lunes, febrero 26, 2024
InicioOpiniónColaboradoresDe policía a policía

De policía a policía

Juan Francisco es un policía de los de verdad, de los que se pone el uniforme para servir a la gente, y no a sus jefes. De los que, si recibe una orden ilegal, prefiere discutir con su jefe que pisotear los derechos y libertades de sus conciudadanos. Porque esa es la verdadera disyuntiva cuando se reciben órdenes ilegales.

Por desgracia para nosotros y por fortuna para él, Juan Francisco se ha jubilado, pero no ha querido marcharse sin darles un importante mensaje a sus colegas. Aquí os lo dejo, deseando que sirva de ejemplo a todos los policías, y a Juan Francisco que disfrute de verdad su merecida jubilación.

Buenos días a todos:

           Este breve mensaje es de despedida, ya que desde abril gozo de los beneficios de estar jubi-liao, y me ocupan otros menesteres: https://www.policiasporlalibertad.com/. 

             Desde entonces he estado postergando este momento dándole vueltas a cómo decir adiós.

           Ahora, en el momento de hacerme a un lado, se me vienen a primer plano pinceladas de muchos de los momentos vividos. A ver si, con la ayuda de los sufridos compañeros, soy un día capaz de recopilar algunos de ellos y darles forma, a modo de “Diario de un poli de los pueblos”.

            Volviendo al tema de por qué he tardado tanto, creo que se debe a ese sabor amargo que provoca percibir que ha habido también retos a los que no fue posible acercarse, debido a los egos, la falta de unión y alguna que otra traición infligida en perjuicio de todos y con muy poco beneficio para quienes las infligieron. No hablo de los retos personales, que a estas alturas tienen menos importancia que nunca, si no de los colectivos, de toda la plantilla o todo el Cuerpo policial al que pertenecemos.

              Pero por encima de los unos y de los otros, está el de haber percibido que en el camino, la mayoría de nosotros ha olvidado los juramentos que en su día hicimos.

              Me refiero, por ejemplo, a obligaciones tan importantes como las que se citan en el Código de conducta de funcionarios encargados de hacer cumplir la ley, adoptado por la Asamblea General de la ONU o el Código Europeo de ética de la Policía. 

             Del primero, me gustaría llamar vuestra atención sobre algunos de sus enunciados:

Art. 1: Los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley cumplirán en todo momento los deberes que les impone la ley, sirviendo a su comunidad y protegiendo a todas las personas contra actos ilegales….

Art. 2: En el desempeño de sus tareas… respetarán y protegerán la dignidad humana y mantendrán y defenderán los derechos humanos de todas las personas…

Art. 5:Ningún funcionario encargado de hacer cumplir la ley podrá… invocar la orden de un superior o circunstancias especiales, como estado de guerra o amenaza de guerra, amenaza a la seguridad nacional, inestabilidad política interna, o cualquier otra emergencia pública, como justificación de la tortura u otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes.

Del segundo, en forma de Recomendaciones, las siguientes:

16) El personal de policía, a todos los niveles de la jerarquía, debe ser personalmente responsable de sus actos, de sus omisiones o de las órdenes dadas a sus subordinados.

23) El personal de policía debe ser capaz de demostrar discernimiento, apertura de mente, madurez, sentido de la justicia,…

38) La policía debe verificar sistemáticamente la legalidad de las operaciones que se propone llevar a cabo.

39) El personal de policía debe ejecutar las órdenes regularmente dadas por sus superiores, pero tienen el deber de abstenerse de ejecutar las que son manifiestamente ilegales y de informar de este tema, sin temor a cualquier sanción en semejante caso.

La pregunta que planteo a modo de invitación a la reflexión es:

¿Cómo de lejos de estas regulaciones hemos actuado desde que somos policías, y en particular, en estos cuatro últimos años, en los que muchos se pueden haber convertido en meros esbirros al servicio de un poder dictatorial, camuflado detrás de recomendaciones sanitarias, -por el bien de todos, claro-, y sin respeto alguno a los derechos y libertades fundamentales consagrados en nuestra constitución, que también juramos cumplir y respetar?

Gracias a todos por haberme permitido formar parte de este grupo. Hasta siempre!!!

Artículo anterior
Artículo siguiente
Artículo relacionados

2 COMENTARIOS

  1. Que nadie (sea policía, juez, médico,…) ose pensar que se irá de rositas por cumplir una orden manifiestamente ilegal (cuando no criminal).
    Añadir -por el caso concreto- de la orden de “cargar” a los manifestantes de Ferraz señalados por los criminales en el gobierno como de extrema derecha, decir a estos mercenarios que van de policías que estáis arrojando piedras contra vuestro propio tejado. E insisto en lo indicado más arriba, a los que han participado en esta tropelía de Ferraz, algún día “Alguien” os lo va hacer pagar, lo creáis o no lo creáis, se va a ejecutar.

    • Ejecutar en el sentido de que se va a cumplir esa sentencia de ese “Alguien”, independientemente de argumentar: yo no sabía, cumplía órdenes, creía era una orden en estado de excepción o necesidad, tengo que pagar el alquiler,… . El mirar hacia otra parte de la ley, el desconocimiento de la Ley, la ignorancia, la falta de conciencia, la falta de inteligencia, la falta de corazón,… NO SIRVE como EXIMENTE.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Entradas recientes