jueves, febrero 22, 2024
InicioOpiniónColaboradoresHambre y energía para la Agenda 2030

Hambre y energía para la Agenda 2030

Cambio climático, sequía y olas de calor. Estos son los nuevos sermones de la agenda 2030: el incremento de las temperaturas, ocasionado por este preocupante fenómeno, según declaraciones oficiosas, es la causa de los incendios y de, incluso, exceso de muertes. ¿Alarma o trampa? En este artículo trataremos de entrar al fondo del asunto….

Existen varios puntos a tratar. En primer lugar, destaca la necesidad de nuevos recursos energéticos. El pasado 15 de septiembre de 2022 hubo un encuentro en Madrid entre Larry Fink, presidente de Blackrock y Carlos Terra Vila, de BBVA, en el que se habló del proceso hacia un mundo con cero emisiones de CO2, para lo cual sería conveniente la conversión de España en productor europeo de energía solar, por excelencia. Ahora pensemos que nuestro país es uno de los países de producción agrícola más importante de la UE y se necesitan espacios para eso cometido. No olvidemos que tanto Blackrock, como Vanaguard, de la que luego hablaremos, son las compañías financieras que son propietarias de todas las empresas farmacéuticas (Pfeizer, Hipra, Johnson y Johnson y otras), así como que guardan una muy estrecha relación con el FMI, el BDI, la ONU y los Rothschild, siendo los artífices de sus políticas económicas en todo el planeta. No es extraño decir que tal visita fuese una orden, es una hoja de ruta para que la política española se alinee con esta intención. ¿Pero, de qué modo?

El desmantelamiento de la agricultura y la ganadería es obviamente necesario con un triple fin: en primer son cinco las mayores compañías del mundo en producción de transgénicos (Monsanto, Dupont, Syngenta, Dow, Bayer y Basf); en segundo lugar, la compra de tierras se ha convertido en un refugio fundamental ante la crisis financiera que se avecina al encontrarnos en una burbuja de activos financieros, al igual que ocurrió en 1929 y que, dado que va a acontecer un crack en este aspecto, es conveniente tener el dinero invertido en tierras y muchas (se puede decir que Bill Gates es, a fecha de hoy, el mayor terrateniente del planeta, comprando millones de hectáreas sólo en los EEUU); en tercer lugar, se trata aprovechar la venta de productos transgénicos, al producir con poco coste, muchos ingresos y mayores cosechas. No interesan entonces los pequeños productores agrícolas ni ganaderos, los cuales han de ser quitados del medio bajo la excusa, como no podía ser de otro modo, del cambio climático.

¿Pero cómo van a eliminar la economía del sector primario o la van a desviar a estas cinco compañías, eliminando toda la competencia? De varios modos, todos despiadados. Por un lado, generando sequias e impidiendo la lluvia que haría creer las cosechas; muchas personas ya han denunciado los chemtrails, o extrañas nube que cambian el clima, las cuales han sido vistas como propia de conspiranoicos, mas la AEMET reconoce su uso para eliminar el granizo, tan destructivo para las cosechas, a modo de cambiar el clima y alterar el ciclo del agua. Emplean cloruro de plata y otros metales que se han observado en los suelos fértiles que, obviamente, están llenos de ellos porque han caído del cielo y de manera reciente. Por otro lado, la UE ha ordenado la destrucción de presas que pudiesen retener el agua de lluvia para el consumo humano y de regadío. Han sido muchas y todas negadas por el gobierno español, a pesar de haber sido denunciadas por la prensa como los casos de Yecla de Yeltes, de Teruel, San Facundo (con un coste necesario para ello de 35 millones de euros) o Ponte de Inferno. La política europea, siempre tendenciosa, desea reducir la producción agrícola y ganadera y la prohibición del recurso hídrico, ya sea en superficie o de aguas subterráneas, forman parte del plan y de la última reforma legislativa del parlamento europeo. Votaron a favor los europarlamentarios Clara Aguilera, Estrella Durá Ferrandis, Jonás Fernández, Ibán García del Blanco, Isabel García Muñoz, Iratxe García Pérez, Elder Gardiazaba Rubial, Nicolás González Casares, Mónica Silvana, entre otros; de Junts per cat Clara Ponsatí Obiols, de ERC los verdes Diana Riba i Giner y Jordi Soler, de IU Manu Pineda y Sira Sego, de Podemos Eugenia Rodríguez Palop e Idoia Villanueva Ruíz. PNV se abstuvo. Éste es el amor que sienten nuestros políticos por nuestro país y su gente. ¿Merecen acaso el esfuerzo de votarles cuando a ellos les viene en gana que vayamos como imbéciles a las urnas? Después de estos temas chitón, como siempre…

La idea es simple y demoniaca: eliminar los terrenos cultivables y transformarlos en aptos para transgénicos, que acaban con los bosques y la variedad biológica o convertir nuestro país en un desierto para producir energía solar en un futuro no muy lejano y a toda prisa. La agenda 2030 no espera y tienen mucha, pero que mucha prisa. Parece que el negocio de las vacunas criminales ya no les funciona y la sed de dinero sucio los ha llevado a tratar de apropiarse de todas las tierras agrícolas.

En este sentido no se descartan incendios forestales, como los ocurridos en Portugal, Grecia, Francia o recientemente en Hawai, donde resultan muy llamativos varios hechos: que las autoridades no avisaran del peligro, que falleciesen más de 100 personas, que la ciudad de Mahui quedase en ruinas y que las mansiones de Oprah Winfrey, Jeff Bezos, Lady Gaga, Bill Gates, Morgan Freeman, Will Smith o Julia Roberts no sufriesen ningún daño, al contrario que lo sucedido con otras personas muy humildes y anónimas. ¿Acaso el fuego, del mismo que el falso virus del covid, sabía dónde entrar y dónde no, a quién matar y a quién no? Está claro que hay una mano negra detrás de todo esto y son las cinco empresas antes mencionadas, cuyo accionariado pasamos a describir después.

Monsanto está controlado por State Street Corporation, Vanguard, Capital Research Global Investment  y el FMR; Syngenta está controlada por China National Chemical Corporation; Dow por Vanguard, Blackrock, State Street Corporation, Morgan Stanley, Pzena, Capital World Corporation y Northern Trust; Bayer por Vanguard y Blackrock; Basf por Vanguard y ésta por Blackrock y Vanguard Group. 

Llama poderosamente la atención como todas están entrelazadas, todas tienen intereses comunes; apropiarse de la tierra y eliminar a los pequeños propietarios, aunque haya que quemar sus tierras para obligarlos a que las vendan cuando son inservibles, imponernos la comida transgénica, utilizarlas para crear energías no contaminantes, como centrales eólicas o solares, aunque para ello haya que impedir que los campos de rieguen, los campesinos vendan sus cosechas como siempre han hecho y para ello se emplea el miedo que utiliza el estado, siguiendo las órdenes de Blackrock, como cuando se reunión con el director del BBVA en Madrid en 2022, un encuentro nada casual.

He aquí el plan maléfico y qué mejor manera que cargarse la agricultura y reducir su producción incrementar sus costes, esclavizarnos a comprar alimentos caros a estas empresas mafiosas y ver cómo sobrevivimos, mientras estos sujetos malnacidos desarrollan este pilar de la agenda 2030, más satánico y despiadado que lo que nos podemos imaginar. Ya no sólo desean matarnos con sus llamadas vacunas para reducir la población, sino que se quieren asegurar el éxito con las enfermedades que tienen planificadas y con las que ya experimentan, intentando crear nuevos agentes biológicos en total secreto, sino que desean retirarnos nuestros alimentos más sanos y   preciados.

Esta cohorte de sucios políticos vendidos y espurios que desarrollan estos planes, las compañías que desarrollan este plan para arruinar al planeta y que, con la excusa de las emisiones de CO2 desean contaminar y cargarse el equilibrio biológico de nuestro planeta, están realizando un plan de tan indescriptible maldad que desean primero vernos hambrientos y luego muertos.

Ésta es otra cara de la agenda 2030, una que no cuentan y que los describen como auténticos demonios en su estado más puro. ¿Cuándo vamos a ir a por ellos de una vez?

Artículo relacionados

3 COMENTARIOS

  1. Impedir la vida en el medio rural (donde sde puede sobrevivir en régimen de autoabastecimiento y arrebañarnos a todos en los urbanos campos de exterminio5G de 15 minutos

    • el artículo termina con «¿Cuándo vamos a ir a por ellos de una vez?»
      La gente podría reaccionar si no estuviera tan magistralmente engañada, manipulada y traicionada. Por ejemplo, aún no se ha enterado de los pucherazos sistemáticos desde el año 2001 porque aún no sabe que la justicia y los liderazgos de todos los partidos parlamentarios están controlados por la elite y recientemente los agendistas han impuesto una invisible HiperCensuraInquisición

  2. el artículo termina con «¿Cuándo vamos a ir a por ellos de una vez?»
    La gente podría reaccionar si no estuviera tan magistralmente engañada, manipulada y traicionada. Por ejemplo, aún no se ha enterado de los pucherazos sistemáticos desde el año 2001 porque aún no sabe que la justicia y los liderazgos de todos los partidos parlamentarios están controlados por la elite y recientemente los agendistas han impuesto una invisible HiperCensuraInquisición

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Entradas recientes