miércoles, junio 19, 2024
InicioOpiniónColaboradoresPandémica mente, lo que no nos contaron de la gran plandemia

Pandémica mente, lo que no nos contaron de la gran plandemia

La libertad no es un derecho que nos dan las constituciones porque lo estipulen. La libertad es el ejercicio de la soberana responsabilidad moral de cada cual, fuera de coacciones y de temores al castigo por desobedecer a un estado tiránico que puede ser perfectamente el actual.

No es una facultad otorgada por otros, sino natural del ser pensante, dispuesto a desarrollarse de manera soberana en el campo de la consciencia del bien y el mal, asimilando que ambos extremos existen, que podemos crecer y evolucionar o retroceder hasta tener menos escrúpulos que nuestras mascotas domésticas, que declaramos como inferiores.

La manipulación de la mente humana hasta inundarla de miedo, dejarla completamente inutilizable, al socaire de una hipnosis colectiva en la que los ciudadanos sucumben a las presiones dictatoriales del poder de turno, es lo que hemos vivido de manera muy grotesca desde el año 2020, en el que se implementó el plan de la pandemia. Desde entonces la artimaña oficial no ha cambiado: terror, sumisión, dependencia, victimismo, depresión, soledad, pesimismo, locura y, se haga lo que se haga, los individuos se someten a la norma general, que se cambia al ritmo de la voluntad de los sátrapas de turno.

Hay que depender del estado, de sus normas, de sus absurdos castigos en no pocos casos, el control de la consciencia es el que ejercen las emociones tóxicas incrustadas en las mentes a través de versiones de la realidad tan horribles que hay que seguir las órdenes de los que desean maniobrar nuestros pensamientos y creencias más íntimas, incluso hacia nosotros mismos y los seres que nos rodean, en cuanto a sus actitudes. Es el mayor control dictatorial que jamás se ha empleado en la historia, esta vez empleando normas para regular los aspectos más íntimos de cada uno de nosotros: las relaciones sexuales, los consentimientos afines, las sensaciones de terror que se confunden con ataques irreales, las horas que se puede salir de casa, con quién puedes salir, con quién puedes socializar o no, quién es bueno o malo, quién es peligroso para ti o no, etc. 

Se trata de infantilizar a la sociedad hasta extremos insoportables de quién sufre semejante ataque íntimo, haciéndole vivir un infierno de total inseguridad en el que lo peor está por venir. No hay más que escuchar las noticias, las alarmas del cambio climático, de los virus, aunque sean inexistentes e inventados, de la inseguridad en la calle o de la necesidad de protección ante un desastre inminente que nunca llega. Pandémicamente se ha llegado a estos extremos absurdos de control, unos extremos tan nauseabundos que pasan desapercibidos ante cualquier indicio de libertad y alivio por parte de quiénes nos abren la puerta de prisión para ir al recreo, como el ave que ve abierta un poco la puerta de jaula y aún no ha salido. Soñar es gratis para los humanos, algo en lo que somos especialistas.

Once autores analizaron las sucias estrategias empleadas hace tres años que son las mismas que las que ahora se emplean, regresando a los miedos primitivos, a las vacunas, a las enfermedades por razones varias, por la amenaza de epidemias como si estuviésemos en la edad media y al eterno engaño. Psicólogos por la verdad y Cristina Martín Jiménez, periodista y autora de la Tercera guerra mundial, nos hablarán de todo esto el día 20 de septiembre a las 7 de la tarde en el Ateneo de Madrid, la primera vez que los psicólogos destapa el hedor que los colegios oficiales de nuestro gremio se han esforzado tanto en ocultar debajo de la alfombra para que el engaño no salga a la luz y así no se señale con el dedo a los políticos corruptos y comprados por el CMR, el Foro de Davos, las reuniones del Club Bilderberg y otras entidades, todas supranacionales y compradas, al servicio de amos más que siniestros, actuando como cómplices y coautores de un genocidio global, afortunadamente fallido.

La mente humana es un tesoro, es la clave del éxito de sus sucios planes para la humanidad. El próximo día 20 los desvelaremos uno por uno para que el conocimiento se transforme en la fuente no ya del conocimiento, sino de la acción consciente y poderosa de la ciudadanía contra la tiranía, la mentira, la crueldad y el plan orquestado por mentes genocidas y psicópatas.

Les esperamos en el Ateneo de Madrid. Pandémica mente, lo que no nos contaron de la gran plandemia.

Artículo relacionados

1 COMENTARIO

  1. No podemos parar hasta que esta gente acabe entre rejas ese es el objetivo que paguen para que no se vuelva a repetir. ¿Donde esta el fiscal de la Audiencia Antinacional? asi tocando los cojones por un montaje futbolistico. Le recuerdo que esto es Terrorismo de Estado y Biologico son vds unos hijos de perra eso son.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Entradas recientes

Comments