miércoles, junio 19, 2024
InicioOpiniónColaboradoresLos caballitos de Troya

Los caballitos de Troya

La guerra de Troya, causada por el rapto de Helena de Esparta por parte del príncipe Paris de Troya ha inspirado muchas historias de cómo derrotar a un enemigo fuerte y soberbio que no accede a las pretensiones de paz y sólo sabe imponer su opinión, declarando como persona muerta a quién desafíe de cualquier modo.

Desde que se instauró la agenda 2030 en las sucias mentes de muchos de los políticos, asistimos pavorosos al dantesco espectáculo en el que los globalistas satánicos convierten en ley su santa y sacra voluntad y el resto de los mortales ha de obedecerles cuáles siervos buenitos y desinformados, como ejemplares esclavos. Así llevamos más de tres años de ilegal censura, detenciones y crímenes a no pocos médicos que han osado alzar la voz y, como premio, han sido silenciados para siempre. Sin embargo, a pesar de que estos héroes ya no existen, si subsisten sus memorias y sus testimonios; como suele decirse un mártir es peor en el recuerdo colectivo que un vivo porque su gesta queda divinizada y merece ser imitada. Algo que siempre se les escapa.

Es así como llegamos a la conclusión de que, al enemigo, porque estamos en guerra por si alguien aún no se ha enterado, se le derrota desde dentro, desde sus instituciones putrefactas llenas de víboras y allí donde nada pueden hacer, salvo salir corriendo de puro miedo porque ya no tienen escapatoria. ¿Si no por qué tienen que censurarnos y amenazarnos con multa y con delitos de odio que generalizan cualquier conducta inocente, por el mero hecho de expresarnos libremente? Han de tenernos auténtico terror y, en estos casos, es mejor que lo sientan en sus propias carnes viendo como los caballitos de Troya crecen día tras día en sus propias narices, sin que importe qué estrategia desarrollen. Como digo en mi futura obra “Una mente perversa”, la maldad está en correlación positiva con la demencia y la falta de inteligencia, otro punto más en su contra.

Recordemos las memorables y ministeriales palabras de Irene Montero, encargada de que en este santo país seamos todos iguales: “Las niñas, lo niños y les niñes tienen derecho, tienen derecho a mantener relaciones con quienes quieran siempre que den su consentimiento”. Es decir, que es de justos que los adultos tengan contactos de ese otro tipo con menores edad para que todos seamos iguales: le faltó tiempo para legalizar la pederastia tanto desde el Congreso como desde Argentina, donde repitió este mismo deseo. ¿Quién le inspiró ese día? Porque no creo que fuese ella solita, teniendo en cuenta las instrucciones de la UNESCO, aprobando medidas de educación sexual, con masturbación y prácticas simuladas desde los cinco años que se introducen en el currículo escolar por orden de nuestra amantísima y protectora ministra.

La puerta para introducir estas y otras creencias que parecen salidas del mismo demonio es la ideología LGTBI. Al Estado no le basta con haber amordazado a nuestros hijos con bozales de perro, vacunarlos y matarlos de frío con la excusa de un virus que obligaba a mantener todas las puertas abiertas de par en par; no, ahora quieren adoctrinarlos con esta ideología absurda y anticientífica. Recordemos que fue John Money el que probó esta teoría en dos gemelos en los años 60 y que ambos acabaron suicidándose. Si nuestra honorable ministra es psicóloga, según su carrera profesional (aunque parece no haber ejercido nunca su formación, vistas sus honorable declaraciones), supongo que tendrá conocimiento de dicho experimento y, si no lo tiene, tendrá que documentarse adecuadamente.

Tanto el ministerio de educación como el de igualdad pretenden imponer la ideología de género en los colegios, obligar a los profesores a difundir estas ideas e incluso sancionarlos con multas si se resisten. Parece un plan sacado de la Alemania Nazi en la que había que enseñar el arte de amar al führer por encima de todas las cosas, de la Rusia de Stalin, la China de Mao Tse Tung, la Venezuela de Maduro o la Cuba de Fidel Castro. A ser posible se manipulan todos los medios de comunicación y se trata de silenciar a quiénes disientan de lo que las sabias autoridades de la calle de Alcalá declaren como lo correcto para la igualdad de los españoles.

Lo cierto es que el fenómeno LGTBI encierra una serie de consecuencias y datos científicos que quedan ignorados y que lo convierten en más peligroso que el mismo covid, las pseudo vacunas criminales o el mismo cambio climático. Se trata de una programación a lo bestia en la mente de los niños para crear la sociedad perfecta en la que estas sapientísimas autoridades se sienten cómodas: una masa de borregos indolentes, indiferentes, obedientes a todo lo que les diga el Dios Estado y que sean capaces de denunciar a sus padres si resultan que traicionan a la patria. Sin embargo, lo más peligroso no es esa ideologización perversa, sino el trasfondo genocida que encierra y les voy a demostrar con fuentes.

La disforia de género y su diagnóstico, aunque el menor no presente ningún síntoma, es el objetivo de toda esta maquiavélica trama de profesores, ministerios, directores y otros funcionarios, así como médicos, psicólogos y psiquiatras, bien aleccionados en la agenda 2030. Da igual que se cumplan los ocho criterios que establece el DSM V, el fin es crear este problema en la mente del niño y del adolescente, empleando cualquier argucia, por sucia que sea. Existen muchas razones para que se presente este trastorno. 

Examinemos algunas fuentes: Mchugh y Mayer (2011) establecen que los abusos pueden contribuir al desarrollo de una orientación no heterosexual, que los niños con tendencia no heterosexual podrían atraer a abusadores, lo que los convierte en un grupo de elevado riesgo y que ciertos aspectos podrían contribuir tanto al abuso sexual en la infancia como ciertas tendencias no heterosexuales (familias disfuncionales). Mark S. Friedman (2011) nos señala que los hombres no heterosexuales tenían una probabilidad 49 veces mayor que los heterosexuales de haber sido abusados sexualmente. ¿No sería más fácil investigar si existieron estos antecedentes para curar una disforia de género que se resolvería de manera más inteligente que empleando una terapia positiva, de la que luego hablaremos, señora ministra? Andrea Roberts et al (2010), en un estudio de 35000 adultos, el grupo de quiénes se calificaban con gais, lesbianas y bisexuales tenían una tendencia doble con respecto al grupo heterosexual de haber sufrido traumas en la niñez, así como maltrato infantil y violencia interpersonal. Habría que identificar incluso los antecedentes familiares y el clima en que el menor ha crecido. ¿Se hace algo de esto? No, simplemente se entrar a ver si existe discriminación de los padres al descubrir que sus hijos presentan disforia de género y niegan su sexo biológico, al que odian a muerte.

Todos estos hechos, que son muy amplios, generan retraso en el desarrollo cognitivo, efecto inflamatorio de la mielina cerebral por daño que provoca ansiedad, depresión, sobrepeso, obesidad, adicciones, cardiopatías, anginas, infarto, hipertensión, alteración de las emociones y desequilibrio en el eje Hipotalámico-hipófisis-suprarrenales. La hipófisis juega un papel esencial en la producción de hormonas sexuales y si ésta se ve afectada, el desarrollo correspondiente se ve alterado.

Todo ello se relaciona con el suicidio. Ploeder et al (2010), en un estudio de 382 adultos, descubrieron que los riesgos de suicidio por parte de homosexuales y bisexuales era mayor; cuando había inseguridad en la identidad sexual, los intentos de suicidio fueron del 44%. Es decir, que quienes presentan disforia de género son más proclives a pensamientos suicidas asociados a cuadros de depresión mayor, así como intentos y hasta muertes, todo ello antes de que hayan sido hormonados o diseccionados de sus órganos, todo ello sin cuestionar las autolesiones.

El adoctrinamiento, del mismo modo, afecta a la poda de la corteza frontal de cerebro, el punto el que el ser pasa a ser adulto, así como al sistema límbico, responsable de todo lo asociado a la memoria y las emociones que conectan con episodios vívidos en la memoria. Las responsables de la ansiedad son las cicotinas, que se divide en cuatro grupos (IFN-alfa, IL-6, TNF-alfa e IL-2). Las cicotinas son pequeñas proteínas que sirven para incrementar el número de leucocitos y células killer del sistema inmunológico con el fin de atacar a procesos inflamatorios, es decir, son una especie de diana o de objetivos. El resultado es la ansiedad y la adicción (de hecho, el consumo de drogas en la población gay, lesbiana o trans tienden a ser mayor que en grupos heterosexuales).

En cuanto al modo en el que esta ideología se introduce en el cerebro de los menores de edad, Littman (2018) acuña el término contagio social o Rapid onset gender dysphoria (ROGD). Littman entrevistó a 256 padres de adolescentes que se autodefinieron como trans, de los que 82.8% eran chicas que querían ser varones. En ninguno de esos casos estos padres notaron en sus hijos cambios ante tan tajante decisión. Casi todos estos sujetos estaban inmersos en las redes sociales. Nos encontramos ante un masivo contagio emocional en todo el grupo de iguales, aprovechando la importancia que éste tiene en el adolescente de cara a su autoestima y sentido social de su yo. Es decir, emplean el arma perfecta para cazarlos.

Una vez que el menor ha sido cazado y aleccionado, se pasa a la atención afirmativa de género con cuatro pasos: transición social o cambio de nombre, farmacológica con primeros bloqueadores de hormonas, quirúrgica con operaciones para tener el cuerpo del género deseado y legal, empleando el mismo registro civil. McHugh (2004) señala que los médicos no pueden saber si sus decisiones curarán o no, si la psiquiatría evalúa el trastorno de manera superficial e inadecuada; concluye afirmando, del mismo modo, que la locura transgénero puede acabar en un trastorno de personalidad múltiple y que no existe exención de riesgo ni para el paciente ni para el especialista. Es decir, que del mismo modo que quien vacuna del covid no se hace responsable si hay muerte o efectos secundarios indeseados, igual ocurre con quienes desarrollan esta atención positiva y la promueven, así como quienes prohíben con multas avisar de estos peligros, de acuerdo con la Ley Trans.

Para el cambio hormonal temprano se emplea el luprón, un medicamento empleado para violadores, que reduce tanto a testosterona como los estrógenos, según la necesidad. Entre sus riesgos destacan los siguientes: supresión del desarrollo de la masa ósea, riesgo de osteoporosis, pérdida de la función sexual, interferencia en los procesos de maduración sexual, limitación del nivel intelectual, atrofia vaginal, calambres, aumento de la sudoración, mal humor, agresividad, diabetes, coágulos de sangre, cáncer uterino y enfermedades cardiacas y derrames cerebrales. Los padres y los especialistas han de informarse bien de estos riesgos y de la composición de dichos medicamentos, aunque del mismo modo que las pseudo vacunas asesinas covidianas se pusieron sin explicitar el contenido, no sería nada de raro que nuestros hijos consuman este medicamento sin avisar y con exención total de responsabilidad profesional.

Además, muchos de lo menores con disforia presentaban cuadros de autismo, caracterizados por falta de respuesta emocional, conductas rituales y manías. ¿Es la prioridad de la señora Montero investigar estos casos o simplemente desea ver a toda la población menor convertida en trans, si es el que niño, la niña o le niñe desea transicionar?

Por otra parte, y no menos grave, las cirugías, además de ser riesgosas, conllevan la creación de órganos que no sirven para nada, salvo para salvar las apariencias y generan impotencia absoluta. Una vez que las operaciones se realizan, el sujeto ha de tomar hormonas toda su vida y, si se arrepiente de decisivo paso y decide regresar a su sexo biológico, descubre no sólo que no hay marcha atrás, sino que el proceso sigue su curso y que la mujer tiene rasgos masculinos y viceversa, aunque en la práctica esos rasgos no le sirven absolutamente para nada. Finalmente, todos los cuadros de ansiedad, de depresión y de suicidios se ven incrementados con respecto a la población general.

He aquí razones más que suficientes para que los padres se conviertan en caballitos de Troya dentro de los centros educativos con el fin de paralizar toda esta genocida operación ideológica, detener en seco los adoctrinamientos y presentar las correspondientes querellas criminales, en caso de ser necesarias.

La agenda 2030 pretender atacar la infancia, donde prima la inocencia, la generosidad y el amor, justo lo que odian las hordas diabólicas que dirigen todo este plan desde la ONU.Si quieren guerra van a tenerla. En psicologosxlaverdad@gmail.com le podemos hacer llegar un informe completo para su copia a padres y a instituciones educativas. Llegó la hora. Si no hacemos hoy, mañana será demasiado tarde.

Artículo anterior
Artículo siguiente
Artículo relacionados

4 COMENTARIOS

  1. Que alguien le diga a Julio Garcia que se culturice un poco y eso que en su programa se ha hablado de Ley Natural muchas veces. A ver si nos aclaramos la Ley o Derecho Natural es la Ley que emana del Derecho Divino donde se encuentran los Derechos Inalienables y el Derecho Consetuedinario basada en la costumbre desde donde emana el Derecho Positivo que esta basado en la Ley Natural o debería estar basado en ella de donde vienen los fundamentos del Derecho. Pero hoy tenemos un Derecho Positivo que no se basa en la Ley Natural y si en opiniones e ideologías. Luego esta la Ley Maritima que es muy parecida al Derecho Positivo donde se nos trata como mercancia de barco y se representa en los juzgados perfectamente en su simbologia que emula partes del barco. Es decir que tanto Julio Garcia como Sergio Cebolla han confundido terminos porque la Ley Maritima es la ley en color o Positiva es decir la ley que ellos legislan contraria a la Ley Natural. Y encima dice que muchos han obtenido resultados nefastos por no saber aplicarla. La proxima vez que querais hablar de Ley Natural o si quereis hacer un debate invitais a Joe Knowbody que habla del trabajo del Mark Passio ya que lo ha traducido al Español uno de los mayores expertos en Ley Natural que existen en el mundo. Yo no se si la gente no se entera o no se quiere enterar porque habeis mezclado terminos y confundido a la audiencia y no me parece normal a estas alturas la verdad.

    https://www.youtube.com/watch?v=uFffJaPikyE&list=PLch162T2eCpHuohyEiMwnu4EJNOtGjYqy

  2. Y para Sergio Cebolla por supuesto que se aplica la ley maritima porque ni siquiera te has molestado en explicar lo que es el fraude de las letras mayusculas donde estas registrado como mercancia, eso es ley maritima. Osea que te aplican las dos, el Derecho Positivo o Ley en color y la Ley Maritima. Y como que la Ley Natural no se puede aplicar si precisamente las Constituciones estan basadas en ella porque recoge Derechos inalienables aunque tambien es Ley Positiva que se viola con su Ley Maritima y Ley en Color con normas que no leyes. Habeis confundido Ley Maritima con Ley Natural y es justo al revés. El motivo porque el que muchos abogados marean o niegan la ley natural es muy sencillo de entender se quedarían sin trabajo porque los que aplican la Ley Natural se representan asi mismos no necesitan abogado ni procurador. Por eso estan tan nerviosos porque el juego se les acaba,

    https://www.youtube.com/watch?v=27Bzpe3yxB0

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Entradas recientes

Comments