lunes, febrero 26, 2024
InicioOpiniónColaboradoresPsicópatas al gobierno de España

Psicópatas al gobierno de España

Érase una vez un mes de octubre de 2011 cuando, siendo yo  invitado para un debate sobre el desempleo en Madrid, con representación de UPyD, PSOE, PP, IU y mi amigo por aquel entonces, tuve la suerte de sentarme a cinco metros de Pedro Sánchez, que entró todo alto él elegante y con muy buena presencia, como si estuviese haciendo un desfile de modelos delante de todos los que allí estábamos esperando ansiosos a cómo los políticos iban a demostrar, para variar, su peor cara: la indiferencia y la frialdad de quién se cree que pisa huevos en vez del suelo y se cree por encima del resto de los mortales (muchos se creen semidioses porque les dio el título Klaus Schwab en las divertidas reuniones del Foro de Davos).

El análisis psicológico y psiquiátricos de los amados padres de la patria es obligado por parte de los especialistas de salud, especialmente los psicólogos, cuyo colegios profesionales han cambiado el término para sustituirlo por el de “Psicología” para evitar el conflicto de género y meter el lenguaje inclusivo de la genocida agenda 2030, muy educados y correctos, todos ellos, sin permitir que nadie de sus corporaciones masónicas ya (sobre todo desde la plandemia o farsemia, que cada cual elija el mejor término…), se oponga a su sostenimiento. Nombrar a los psiquiatras suena a delirio, teniendo en cuenta su narcisista y genocida carrera desde que se creó el Instituto Tavistock en 1920, cuyo fin era y es  jodernos la mente y emplear la “Psicología” para matarnos poco a poco. Me pregunto si es la misma que aparece en “El colegio de la Psicología de España”. A tenor de sus silencios grandiosos y gestos de complicidad ante los psicópatas parece ser así.

El fin de este artículo, sin embargo, no es criticar a los colegios francmasónicos de las áreas de la salud que tanto preocupa a nuestros gobernantes; el fin es analizar el perfil de un sujeto porque es referencia para comprender al de muchos otros. Me refiero, como muchos ya intuirán, a Pedro Sánchez Castejón, presidente del gobierno de España en funciones, de momento…. Tanto la psicopatía como el cuadro narcisista se consideran dentro de las alteraciones graves de la personalidad. A pesar de no ser enfermedades mentales, suelen ser normalmente de naturaleza crónica, difícilmente detectables ante la ausencia de delirios y otros cuadros psicóticos propios de la esquizofrenia y se disfrazan muy bien. Personalmente le recomendaría a Pedro que se hiciera un chequeo y un tratamiento psicológico en mi consulta, dada la gravedad de su caso.

Todos y cada uno de los puntos que vamos a tratar son científicos. Comenzando por la psicopatía, descrita por el Centro de psicología clínica, laboral y forense de Argentina, con sede en Buenos Aires, se establecen una serie de rasgos que vamos a comparar con los aspectos que conocemos de nuestro ejemplo.

Pedro Sánchez presenta un elevado encanto personal y alta inteligencia como buen estratega. Se ha sabido aprovechar muy bien de su físico para posar como un hombre de confianza y de elevada conciencia, engañando a los españoles hasta hacerles creer que él era la salvación de España y de nuestras miserables vidas. Cada gesto, cada palabra suya, es estudiada al milímetro para que no se detecte la gran mentira y bazofia que encierra en su mente. Como buen hipomaniaco, se muestra encantador y educado en todo momento, con un temple propio de una estatua de mármol, enfriada a lo largo de los siglos en el British Museum….

Es un mentiroso continuo, hasta el punto de que es incapaz de decir una sola verdad y que su objetivo es quedar como el niño bueno en todas las situaciones, sin que se note que ha roto un solo plato en su vida. Es más, confunde los cambios de opinión con sus falsedades continuas y no duda en ocultar una mentira con otra más gorda, así hasta el infinito. Los ejemplos sobran y harían este articulo demasiado largo…

Es un sujeto que no admite los fracasos, no analiza porque si se equivoca, si sus errores tienen consecuencias en los demás (como cuando nos encerró en casa por sus santos cojones en el 2020 de manera ilegal), porque a él eso le da igual. Sólo se detiene cuando sus objetivos no le salen, en cuyo caso se retira a su cuartel y espera el mejor momento para salir al ruedo, ocultándose como un cobarde, para luego presentarse cuando nadie se acuerda de su travesura infantil de cinco años (o eso al menos cree).

Es un ser completamente insensible, no tiene conciencia alguna del daño que hace a los demás (da igual si es un genocidio, si mantiene a una desquiciada y otra psicópata ministra como Irene Montero para torturar a los niños como si fuese una bruja, si empuja a la población a autolesionarse y suicidarse con un veneno intravenoso, si se carga la clase media o destroza España). Para él, lo importante es salirse con la suya. Se nota que nunca tuvo un padre que pudo ponerle un freno y le enseñara los límites de una conducta que se considere cuerda y normal para los mortales de a pie.

Por lo tanto, no se considera responsable de sus actos. Cuando alguien le pregunta por sus errores o lo abuchean como a un perro, se esconde y pone a los ciudadanos a 200 metros de donde va, para no encontrarse, el muy cobarde, con el reflejo de su demoníaco aspecto. No quiere ni oír, ni saber y, simplemente, echa tierra por encima. Tiene a sus fieles amigos como Hilary Clinton, Klaus Schwab y otros elementos que son maestros en el arte de desarrollar en el mundo de la política la buena práctica de obediencia ciega a Lucifer.

Es un parásito que vive gracias a todos los españoles ignorantes, alimentándose de sus miedos y sumisión, como si fuera el rey sol. De hecho, las élites lo ha han puesto ahí para convertir a España en una república bananera de quinta categoría y así imponernos la agenda criminal 2030, para lo cual hay que cargarse todo lo que huela a honor, hacer las cosas como Dios manda y preocuparse por el bien común. Lo que nos propone es el mundo al revés con los delincuentes y violadores a la calle y los buenos ciudadanos convertidos en sospechosos delincuentes. Las pruebas también sobran….

Su vida es aburrida si no le alaban y reconocen su poder. No soporta que lo desafíen, como buen dictador que nos ha salido y se ríe de quien no lo tiene en cuenta, considerando estas acciones como insultos a su persona y a su partido, así como a sus socios, en la misma línea psicópata que la suya. Por eso, cuando perdió las elecciones autonómicas, llamó a su buena amiga Hilary y armó el cirio de las elecciones generales en verano e hizo su pucherazo para no tener que salir por la puerta de servicio avergonzado. Tiene mucho que ocultar, no es estúpido y lo sabe muy bien… Buscará ser de nuevo nuestro presi, sea como sea, aunque tenga que dar un golpe de Estado y quitarse al rey del medio…

Su carencia de control lo lleva a seguir cometiendo errores sin que ni siquiera se percate de ellos. Para él no existen los obstáculos y puede con todo. Un ser peligroso donde los haya.

Sus fantasías de grandeza no tienen límite, dentro de su cuadro narcisista. Se ve como jefe del Estado español como un gran caudillo, peor que los que si denomina así, como a Franco, por ejemplo… Como ser inseguro y cobarde con sus amos, tiene un cometido y está dispuesto a cumplirlo, muera quien muera y haga falta lo que haga falta.

No es el único ejemplo: tenemos a Irene Montero, Yolanda Díaz, Chiqui Montero, Marlaska y un larguísimo etcétera que nos haría despertar de repente en una pesadilla peor que ver una peli de terror en una sala de cine como “El Despertar de la bestia”. 

No es exagerado decir que cuando un país está en manos de sujetos tan enfermos mentalmente como éstos, nuestras vidas y derechos corren un serio peligro, sobre todo si los españoles obedecen, no protestan, no reclaman, no denuncian los delitos que se cometen contra nuestros derechos, siguiendo las leyes naturales más básicas y obvias y, lo más peligroso, justificamos decisiones que parecen más propias de fríos asesinos de películas de Hollywood.

Vamos hacia el mundo de inversiones en el que el mal se convertirá en el bien, la cordura en locura absoluta, el abuso en el respeto y la muerte en la vida; en otras palabras, el mundo donde gobierna Satanás a sus anchas.

¿Cuándo, español, vas a tomar conciencia?

Artículo relacionados

2 COMENTARIOS

  1. Tu lo has expresado mejor que nadie.te admiro en el texto no falta ni una coma.tan claro y conciso tan ecuánime y correcto.y tan fácil de entender.A ver si aflora la capacidad de ver en la cegata sociedad drogada en la que vivimos.Bravo Ángel.

  2. A esa sociedad hay que explicárselo con dibujos lentos y repetidos.
    Nadie me hace caso, pero es el último cartucho.

    Además no hay día que no nos lo pongan a huevo.
    Ejemplo: los escuderos de la Yoli arguyendo que ella puede volar a cualquier distancia porque es una divinidad esencial, pero el técnico de Valencia que hoy tiene que arreglar una maquinaria en Santiago y mañana revisar otra en Sevilla, para generar el dinero que la Yoli expolia y saquea para volar para «mejorar la vida de la gente» en sus propias palabras embaucadoras, ese es un vago caprichoso contaminante. Pues esto da para un guion de un vídeo de 1′. Lento, que la gente cada vez procesa más lento.
    Y así día tras día hasta alcanzar la mayoría desbloqueada que vea a esa gentuza como la neoaristocracia fea, inútil, zafia, despilfarradora, viciosa, clasista, cínica, tóxica, embustera, soberbia, destructora, nepótica y criminal que son.

    No es «batalla cultural» como lo llaman los parguelas sometidos. Es guerra psicológica y reconquista del lenguaje certero y de la Verdad, la lógica y la auténtica «justicia social».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Entradas recientes