las escaleras y por los pasillos del colegio. La esperaban en la puerta de la clase y más de 10 niños la rodeaban, la intimidaban y la amenazaban con pegarle. Niños de 4º de la ESO, dos años mayores que mi hija, la provocaban. A todo este daño se añadía una señora adulta, madre de unos compañeros de clase de mi hija, que desde la puerta del centro la grababa, intimidaba, insultaba y le hacía gestos con las manos en horario del comedor cuando sus hijos no estaban en el centro.

Todos los lunes y martes, entre las 13:10 y las 15:00, esta señora atemorizaba a mi hija. Cuando le venía en gana, entraba al colegio y se dirigía a mi hija para reírse de ella y desafiarla. El centro siempre ha visto cómo esta señora ha estado ahí. Los monitores le decían a mi hija que, si le decía algo, lo comunicara, pero que ella se pusiera en un rincón del patio para que esta señora no la viera. El equipo directivo del colegio la ha visto con sus propios ojos. A todo esto, con pruebas visuales del acoso que esta señora le hacía y los agresores.

Tuve que sacar a mi hija del comedor porque era insoportable para ella. La presencia de esta señora la desequilibraba y le causaba miedo. El centro hizo caso omiso a este tema, no le llamaron la atención en ningún momento. Lo único que me decían era: ‘No podemos hacer nada’. Pero mi hija sufría y también sufría al escuchar a los niños gritarle: ‘No te acerques a nosotros, el colegio nos ha prohibido estar contigo’.

Mi hija ha tenido 4 intentos de autolesiones y ha manifestado que no quiere vivir, que no puede más, que qué hace en este mundo. El centro solo ha hecho 3 cosas: 1) bajar la clase entera de mi hija a la segunda planta para no cruzarse con sus agresores; 2) subir y bajar con un profesor en el ascensor; 3) en el cambio de clase, hasta que no llegaba el otro profesor, no dejaban sola la clase.

Cuando mi hija fue rodeada por más de 20 niños en el patio y dos de 4º de la ESO se echaron encima de ella, mi hija, con todas sus fuerzas y ayudada con la valla del patio, pudo sacárselos de encima. Uno de ellos se rasguñó la espalda con un seto, pero mi hija sufrió puñetazos en la espalda, arañazos en las manos y en la pierna. El parte médico indica contusión en la columna, contractura en las costillas 4 y 6, y arañazos. A mi hija le pusieron un parte por defenderse, me negué y le abrieron un expediente académico, al cual también me negué.

Mi hija lleva en casa desde el 3/11/2023 con una baja de 365 días por una ansiedad grave, sellada por un facultativo. Solo hace los deberes que le indican los profesores y va al centro para los exámenes cuando me lo dicen, y luego la vuelvo a llevar a casa. Mi hija no tiene seguimiento educativo ni hace proyectos ni trabajos, etc. ¿lo sabe el departamento de educación de la Generalitat de Cataluña y la regidora de educación Casandra García?

He tenido que sacar a mi hija de este centro y llevarla a otro, porque sigue con su miedo de que esta señora vuelva a increparla desde las vallas en el nuevo centro. Todo está denunciado en los Mossos, tanto a los agresores como a esta señora, porque
a día de hoy siguen haciendo daño.
Esta es la ayuda que mi hija ha recibido (ninguna). Y el centro se ha posicionado del lado de los agresores y acosadora que siguen a sus anchas por el centro educativo.

Paremos ya esta lacra de la violencia escolar».

Desgraciadamente, ni los políticos ni los medios están tomando conciencia de este gravísimo problema y el silencio que hay al respecto es atronador (están demasiado ocupados dándonos la chapa todos los días y a todas horas con el temita del «timo climático».

¡Una vergüenza!

EsDiestrohttps://eldiestro.info
Es Diestro. Opinión en Libertad
Artículo relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Entradas recientes