viernes, abril 12, 2024

El polvazo

Nerea León, concejala de fiestas y de infancia del ayuntamiento de San Fernando, Cádiz, imprimió 2000 folletos en la noche de reyes, el 5 de enero, haciendo un homenaje a la agenda 2030 y diciendo en el mismo “lo que tú necesitas es un buen polvazo”. Supuestamente, dicha información era sólo para adultos, y en eso se escudan tanto la concejala renombrada como la alcaldesa Patricia Cavada del PSOE, para evitarse problemas.

De la noche a la mañana parece que a los políticos rojos les importa muchísimo nuestra salud sexual, si damos alas libres a nuestras fantasías y si, como dicen, lo que necesitamos es liberarnos, vamos a decirlo a las claras. Algunas fuentes señalan que relaja, elimina el estrés y la ansiedad, sobre todo de estos tiempos tan convulsos en el que políticos inútiles y estúpidos sólo saben tomar decisiones caprichosas que parecen sacadas del sombrero de un mago, de esos vestidos de negro y con guadaña en la mano. Claro está que tanto malestar por semejantes representados produce mucha mala leche porque el deseo sería quitarse de encima a semejantes impresentables en los ayuntamientos, pero, ante la impotencia de tanto desgobierno y abuso de autoridad y fascismo comunista, incluso por parte del PSOE, muchas personas, lógicamente no saben ya qué hacer. Con lo cual tener a un pueblo entretenido, entregado a sus quehaceres amorosos, les viene de rechupete. Eso en cuanto a los adultos.

Por lo que se refiere a los niños, el movimiento wok LGTBIQ+, de corte satánico y de secta afín a esos principios, se mete en los colegios para enseñar a masturbarse desde los 3 años, explicarles que su sexo biológico no importa y que pueden sentirse de cualquier género (en Canadá se ha dado el caso de una mujer que se ha casado con un árbol y que reconoce que nunca tuvo tanto placer, no es broma), por lo que nuestro hijo, al que le pintarán las uñas en clase, nos dirá un día cualquiera que desea ser niña o a nuestra hija les pintarán un bigote o simularán una boda en el aula (porque la ONU ordena que se articulen esas estrategias para torturar psicológicamente a nuestros hijos), de modo que si no deseas o ves que todo es una sucia maniobra del Estado para robarte a tus hijos, puedes tener un serio problema, dado que, según la Ley Trans, el centro educativo investigará tu actitud y puede interpretar tu trato hacia tu hijo como transfobia, homofobia y no dudarán en activar los servicios sociales. Si, además, tienes problemas en casa con su pareja, hay tensiones, dificultades emocionales, peleas, no los quieres vacunar porque sabes que el Estado quiere matarlos, peor aún. Directamente, siguiendo el informe SIUS, te retiran a tu hijo y se lo llevan a un centro donde sufre un maltrato mucho peor. Pero eso sí, tu hijo ha de tocar las partes a otros niños o niñas, ha de aprender a disfrutar de su cuerpo y ha de decidir libremente si quiere seguir siendo lo que es. Tú, como padre, no pintas absolutamente. El Estado, más dictatorial que nunca, se arroga el derecho a educar a tus hijos como le viene en gana, como si los conociera y viviese con ellos.

La cultura del sexo está muy ligada a la religión del satanismo, algo que estas dos mujeres deberían de saber antes de hacer una campaña tan gilipollas y fuera de la ley como la que han hecho, justo antes del día de reyes. El placer es el fin de la vida, para lo cual hay que evitar toda frustración y sufrimiento (no sé si esto te suena a algo), sin importar el límite, ni la persona, ni la edad, ni el sexo, ni las circunstancias. Es una obligación natural darse la gran vida, aunque sea haciendo todo el daño a los demás. Si se vive en la ignorancia más incomprensible, como ocurre con estas autoridades, aún mejor, dado que un cargo público da para mucho y no todos los tienen, aunque sea en un miserable ayuntamiento como San Fernando. Y a todo aquél que obstaculice dicho disfrute, y al que odiemos por ello, hay que expresarle nuestro disgusto y tomar con él todas las medidas posibles para que entienda y, si no, se le quita del medio, ya sea por un tiro, la ley positiva o el sufrimiento hasta la muerte.  El hecho es que estamos aquí para gozar del cuerpo, de ese segundo de orgasmo que es el mismo que se simboliza cuando se tiene un Falcon o un chalet con piscina, donde tomar el sol en verano y nadar, sin que nadie te incomode, porque, llegados a esos extremos, la gente puede ser muy inoportuna. No olvidemos que cualquiera puede envidiarnos y desear lo que tenemos y esas personas, aparte de no ser para nada confiables, pueden ser muy, pero que muy peligrosas.

Por lo tanto, el polvazo no es sexual, puede ser político, buscarte un buen amigo que tenga un buen cargo y que el colega te ponga de ministro, ministra o ministre, sin importar tu cualificación, como ocurrió con la ministra de sanidad o el de transporte, dos botarates en toda regla. A ellos si que les tocó la lotería, pero el gordo. Obviamente, para que el pueblo no se les rebelde (porque están hasta los…) han de incitarlos para que disfruten como niños autistas en sus aventuras sexuales, amantes, infidelidades ocasionales y relaciones merecidas. Como nos dijo Irene Montero “los niños, las niñas y les niñes tienen derecho, tienen derecho (repitió por si a algún ignorante y facha no había entendido bien) a tener relaciones con quiénes quieran y a conocer su cuerpo”. 

Más claro el agua, el PSOE, parece estar de acuerdo con la pederastia y por eso en San Fernando se lanzó esta campaña el 5 de enero. Nada de lo que se haga siguiendo las órdenes de la masonería que gobierna en la ONU o en la CIA americana se hace sin pensar. Todo tiene una fecha exacta, muy bien meditada; fue por eso que el 1 de mayo es el día del trabajo, porque así lo decidieron los Rockefeller, el día en el que en el año 1776 Adam Weishaupt fundó los iluminatii de Baviera. 

Los políticos, al servicio de sus amos, siguen con sus idearios satánicos, haciendo publicidad con los fondos públicos, con el fin de convencernos de las bondades de una secta, del mismo modo que hicieron con el covid hace casi cuatro años, ahora lo hacen con el sexo, el feminismo (que no es otra cosa que el deseo de destrucción del varón) y, lo que más nos duele, la infancia, siguiendo los principios sagrados del movimiento LGTBIQ+. Ya sabemos que para ellos los niños son objetos de sacrificios, de robos, de abuso y de muerte, ya sea en una misa negra o porque, como dicen, los vacunan, lo que sería un ritual satánico encubierto.

Da asco que se gasten el dinero público en esas porquerías, pero más vómitos genera que semejantes personas decidan por nosotros, como representantes del innombrable, no sea que se nos aparezca…

Artículo anterior
Artículo siguiente
Artículo relacionados

1 COMENTARIO

  1. Se trata de bestializar a la gente.
    Personajes como la concejala vulgar y ordinaria esa, que muy probablemente ya es ella misma una bestia por la combinación de genética homínida y toda una vida de inmersión en sectas pecorizantes, puede no ser consciente (o sí) de ser activista de la bestialización irreversible de las personas. Pero es lo que hay. Bestialización por encargo y de diseño en laboratorio, como prácticamente todo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Entradas recientes