martes, julio 23, 2024
InicioOpiniónEditoresEl protocolo antirrepresalias para el "monstruo de Lucero" en la prisión de...

El protocolo antirrepresalias para el «monstruo de Lucero» en la prisión de Valdemoro y otros detalles que no debemos olvidar

La semana pasada todos tuvimos conocimiento de la terrible noticia de la violación en Madrid de un bebé de pocos meses por parte de su padre, un monstruo llamado Santiago, contando con el consentimiento de la madre, otro monstruo perverso que además, se autopercibe como trans y «no binarie». Noticia por cierto, de la que ningún miembro del gobierno de coalición se ha pronunciado, al contrario de lo que hicieron con la del famoso «bulo del culo» o lo que hacen con cualquier noticia relacionada con la «violencia de género».

Esta siniestra y abominable pareja no sólo perpetraría la violación a su bebé, al parecer también colgaban en las redes fotografías suyas de fuerte contenido posando con la criatura a la que ofrecían a otros pedófilos para que mantuvieran relaciones sexuales, habiéndose negado algunos de ellos debido a las salvajes imágenes y a la corta edad de la niña.

La madre del bebé, cuya identidad también se ha revelado (Airén Sequeiro), que se definía en las redes como «no binarie» y se encontraba en proceso de tratamiento hormonal para cambiar de sexo, pertenecía a una organización -chiringuito- llamado ‘Fundación 23 de diciembre’ que se dedica a luchar por los derechos del colectivo LGTBIQ+ curiosamente financiada con suculentas subvenciones por el Ministerio de Derechos sociales y Agenda 2030 de Ione Belarra (Podemos), el Ministerio de Igualdad de Irene Montero (Podemos), el Gobierno de la Comunidad de Madrid de Isabel Díaz Ayuso (PP) y el Ayuntamiento de Madrid de José luís Martínez Almeida (PP), entre otros organismos públicos.

Merecía la pena recordar estos detalles para que no nos olvidemos de que estos salvajes detenidos y otros que aún seguirán sueltos, conviven entre nosotros, así como no olvidarnos del daño que están haciendo las instituciones alimentando con dinero público a este tipo de organizaciones que lo único que consiguen es darles aún más visibilidad y poder.

Pues bien, al violador al que se conoce como «el monstruo de Lucero» y que se encuentra recluido en la prisión de Valdemoro desde el pasado jueves, se le está aplicando un protocolo antirrepresalias, a fin de evitar que otros reclusos ataquen a este repugnante ser. Según contaba el analista Alvise Pérez en su canal de Telegram, la imagen del individuo corrió como la pólvora entre los presos del centro penitenciario quienes ya lo han bautizado como ‘el follabebés’. Al parecer el propio violador solicitó protección penitenciaria y, además de aplicarle el mencionado protocolo, se le ha asignado un compañero de celda, un módulo especial de respeto y un seguimiento específico en el patio, el comedor y la zona comunal. No nos queremos imaginar lo que sentirán los funcionarios de esa prisión al contemplar impotentes a ese trozo de carne con patas que no merece otra cosa que el sufrimiento de por vida.

Conviene recordar también que hace unos días, el periodista Vito Quiles preguntó a la ministra Irene Montero que qué le parecía que la pareja del violador del bebé recibiera ayudas públicas de su ministerio, a lo que la señorita le contestó «basta ya de fascismo». Mientras, los demás reporteros que allí se encontraban callaron como puertas. Ese es el nivel de esta gentuza que está en el gobierno y en los medios de comunicación serviles.

EsDiestro
Es Diestro. Opinión en Libertad
Artículo relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Entradas recientes