miércoles, mayo 22, 2024
InicioPoliticaLos escándalos que acumuló el gobierno solo en 2018 parecen meras anécdotas...

Los escándalos que acumuló el gobierno solo en 2018 parecen meras anécdotas en comparación con lo que está ocurriendo ahora ¡Y no dimite ni el Tato!

En junio del 2018, Pedro Sánchez se hizo con la presidencia del Gobierno tras ganar una moción de censura contra Mariano Rajoy. Una vez nombrado, y enarbolando la bandera de la lucha contra la corrupción, el presidente dio a conocer la composición del nuevo gobierno formado por 17 ministros de los que destacó su acreditada preparación, experiencia, ejemplaridad y una inquebrantable vocación de servicio público. Además, antes de ser presidente, Sánchez aseguró que si un miembro de su ejecutiva fuera descubierto haciendo trampas, al día siguiente estaría fuera de su equipo.

Tan solo unos pocos días después de que los ministros tomaran posesión de su cargo, saltó la primera dimisión: Máximo Huerta, el titular de la cartera de Cultura dimitía tras conocerse que defraudó más de 200.000 a hacienda. Aunque defendió su inocencia, decidió que se marchaba para evitar desestabilizar el proyecto «regenerador» de Sánchez.

No pasaron ni tres meses cuando se produjo la siguiente dimisión: Carmen Montón, ministro de Sanidad, dejó su cargo tras saltar el escándalo de las irregularidades de su trabajo de fin máster de la Universidad Rey Juan Carlos, que consistían, entre otras, haber plagiado una buena parte del mismo, descubrirse falsificaciones de notas, no haber asistido a las clases o comenzar el máster cuando más de la mitad de las asignaturas ya habían finalizado. Montón decidió dimitir para que la polémica no influyera en la labor del gobierno de Sánchez.

Por entonces el gobierno estaba debilitado ya que en menos de 100 días habían dimitido dos de los ministros «ejemplares» pero continuó con su programa. Los escándalos continuaron sucediéndose en ese año y fueron cada vez más gordos afectando al menos a otra media docena de ministros incluido el mismísimo presidente con el plagio de su tesis doctoral pero, desde la salida de la ministro de Sanidad, no se volvió a producir ninguna dimisión y Sánchez, al contrario de lo que hubiera hecho cualquier presidente medianamente decente, se mantuvo en el poder. Vamos a tratar de recordar algunos de ellos:

Pedro Duque: El astronauta que fuera en su día ministro de Ciencia, fue cazado con una sociedad instrumental que creó para eludir impuestos en la compra de varios inmuebles.

Nadia Calviño: La que fuera ministro de economía también estuvo bajo la lupa por un caso similar al de su compañero ya que creó una sociedad junto a su marido para pagar menos impuestos en la compra de un inmueble de lujo destinado a vivienda.

Josep Borrel: Mientras ocupaba el ministerio de Asuntos Exteriores se descubrió que la CNMV le había impuesto una multa de 30.000 euros por manejar información privilegiada (recibió un chivatazo) para vender su paquete de acciones de la empresa Abengoa.

Dolores Delgado (Lola para los amigos como el comisario Villarejo): Fue la ministro de Justicia y una de las más polémicas debido a que, entre otros escándalos, fue pillada en unas grabaciones comiendo con el comisario y el exjuez Garzón, llamando «Mar¡c0n» al ministro Fernando Grande Marlaska, admitiendo que prefería trabajar con hombres antes que con mujeres y lo más fuerte, contando que durante un viaje a Cartagena de Indias con jueces y fiscales, comprobó que algunos de ellos se fueron con menores, algo que ni siquiera denunció siendo ella Fiscal. Menuda pieza…

Isabel Celaá (la de la famosa frase «los hijos no pertenecen a los padres»). Siendo ministro de educación en aquella primera etapa del gobierno y pese a que el gobierno de Sánchez presumía de la total trasparencia de los miembros de su consejo de ministros, mantuvo oculto su patrimonio durante todo el tiempo que duró en la cartera aunque se descubrió que había comprado un palacete en la provincia de Vizcaya y no lo incluyó en su declaración de bienes.

Estos escándalos que hemos mencionado tuvieron lugar en 2018, primer año del desgobierno de Sánc-Hez. Viéndolo con la perspectiva actual se quedan en meras anécdotas en comparación con los monumentales escándalos que han venido ocurriendo desde entonces. Solo en estos últimos meses se acumulan los casos «Mediador» con el «Tito Berni» y las famosas cenas del «Ramsés», caso Koldo, caso Ábalos, caso Illa, caso Armengol, caso Torres, caso Patxi, caso Puente, caso Begoña…

Pero el mayor de todos, el más terrible, infame, inolvidable e imperdonable escándalo del que llevamos hablando desde el 2020 y que se ha llevado por delate a miles y miles de personas, ya saben cual es. Pero el farsante ahí sigue, sin despeinarse.

Vamos a destensar un poco recordando las palabras de Máximo Huerta sobre Sánchez contando cómo fue el momento en que le comunicó su decisión de dimitir:

EsDiestrohttp://199.192.25.97/~eldiestro
Es Diestro. Opinión en Libertad
Artículo relacionados

1 COMENTARIO

  1. Esto solo demuestra que a veces el tiro en nuca (la violencia) es el unico camino, pero estos llevan ya mucho tiempo y «saben latin», seria justo lo que «ellos» (el sistema) quiere para justificarse y crear nuevas restricciones, lo mejor es la lucha individual, la desobediencia y mas adelante cuando la agenda termine de fracasar y ya no esten aforados, como hicieron los cazadores de nazis eliminarlos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Entradas recientes

Comments