viernes, abril 12, 2024
InicioOpiniónColaboradoresEl Gobierno español del desgobierno como herramienta del sionismo internacional

El Gobierno español del desgobierno como herramienta del sionismo internacional

La destrucción de una nación equivale a la de una corporación. La International Exchange Commission, creada en 1933 por la Reserva Federal tras la crisis de 1929, supuso el registro de todos los países en forma de corporaciones, de modo que quedaban registrados bajo su control. La CFR, creada por los Rothschild y los Rockefeller en el año 1921, es el órgano encargado de escoger a los líderes que van a controlar dichas corporaciones económicas, a través de encuentros como el Club Bilderberg, el Foro de Davos u otros en los que masónicos sionistas se ponen de acuerdo sobre el futuro de la humanidad, sin preguntarnos ni consultarnos, como si fuésemos sus esclavos.

Las campañas de distracción, a través del control de los medios de comunicación, como ocurre en España gracias a los Presupuestos generales del Estado, aseguran que la confusión se difunda y que la desinformación (en el sentido de que aclara sus satánicas intenciones) sea eliminada de raíz; de este modo, los medios no necesitan de publicidad ya que estos fondos son dados por gobiernos con muy escasas pretensiones democráticas, anclados en la mentira y en el engaño. De este modo, se elabora un discurso de aparentes verdades, muchas de ellas asociadas al inconsciente colectivo (donde se nos cuela el psicoanálisis más perverso), todo ello en una suerte de versión de los hechos que se acomoda a lo que señalan los Protocolos de los Sabios de Sion, de Basilea, en 1897. Es decir, son los brazos ejecutores de la Internacional sionista y masónica, de raíces satánicas.

Obviamente la mentira y el engaño han de ser empleados, junto con estrategias de distracción y el desmantelamiento de aquellas instituciones públicas que pudiesen dilatar en el tiempo los proyectos sagrados; me refiero al modo en el que el gobierno español viola la constitución y nuestros derechos día si y al otro también, o las campañas de chismes, haciendo de la política un teatro vomitivo, en el que los líderes de los partidos a los que votamos ingenuamente, caen en las trampas terribles al silenciar los secretos de las sectas ocultas que controlan el mundo.

La destrucción del Estado español es tarea urgente, pues se trata de crear otro Estado amparado en leyes masónicas e imposiciones, muchas de ellas injustificadas y claramente en contra del derecho más elemental. El chisme sirve para que la gente no se focalice en lo grave: matar a la población con lo que llaman vacunas, imponernos la identidad digital (donde aparecerán nuestros datos bancarios y de salud, de modo que nos tendrán controlados en todo momento), la erradicación de la agricultura y la ganadería, la instauración de nuevas plandemias bajo las órdenes de la OMS y lo que pretende que sea un nuevo tratado, la eliminación de los derechos de los que los españoles hemos gozado, en el marco de un régimen dictatorial, en el que se impondrá la pobreza colectiva y el control  poblacional gracias a prestaciones sociales entregadas por gobiernos mafiosos.  Es decir, la peor dictadura imaginable. Sin embargo, nadie o casi nadie parece percatarse. La palabra democracia es una reliquia que nunca existió.

Escándalos como los que ocurren en la Casa Real, no se dan por casualidad. Hay que hacer que las instituciones de la Jefatura del Estado se tambaleen, sean, declaradas inservibles para los planes sionistas y no sería extraño que partidos catalanes como Junts per Cat, ERC, Sumar, Podemos, EH Bildu e incluso el mismo PSOE estuviesen detrás o se estén frotando las manos con los rumores de infidelidad de la reina consorte, con la posición de ridículo del rey de España, que parece una figura inservible. Esta carnaza insufrible, en la que todos los días surgen noticias cada vez más escandalosas, sólo sirve para que los ciudadanos pierdan la fe en su Estado y, de este modo, se pueda llegar al extremo de que sea necesario erradicar la monarquía, uno de los enemigos del sátrapa Sánchez, el cual, en su despiadado quehacer, va paso a paso controlando instituciones y sólo le queda vengarse de su Majestad. 

Lo importante no es el lío de faldas, ni tan siquiera un divorcio (el cual ocurre en las mejores familias de España), lo trágico es comprobar cómo se utilizan los medios para crear la tercera república española, un anhelo de la fallada segunda, tras el asesinato de Calvo Sotelo, líder de la derecha parlamentaria, una semana antes de que el 18 de julio estallara el golpe de Estado de Francisco Franco. Decir que los republicanos socialistas fueron santos es completamente falso. Primero se cargaron la figura de Alfonso XIII, después impusieron su régimen y, ante tanto fanatismo ideológico, luchas intestinas, reacciones insolidarias al estilo estalinista, hicieron añicos la segunda república. Es de desear que hayan aprendido algo de la historia pasada, sobre todo por parte de Pedro Sánchez y el PSOE, lo cual dudo muchísimo pues siguen los mismos pasos que sus viejos y elogiados profesores republicanos. Una vez el Estado quedó destrozado, llegó la guerra, algo inevitable y trágico, con todas las consecuencias que acontecieron después con la fuerte represión del nuevo régimen en los primeros años. 

Le recomendaría a su Majestad Felipe VI que tomara nota de estas palabras, la historia tiende a repetirse si no aprendemos de los errores y, precisamente, la Ley de Memoria Histórica, supone un punto de inflexión muy peligroso, pues nos impone una visión distorsionada de nuestro pasado, para justificar las decisiones y acciones de gobiernos mal llamados progresistas, que son claramente reaccionarios y con tintes fascistas muy bien disfrazados. Su Majestad es un títere mas del teatro de la realidad española, no tiene poder y otros le han escogido para su cargo, por razón a la idoneidad para la imposición de la diabólica agenda 2030. Si para ello hay que eliminar la figura del rey, se hace, si es necesario eliminar los derechos ciudadanos se prohíben, si hay que convertir a las elecciones ocasionales en burla para el pueblo, se hacen los pucherazos correspondientes, si hay que convertir al Congreso de Diputados en una corte al estilo del que tenía Stalin en Moscú, desde donde condenaba a muerte a los traidores, se hace, y si hay que sembrar el caos absoluto en la población para que ésta caiga redondita en los brazos del sionismo también. Ellos tienen todo el tiempo del mundo y un retraso implica sólo eso: ya verán otros medios para seguir su ruta.

Está en juego no ya nuestra libertad, no ya nuestros derechos, diezmados desde el genocidio de lesa humanidad que se lleva desarrollando desde el año 2020; lo que se pretende es crear una nueva sociedad, que cuatro locos tienen en sus mentes, hechizadas de poder y psicopatías, aunque para ello haya que eliminar el Estado español tal como lo conocemos.

Pedro Sánchez es sin duda un gestor estupendo por sus cualidades psicopáticas y frialdad, así como ansias de poder ilimitadas. Habría que felicitarlo por la maestría de sus estrategias, que parecen sacadas del Príncipe de Maquiavelo: me refiero a la ley de amnistía y sus pretensiones ilegales y sucias.

Faltan cojones en España para defender nuestra dignidad y esperamos la desobediencia frente a las oligarquías internacionales que controlan la política de nuestro país. Falta un rey, pero un rey de verdad. Falta un pueblo que diga un no rotundo y se organice para autogobernarse.

Artículo relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Entradas recientes