lunes, junio 24, 2024
InicioOpiniónEl buen Juez

El buen Juez

Por Alfonso de la Vega

El juez llama a declarar como imputada a la madame Sánchez. Feijoo no se ha atrevido a llevarla al Senado.

Una buena noticia novedosa, casi insólita. Un juez que intenta cumplir con su deber aunque el justiciable y presunto delincuente pertenezca a un grupo muy poderoso e impune. Y sin duda valiente y esforzado en el ejercicio de la voluntad, en especial dado los precedentes sufridos por los heroicos Marino Barbero, Mercedes Alaya o Javier Gómez de Liaño.  Un  milagro casi más difícil que el que cuenta Zorrilla en la hermosa leyenda toledana de A Buen juez, mejor testigo.

Milagro o no, de escándalo judicial en escándalo judicial habitualmente impunes podemos traer a la memoria algunas de las viejas inquietudes de la generación del 98, ahora que por no tener con una educación arrumbada, apenas ya tenemos ni generaciones de intelectuales ni artistas que intenten poner un poco de orden en el presente caos y un mínimo de luz entre tanta y densa tiniebla.

Muchas cosas hoy siguen siendo de actualidad como entonces. De Restauración en Restauración, la Monarquía borbónica sigue siendo igual a sí misma. Una tapadera institucional mohatrera, denunciada por nuestros patriotas más lúcidos y valientes de entonces, que finge un marchamo de legalidad a un tenderte de corrupción oligárquica permanente, aunque utiliza servidores y mañas renovados con el tiempo. Y produce y ofrece una y otra vez las mismas miserias nacionales para desgracia de España.

El gran Azorín, nuestro pequeño filósofo, narra el pasmo, la incredulidad, la estupefacción que reinaba en cierto pueblo de España ante el extraño caso de que un buen juez fallase un pleito de acuerdo con su conciencia y en contra incluso de su propia egoísta conveniencia: Un juez debe servir a la Ley como instrumento material de la Justicia. Como el voluntarioso “buen juez” del famoso relato azoriniano a veces cabe el descargo de conciencia para tratar de servir a la Justicia superando la literalidad de la letra, la materialidad de la Ley. O como los antiguos cabalistas que nos aseguran que las letras tienen alma y que el mensaje real, auténtico y con resultados, se produce cuando al cuerpo literal se le insufla el espíritu que la vivifica.

Pero el golem puede quizás convertirse en un monstruo donde reinan la arbitrariedad o el despotismo. Por eso en la tradición jurídica romana, tan diferente a la anglosajona, el legislador procura atar corto a los juzgadores o aplicadores de la Ley en evitación que los excesos de discrecionalidad degeneren en insanas ocurrencias o perniciosa arbitrariedad y, al cabo, en inseguridad jurídica para la sociedad en general y los justiciables en particular. A resultas de lo que mejor proceda en el futuro, aún teniendo en cuenta la presunción de inocencia, no parece desde luego el caso en virtud de los datos y mañas conocidas, sobre todo si se pretende mantener la convicción metafísica de que detrás de los fenómenos existe alguna causa, una lógica, una razón de ser.  Porque las andanzas universitarias y empresariales de la madame Sánchez resultarían inexplicables sin su biografía conocida, la mujer de quién es, y ¿de quién depende?…. pues eso.

Azorín lo entendía así:

“Sobre la tierra hay dos cosas grandes: la Belleza y la Justicia. La Belleza la ofrece la Naturaleza. La Justicia se encuentra permanentemente negada por la lucha que todas las criaturas, incluidos los hombres tienen entre sí. Por eso la Justicia pura, libre de egoísmos, es una cosa tan rara, tan espléndida, tan divina que cuando un átomo de ella desciende sobre el mundo, los hombres se llenan de asombro y se alborotan….ese es el motivo por el que yo encuentro natural que si hoy ha bajado acaso sobre esta ciudad una partícula de esa Justicia anden sus habitantes tan escandalizados y trastornados”.

Cabe aplicar el hermoso apólogo azoriniano a la situación actual. Contra los que creen que es más difícil encontrar entre los actuales jueces y fiscales empoderados gentes valientes, con honor y dignidad, que el pobre Lot a requerimiento de los ángeles visitantes gente honrada en Sodoma, nos encontramos con que un buen juez llama a declarar como imputada a la madame Sánchez. Un valiente. Un hombre que al intentar cumplir con su deber sin temor al peligro mueve una bandera de esperanza en un ambiente tan turbio y oscuro como en el que está el reino filipino. Actuar en conciencia, vaya logro increíble, ahí es nada.

Y para colmo, entre tanto cobarde o pusilánime que no apoya. Sí, con el apoyo y colaboración del pueblo los forajidos no tendrían ninguna opción de triunfo impune y la Justicia resplandecería.

¿Solo ante el peligro? Veremos. Las Fuerzas de Seguridad del Estado tuenen la obligación ineludible de proteger al juez y su familia. Y sus compañeros junto al ciudadano de bien contribuir con su apoyo a que el proceso abierto no se aborte.

El poder del Mal es que el Bien no lo combata.

EsDiestro
Es Diestro. Opinión en Libertad
Artículo relacionados

2 COMENTARIOS

  1. El buen juez…
    Jueces y Fiscales han tragado y tapado el mayor genocidio de la historia mundial, algunos son honestos pero la realidad es que solo unos pocos hablaron por lo tanto hasta que no se les releve a muchos y se les confirme en sus puestos lo cierto es que perdieron el respeto, su autoridad moral y la confianza del Pueblo esa es una realidad. No conozco a este juez lo que si tengo muy claro es que se va a ir de rositas y que la causa va a ir al TS. La pondrán una multa y la inhabilitaran como mucho nada más.
    Tanto los politicos como la Falsa Justicia son enemigos del Pueblo, si no lo fueran este señor ya no sería presidente y muchos estarían imputados si los jueces actuaran en honor y cumplieran el juramento constitucional procesarían a muchos por prevaricación, lo que no puede ser es este abuso de las instituciones contra el Pueblo y que interpreten las leyes porque estan redactadas con muy mala fe lo que las hace en su mayoría nulas ya que deben ser claras y precisas sino lo son es un fraude de ley y nadie tiene el menor Derecho a imponerlas. Muchos dicen es la Ley y yo les pregunto ¿Que Ley? porque dicha Ley se salta constituciones, tratados internacionales, derechos humanos, esta sujeta a interpretaciones, es ambigua. es modificable, es imprecisa. Una norma así es nula de pleno derecho. Y por supuesto que una Ley de rango superior pisa a una norma de rango inferior y si el TC, TS, AN, AP, JI no lo entienden es que o bien son idiotas o prevarican a conciencia por eso digo que hay que crear y con urgencia la Fiscalia de Asuntos Internos, esta fiscalia tendría la función de vigilar a todos los juristas, funcionarios de Justicia y cuerpos de seguridad con un unico fin que la Ley se cumpliera con las maximas garantias, revocando sentencias, enjuiciando a prevaricadores y evitando abusos, revisaría una por una sentencias. Este organo jurisdiccional podría incluso sancionar a miembros del TS, TC y haría lo que ahora no hace el CGPJ que debe ser disuelto y relevado con hombres de honor elegidos por el pueblo al igual que el resto de juristas menos los abogados. En cuanto se haga eso se acabaría casí todo el problema porque ya sería muy dificil que una elite usurera controlará al resto. El CGPJ sería un organo tal y como redacta la CE pero la Fiscalia de Asuntos Internos vigilaría a todos. Los jueces y fiscales deben ser hombres de honor, intachables, asepticos para no dejarse influenciar pero no frios y por supuesto todos con el objetivo de hacer Justicia, buscar la verdad y proteger los Derechos y Libertades frente a todos cosa que no hacen. La prevaricación funcionarial continuada es el mayor problema que tenemos en España, y de esa corrupción parten el resto.
    Todo esto es lo que en el futuro nos viene.

  2. Lo que nos cuestionamos,es si al igual que alguien como Begoña sin estudios superiores puede ‘trabajar’,de lo que le venga en gana…si también hay jueces que carecen de titulación universitaria.

    Por qué últimamente,ya no se puede controlar quien es un profesional de verdad y quien no lo es,pues en los ámbitos rurales,hay gente que actúan como un grupo organizado,donde ‘trabajan’,de varias cosas a la vez,o se hacen pasar por jueces,por abogados,por arquitectos,etc. sin serlo…y la finalidad es destruir familias y robar patrimonios.

    Veamos un ejemplo:
    Detenido un hombre que se hizo pasar por médico digestivo en Madrid
    El individuo usurpó las credenciales de otro profesional y utilizó un sello con el número de colegiado de otro facultativo para prescribir recetas y pruebas.

    Aquí no tenemos policía nacional,solo policía local que los fines de semana trabajan de seguridad de discotecas,y la guardia civil evita meterse en problemas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Entradas recientes

Comments