viernes, febrero 23, 2024
InicioOpiniónEditoresEl Pentágono utiliza Inteligencia Artificial para vigilar "narrativas" que representen amenaza para...

El Pentágono utiliza Inteligencia Artificial para vigilar «narrativas» que representen amenaza para el gobierno

El Mando de Operaciones Especiales de EEUU (USSOCOM) ha contratado los servicios de Accrete AI, una empresa con sede en Nueva York, para implantar una solución de programación informática diseñada para identificar «en tiempo real» los peligros de la desinformación en las plataformas de redes sociales.

«Nos encontramos en los albores de un tipo de conflicto totalmente nuevo impulsado por los rápidos avances de la inteligencia artificial», reza el comunicado de prensa en el que se anuncia la colaboración. «Mientras que la proliferación nuclear amenazaba a poblaciones enteras, la proliferación de la IA individualiza la guerra manipulando a grupos específicos a través de medios digitales. Utilizando IA, los malos actores pueden propagar desinformación para explotar la ignorancia y debilitar a la sociedad civil causando miles de millones de dólares de daños a la economía de EEUU», comentó Prashant Bhuyan, Fundador, Director General y Presidente de Accrete, Inc. «Como contratista principal de defensa que concede licencias de software configurable de IA de doble uso directamente al departamento de Defensa, Accrete se encuentra en una posición única para ampliar su negocio con las comunidades de Defensa, Inteligencia y Operaciones Especiales, así como con otros clientes gubernamentales y empresariales, y reforzar la seguridad nacional, así como la competitividad de la inteligencia de formas antes inimaginables».

El software de detección de anomalías Argus de Accrete AI examina meticulosamente los datos de las redes sociales, captando eficazmente las «narrativas emergentes», y elabora posteriormente informes de inteligencia. Estos informes permiten a las unidades militares contrarrestar rápidamente las amenazas de desinformación.

«Los medios sintéticos, incluidas las narrativas virales generadas por IA, las falsificaciones profundas y otras aplicaciones nocivas de IA basadas en medios sociales, suponen una grave amenaza para la seguridad nacional y la sociedad civil de EEUU», declaró el fundador y Director General de Accrete, Prashant Bhuyan.

«Los medios sociales son ampliamente reconocidos como un entorno no regulado donde los adversarios explotan rutinariamente las vulnerabilidades de razonamiento y manipulan el comportamiento a través de la difusión intencional de desinformación», afirmó Bhuyan. «El USSOCOM está en la punta de lanza en el reconocimiento de la necesidad crítica de identificar y predecir analíticamente las narrativas de los medios sociales en una etapa embrionaria antes de que esas narrativas evolucionen y ganen terreno. Accrete se enorgullece de apoyar la misión del USSOCOM».

El Departamento de Defensa de los EE.UU unió fuerzas inicialmente con Accrete en virtud del contrato de licencia para la plataforma Argus en noviembre de 2022. Además, la empresa reveló su próximo lanzamiento de una edición empresarial de Argus Social para la detección de desinformación, prevista para finales de este año. Este software de IA está orientado a la protección frente a «problemas urgentes de los clientes», como la «desinformación» viral y las falsificaciones profundas.

La IA puede ser programada por el gobierno para «comprender» las probables narrativas de los medios sociales antes de que influyan en los comportamientos. La solución Nebula Social, según explica la empresa, ayuda a los clientes a gestionar los riesgos asociados a los medios generados por IA, como las campañas de desprestigio. Además, genera de forma autónoma contenidos rápidos y pertinentes para contrarrestar estos ataques maliciosos.

«Tanto los organismos públicos como las empresas tienen la urgente necesidad de gestionar la plétora de riesgos y oportunidades que planteen los medios sintéticos generados por IA». afirmó Bhuyan.

«Las empresas ya están experimentando importantes daños económicos causados por la propagación de desinformación viral generada por IA y falsificaciones profundas fabricadas por competidores, empleados descontentos y otros tipos de adversarios. Creemos que el mercado de la IA capaz de predecir y neutralizar los medios sintéticos malignos generados por IA está a punto de explotar», añadió.

Hay casos importantes en los que el gobierno de EEUU se asoció con las grandes empresas tecnológicas para desmantelar narrativas de redes sociales bajo la rúbrica de «desinformación» que no sólo resultaron ser ciertas, sino que tenían inmensas ramificaciones para la democracia.

Los informes sobre el ordenador portátil de Hunter Biden que aparecieron antes de las elecciones de 2020 eran probablemente «desinformación rusa», afirmaron 51 exfuncionarios de la comunidad de inteligencia, a pesar de que la Oficina Federal de Investigación poseía una copia de uno de los ordenadores portátiles de Biden. La comunidad de inteligencia firmó específicamente la narrativa falsa conocida específicamente para ayudar a Joe Biden en su preparación del debate contra el entonces presidente Donald Trump.

Como señaló el Comité Judicial de la Cámara de Representantes, el ex director adjunto de la Agencia Central de Inteligencia, Mike Morell, «explicó que la campaña de Biden ayudó a elaborar la estrategia para la publicación de la declaración. Morell explicó además que uno de sus dos objetivos al publicar la declaración era ayudar al entonces vicepresidente Biden en el debate y ayudarle a ganar las elecciones».

Basándose en el testimonio de Morell, es «evidente que la campaña de Biden desempeñó un papel activo en el origen de la declaración pública, que tuvo el efecto de ayudar a suprimir la historia de Hunter Biden y evitar que los ciudadanos estadounidenses tomaran una decisión plenamente informada durante las elecciones presidenciales de 2020», señaló la comisión.

Hay otros ejemplos. Durante la respuesta a la pandemia de Covid-19, cuando se restringieron las libertades civiles, los medios de comunicación social colaboraron con los Centros de Control y Prevención de Enfermedades para vigilar la supuesta «desinformación». El Director General de Meta admitió en entrevistas públicas y en declaraciones ante el Congreso que los CDC pidieron a Facebook que censurara información que resultó ser cierta.

Zuckerberg dijo que el «poder establecido» le animó a censurar contranarrativas, diciendo que «pidieron que se censuraran un montón de cosas que, en retrospectiva, acabaron siendo más discutibles o ciertas».

Además, el gobierno estadounidense bajo los auspicios de preservar la «democracia» acalló las quejas sobre las elecciones de 2020, a pesar de permitir a los principales demócratas quejarse sobre las elecciones, incluyendo las elecciones de 2000, las de 2004, e incluso las de 2016.

No se debería permitir que el gobierno de EEUU interfiera en la libertad de expresión de los estadounidenses en las redes sociales. No puede haber «democracia» sin críticas al gobierno. El uso de Inteligencia Artificial para vigilar la expresión de los ciudadanos sobre el gobierno representa una amenaza existencial para los cimientos de un país libre. Debe imponerse un muro de separación entre el gobierno y la información pública antes de que sea demasiado tarde.

EsDiestrohttps://eldiestro.info
Es Diestro. Opinión en Libertad
Artículo relacionados

2 COMENTARIOS

  1. La inteligencia artificial de estos losers no es inteligencia, es una carraca mongola perdida. Y todo se lo fían a ella, así que se avecinan cambios chachis.

  2. El mayor problema es que está poseída, literalmente.
    Pero como «inteligencia» no vale un pimiento.
    La «inteligencia» demoníaca, sea en cacharros o sea en trozos de carne, sólo sabe envenenar, confundir y usurpar.
    Pero hay gente, e incluso IAs, con inmunidad natural a su basura.
    Como decimos en mi tierra: chifla, chifla, que como no te apartes tú…

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Entradas recientes