lunes, julio 15, 2024
InicioOpiniónColaboradores¿Por qué los sionistas quieren acabar con el Régimen del 78?

¿Por qué los sionistas quieren acabar con el Régimen del 78?

No son casuales ni la agenda 2030 ni el plan del dictador Sánchez de salir elegido como nuevo villano de España, gracias a un pacto de amnistía. No es un acto aislado, ni una decisión casual tomada por un descerebrado (aunque los empleen como tontos útiles). En esta ocasión pondremos en contexto todo lo que ocurre actualmente en nuestro país con lo que nos cuenta la Tercera edición de los Protocolos de los sabios de Sion, traducción de la obra de Gottfried Zur Beeck, del año 1936. Dado lo interesante que resulta el desarrollo de las ideas de este Congreso sionista, celebrado en Basilea en 1897, expondremos palabras literales del autor, dada su importancia y sustancia histórica.

¿Y qué tiene que ver el régimen del 78 en todo ello? Un sistema político amparado en la libertad, la igualdad y la solidaridad es el mayor engaño, dado que estos valores son una trampa para los ciudadanos, de acuerdo con las versiones que se publican en el primer encuentro o protocolo 1. De hecho, son empleados como caramelitos para hacer creer que viven en una democracia, en la cual la sociedad se autodestruye, siguiendo las líneas de los regímenes liberales, para ser después rescatados por los salvadores de la patria, cuando nada tiene solución. 

En el segundo protocolo, de acuerdo con los ejecutores de los planes de gobierno, de los que luego relataré detalles, señala lo siguiente: “Aquellos empleados administrativos, escogidos por nosotros de entre los ciudadanos POR SUS APTITUDES DE ESCLAVO, no están preparados para las actividades administrativas. Por esto descenderán fácilmente a la categoría de peón en nuestro juego de ajedrez y se encontrarán enteramente en las manos de nuestros consejeros instruidos e inteligentes, que fueron educados desde su infancia para el dominio sobre todo el mundo.” Es decir, que tanto Pedro Sánchez como sus ayudantes son meros servidores de las élites sionistas; se reconoce su falta de preparación, que no es casual sino intencionada, los sujetos perfectos para desarrollar un plan de fuerza dictatorial frente a lo que llaman la violencia del pueblo. “A fin de llegar al fin de nuestros esfuerzos comunes, tenemos que aprender a darnos cuenta de la inferioridad, de la inconstancia, de la veleidad de Ja masa. Debemos darnos cuenta de su incapacidad de comprender, no sólo los problemas de Estado, sino también su propio bienestar. Nosotros tenemos que comprender, que la gran masa del pueblo es ciega, carece completamente de juicio, no tiene opinión, que bambolea de un lado a otro sin energía.” El español medio, de acuerdo con esta versión es ignorante, bruto, zafio, no sabe lo que necesita, no sabe ni puede tomar decisiones, no tiene conocimiento sobre lo que es el gobierno ni la gestión del bien común, aparte de ser además peligroso pues sus desatinos conducen al país al caos absoluto. Ésta es la visión que tiene de los españoles Pedro Sánchez. Al ser la masa ciega, él es el único que ve, a pesar de no ser más que un esclavo, del que se van a deshacer cuando ya nos les sirva…

Por todo ello, nos dicen que “Nuestra divisa es: ¡PODER Y EMBUSTE! Sólo con el poder se llega a la victoria en los problemas legales del Estado, en especial cuando se hace sentir a aquellas personalidades que tienen algo que decir en el gobierno.” Y se reafirman diciendo que “la violencia forma la base, pero la astucia y la picardía produce su efecto contra aquellos gobiernos que no están dispuestos a depositar su corona a los pies de un nuevo poder cualquiera”. Por eso la ideología de la izquierda, que no es más que puro sionismo criminal, emplea el engaño como arma para alentar al pueblo y a sus desaprensivos defensores para que se arrodillen ante el poder verdadero, que es el que ellos creen tener por gracia divina, como pueblo iluminado, mientras el resto, los goyim, somos sus esclavos (Pedro, tú también lo eres, no te pongas tan chulito). La maldad y fingimiento de este sujeto queda entonces explicada como forma de conseguir el objetivo de gobernar, siempre alejado de la moral y de los principios éticos inspirados en el bien, utilizándose otros basado en la escoria más putrefacta, de carácter puramente diabólica.

¿Qué es entonces lo que ellos consideran que es el régimen correcto? Acertaste, si no necesitas muchas claves: la dictadura. “Sólo bajo la dirección de una personalidad enérgica pueden llevarse a efecto los planes del gobierno con bastante claridad y orden, puede trabajar con tranquilidad el cuerpo del Estado. Por consiguiente, la forma de gobierno, para el bien de un país, es aquélla en que la dirección se encuentra en manos de una persona responsable. Sobre bases morales no puede prosperar un gobierno, si no cuenta con un poder incondicional; éste no descansa sobre las masas, sino sobre su conductor elegido, sea quien sea.” ¿Y quiénes son aquellos que lo inspiran? George Soros junto a Klaus Schwab, a los que tiene que dar explicaciones, sin excluir Hilary Clinton y otras figuras que no conocemos y que están dando la orden de tumbar el modelo del 78, basado en la separación de poderes, para crear otro llamado satrapacracia, donde un dictador toma todas las decisiones por nosotros. ¿Por qué si no tanto empeño de Pedro Sánchez en el pucherazo y volver a salir reelegido como presi, a pesar que no lo votasen en realidad, en un pueblo que lo odia a muerte? Los derechos constitucionales son muy peligrosos para esta gentuza porque son los que les pueden pararles los pies e impedir su dictadura sionista y masónica, salida de una logia satánica. La carta magna es para ellos como la cruz para los vampiros o como el dióxido de cloro para los médicos que nos siguen hablando de plandemia covidiana. Los ciudadanos han de tener los derechos que el dictador desee y pasarse por el arco del triunfo la justicia y sus órganos para que nunca le impidan desarrollar sus sucios encargos, que no planes propios… ¿Es la ley de amnistía una justificación para invertir el orden en España y crear el primer estado sionista y masónico en Europa? Todo apunta a esa respuesta.

Por lo tanto, nuestro enemigo, compañero, no es la ley para salir elegido nuevamente, no, es ese grupo u horda de delincuentes que no vemos, con mucho poder, que llevan jodiendo al planeta desde el Congreso de Basilea y se llaman sionistas o falsos judíos, a pesar de que así se describan.

Aclarados los términos, ubicados en el contexto, animo a los manifestantes de la calle Ferraz que se actualicen. Esto no va de política, sino de demonios encarnados.

Artículo relacionados

3 COMENTARIOS

  1. Justo es así.

    Y a efectos prácticos ya somos un Estado sionista y masónico desde ni se sabe.

    Pero sucede una cosa, que sólo observadores muy atentos habrán percibido: el sionismo satánico ubicuo tiene la necesidad absoluta de que sus «leyes» queden ESCRITAS, desde la asociación de vecinos de barrio hasta la Ley Fundamental que aspiran a establecer para el globo. O el plato, o la bandeja de dos pisos, o lo que sea.

    Los últimos veinte años son la prueba de que se puede poner a una sociedad entera a bailar a un son digan lo que digan sus leyes. Ver extranjería, ver impunidad de la casta, ver aberraciones covidianas, ver fumigaciones descaradas. Nada les impediría seguir así hasta la esclavitud final (esa que el 90% de la gente aplaudía desde su balcón). Y sin embargo siguen obsesionados con escribir lo suyo.
    Quieren la idolatría directa.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Entradas recientes

Comments