miércoles, mayo 22, 2024
InicioOpiniónEl planeta de Bill Gates

El planeta de Bill Gates

Bill Gates, eugenésico por tradición sanguínea (tanto su padre como su abuelo son de dicha corriente ideológico-fascista), nos ha entusiasmado con varias de sus oratorias. No olvidaremos aquélla de 2015 cuando nos decía que creía que íbamos a sufrir una pandemia, cuando  explicaba en un vídeo como era posible quitar partes de nuestro ADN y poner otras proteínas, la inspiración de lo que luego se llamó falsamente el ADN mensajero, que no es otra cosa que la corona proteica que rodea a la micropartícula de grafeno cuando éste entra en contacto con el organismo humano, o cada vez que sueltas sus chorradas, explicando la cantidad de puestos de trabajos que van a desaparecer por la cuarta revolución industrial, descrita en la obra de Klaus Schwab y con el mismo título. Si a ello le incluimos el amor por las vacunas, especialmente las de covid 19, otras que ha puesto a millones de personas en la India o algunos países africanos, con muchos muertos de por medio, nos haremos una idea de la catadura moral y delincuencial del personaje, así, como del secretario general del Foro de Davos.

Cuando nos cuentan sobre el inevitable avance de la ciencia, de la investigación, de la robótica y de la inteligencia artificial, nos lo describen como un cuento, como algo maravilloso que va a pasar en nuestras vidas y que, como no podía ser de otro modo para los comodones y holgazanes humanos, que ni pensar quieren ya, nuestra existencia va a ser mucho más placentera y nuestro esfuerzo, a cambio de pasarlo muy bien, dar una orden con la voz, como si ordenásemos a un esclavo. Nos han vendido esta idea escalofriante. La gran pregunta es qué va a suceder con nuestras profesiones (abogados, psicólogos, comerciantes, camareros, secretarios y secretarias, jueces, carpinteros, psiquiatras, médicos, policías, etcétera) cuando la inteligencia artificial llegue a todos esos sectores y sea ésta la que lo organice y supervise nuestro trabajo, el de los humanos, si es que aún nos queda algún derecho, por miserable que parezca. Nadie o casi nadie, empezando por nuestros idiotizados políticos, dispuestos a digitalizarlo todo, se preguntan qué desastrosas consecuencias tendrá para una sociedad que no sabrá a qué dedicar su tiempo ni su inteligencia, la cual quedará suplantada por la otra, aunque llegue a ser absurda, ilógica y carente de imaginación y de sentimientos, es decir, de empatía (y, por ende, psicópata). ¿No actúan nuestros políticos como robots, sin tener en cuenta nuestras necesidades más básicas, obedeciendo órdenes de George Soros y otros sujetos de la misma y demoníaca estirpe ya? ¿No son muchas de sus medidas incoherentes, sin sentido y completamente perjudiciales para nosotros? Si no fuera por sus aspectos humanos, diríamos que son androides o reptilianos.

Basta con poner algunos ejemplos para entender la dimensión y gravedad de lo planteado. Cuando viajamos al aeropuerto de Nueva Jersey, de Toronto, de los de Nueva York o cualquiera de Asia, no podemos consumir si no disponemos de tarjeta de crédito o de débito y los camareros no existen. En vez de eso nos ponen delante una pantalla con la que pagamos y pedimos lo que queremos. De este modo, el servicio queda completamente deshumanizado y el contacto humano ya no es necesario (este aspecto es crucial para entender las sucias intenciones de las élites, ya que a menor comunicación menor empatía, menor solidaridad entre nosotros y estaremos más divididos y vulnerables ante sus ataques psico emocionales o de cualquier otro tipo). En China la inteligencia artificial ya se encarga de controlar todas las decisiones judiciales de los jueces, cuyas sentencias son revisadas y cambiadas, sin tener en cuenta la opinión del letrado en cuestión, así como actúa en algunas gestiones como la adquisición de licencias para la apertura de locales comerciales, todo ello sin intervención humana; se ve que el trabajo de supervisión oficial es muy complicado y es mejor que una aplicación se encargue de resolver los problemas (con menos dolores de cabeza hay más tiempo para robar y delinquir porque se es del PCCH). Los jueces, cada vez más innecesarios, quedarán por debajo de los fiscales, de acuerdo con la reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal que estudia nuestro queridísimo, amado y adorado ministro Ábalos, cuando en la fiscalía introduzcan la inteligencia artificial y así convertir a la justicia en el arma perfecta para imponernos el pensamiento único. Es un hecho que incluso el chat GPT responde de acuerdo con la agenda 2030 y los dictados de la OMS, negando todo lo que ponga en evidencia la validez de sus argumentos. 

En el aspecto sanitario, cuando se apruebe la nueva situación pandémica, que espero y deseo que sea rechazada, no es que los gobiernos estén controlados por la criminal mente del secretario general de la Organización Mundial de los Sicarios, sino que tendremos a Sara para responder a todas nuestras preguntas, para lo cual estará muy bien informada ante cualquier interrogante, siempre defendiendo los intereses de las farmacéuticas y de quienes las financian, gracias a que recibirá todos los algoritmos necesarios, incluso para, una vez aceptada en nuestros teléfonos, tener acceso a todos nuestras llamadas, contactos en redes sociales, descargas e información que manejemos; es decir, que la OMS llegará a controlarnos allí donde estemos, descubriendo nuestro grado de disidencia, rebeldía y grado de potencialidad delictiva. 

En cuanto a la seguridad ya es el colmo: en China las cámaras biométricas permiten conocer el momento en el que salimos de nuestra casa y el que volvemos, con quién hemos estado y qué hemos comprado y dónde; en el mismo país, los perros robots se encargaban de patrullar las calles de las grandes ciudades para ver si alguien salía de sus casas durante los inquisitoriales encierros ordenados gracias al plan de covid cero, el mismo plan que está probando hasta final de año la policía local de ciudad de Málaga: estos perros podrán gravar, analizar situaciones, ver si hay indicios delictivos en base a datos que se introducen de acuerdo con las normas o, así mismo, dirigirse a los ciudadanos avisándoles de lo que hacen. Ya no harán falta policías y estos cuerpos de seguridad serán sustituidos por unos pocos, así que a los miles de ellos hay que avisarles de que gracias a Klaus Schwab se quedarán sin trabajo. 

Igual pasará con los psicólogos, cada vez más relegados (incluso en el diagnóstico de la disforia de género), cuyos tratamientos serán realizados por otras amables Saras que nos preguntarán cómo nos sentimos y nos darán los consejos más estúpidos y básicos, lo cual será lo mismo que si te escucha un psiquiatra, el cual te recetará los fármacos y remedios que le dé la gana a la OMS de obligarnos consumir, aunque utilicen a la población como conejillos de indias. Lo mismo sucederá en otras profesiones como camareros, abogados (innecesarios ante el asesoramiento cibernético), taxistas (porque los coches conducirán solos), arquitectos y yo diría que incluso políticos. 

Para más INRI,nuestro buen amigo Klaus ha dicho que en un futuro no muy lejano no hará falta votar a nuestros representantes, sino que eso lo hará la inteligencia artificial por nosotros, aparte de que la estructura política de los países quedará cada vez más simplificada y para eso hay que convencer a la población. ¿Cómo? Muy simple, haciéndonos ver lo inservibles que son y para eso tenemos a Pedrito I que se apropia de ellas y las llena de hienas y heces que las hunden en la más absoluta corruptela (una labor mesiánica, sin duda alguna). Sólo existirán sus peones, que a partir de ahora serán menores en número, como ocurre en las fábricas de coches, donde un solo hombre controla a todos los robots que trabajan en cadena.

De este modo, no tendrás trabajo, olvídate de tener un contrato laboral, tu conocimiento no servirá al nuevo estado para absolutamente nada y si deseas utilizarlo, inclusive en tu beneficio, serás considerado un ser peligroso para el sistema, pues el pensamiento único no reside sólo en lo económico, sino en lo mental, en lo emocional, en lo sanitario, en las creencias religiosas permitidas, en las relaciones personales, en la relaciones sexuales y en aquello que se les ocurra meter sus rotschilianas narices. Será la inteligencia artificial la que regule todos los procesos, de manera implacable, sin que puedas alegar absolutamente nada porque como humano serás considerado un estúpido y un irresponsable, pues con tu actitud humana conduces al planeta a su fin y eres la causa de todas las guerras que han asolado la historia que conocemos; eres de una especie que merece ser controlada y, en caso de ser peligrosa, esclavizada, menos para sus amos, que serán los que controlen no sólo las finanzas y la medicina, como hasta ahora, sino la propia inteligencia artificial que te recordará el mismo mensaje: Obedéceme si deseas seguir con vida.

Éste es el planeta que nos promete Bill Gates, un planeta creado en la cabeza de un demente esquizofrénico, un inconsciente, un sátiro y un criminal despiadado.

¿De verdad que vas a seguir creyendo en esta nauseabunda especie de sujetos que dejan su olor podrido a muerte allí donde publican lo que excretan por sus bocas?

Artículo relacionados

4 COMENTARIOS

  1. Lo malo es que a la mayoría de gente le dices la décima parte de esto y te mira con cara de besugo, algo así como Feijóo mirando a Sanchez, para luego decirte «¿Has visto el ultimo video de gatitos de tiktok?», a lo que te entran ganas de darle una patada en la boca.

  2. El Genocida: William Gates III, más conocido como el eugenista Bill Gates aprendió el oficio de sus padres desde niño, hay quien cree que este sinvergüenza es filántropo y adivino cuando no es más que un asesino. Cuando hay un plan trazado desde hace muchos años, los que saben de esa planificación pueden ejercer de adivinos y la gente les cree, a este mal nacido le gusta decir las cosas en la cara a la gente además se ríe en su cara. El mundo está gobernado por una mafia criminal a las ordenes de Satanás.

  3. El mandarin de Bill Gates (ver pelicula Iron Man 3) porque es subnormal solo es un hombre de paja que pronto va a dejar de estar en escena…
    Los verdaderos autores que han puesto a este subnormal como al otro de Tedros son los que van a caer.
    Tedros el Cabrón va a confesarlo todo tambien, no va a tardar…

  4. Interesante aportación de Adoración y liberación:

    Por Dr. Jaime Alberto Solivan de Acosta
    Para Adoración y Liberación

    Ayer, 13 de abril, mientras buscaba ciertos datos sobre don José Julián de Acosta y Calbo, prócer puertorriqueño del siglo xix, conocido, sobre todo, por haber sido asimilista, orgulloso de su ascendencia española, monárquico y católico hasta la sepultura —recibió los Santos Sacramentos a la hora de su muerte—, me dio por consultar el tomo II de sus Escritos, y me encontré con una curiosidad que quisiera compartir con ustedes.

    En el «Catálogo de la Librería de Acosta», publicado en 1868, en San Juan de Puerto Rico, figura, en el apartado «D», un libro, a la venta, titulado De la degeneración física y moral de la especie humana ocasionada por la vacuna (De la dégénérescence physique et morale de l’espèce humaine déterminée par le vaccin), escrito por el Dr. Henri Verdé-Delisle [ãrivԑrdedǝlil], traducido al español por D. Félix Guerrero Vidal, médico y director de aguas minerales, y publicado en 1855, en Madrid (España) hace 169 años.

    Es nazismo,la CIA,la Comisión Trilateral,el Nuevo Orden Mundial,cuando no esté el malvadisimo Gates-Rockefeller pondrán a otro.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Entradas recientes

Comments